fbpx


Hannah Olinger/Unsplash

Fuente: Hannah Olinger/Unsplash

Probablemente tenga buenas razones para no ir a ver al terapeuta de parejas de su pareja al que su pareja quiere que ambos vayan.

Pero tu pareja quiere irse porque quiere más de su relación. Ellos pueden ser aburridoestán cansados ​​de pelear, están lidiando con ciertas dificultades o crisis en su relación contigo, o simplemente están interesados ​​en cómo mejorar la relación.

Como terapeuta de pareja, me encantaría que vinieras también. Cambiará tu vida.

Pero si no vienes, al menos quiero prepararte para lo que podría pasar si no vienes. parejas terapia es un proceso poderoso que afectará tu vida. Y tu ausencia tiene graves consecuencias para las que debes estar preparado:

  • Pierdes la voz. La historia de tu pareja será la única historia en la sala. Esta historia unilateral influirá más tarde en las intervenciones, sugerencias y evaluación general de su terapeuta. Tu pareja será introspectiva y las respuestas que encuentre no incluirán tu perspectiva.
  • Cambios unilaterales. Se alentará a su pareja a comenzar a cambiar su comportamiento de maneras que no le gusten, no estén de acuerdo o no aprecien. Si protesta, su pareja le recordará que eligió no venir, por lo que no tiene poder de veto sobre tales cambios.
  • Caso clínico. Sin usted en la habitación, su pareja y su terapeuta construirán una relación íntima llena de momentos de alegría, tristeza, otras emociones y vulnerabilidad. Ser terapeuta es fácil. empático y un oyente amoroso porque no tienen historia ni expectativas de su cliente (después de todo, el cliente no es su pareja). El problema es que cuando tu pareja compara su relación íntima con su terapeuta con su relación tensa contigo, resaltará lo mala que es tu relación. Esto puede fortalecer la percepción negativa que tu pareja tiene de ti.

¿Qué piensa usted al respecto?

¿Qué hacemos en terapia de pareja?

La terapia de pareja es, de hecho, una terapia sistémica. Mejorar una relación significa desequilibrar la dinámica de la relación actual (también llamada homeostasis) para generar una nueva dinámica. Los cambios pueden ser emocionales, conductuales y conceptuales. Los clientes logran estos cambios a través de la confrontación consigo mismos, profundizando y aprendiendo nuevas habilidades. Puedes leer más sobre cómo funciona la terapia de pareja aquí.

Cuando no estés en la habitación, te sorprenderás y no estarás preparado para los cambios drásticos que hará tu pareja.

¿Qué esperar de tu pareja que va a terapia?

Realmente depende de la seriedad con la que su pareja quiera trabajar en sí misma. Dibujaré dos escenarios; uno es el mejor de los casos para ti (y el peor de los casos para tu relación) y el otro es el peor de los casos para ti (pero el mejor para tu relación).

Mejor caso para ti (peor caso para la relación)

En el primer escenario, tu pareja realmente no se compromete con el proceso, no hace la tarea ni los ejercicios que le dan. Pueden compartir algunas ideas interesantes y puntos de vista de la terapia, citar a su terapeuta o alentarlo a leer un libro sobre relaciones. Pero no verás ninguna diferencia en su comportamiento diario. La dinámica seguirá siendo más o menos la misma.

La buena noticia para usted es que no se verá obligado a cambiar. La mala noticia es que es posible que su relación no mejore. Esto puede llevar a la apatía y al estancamiento, oa la terminación unilateral de la relación.

Lo peor para ti (lo mejor para la relación)

En el segundo escenario, tu pareja se compromete por completo con la terapia y comienza a concentrarse más en sí mismo y menos en tratar de cambiarte. Comenzará a notar cambios en la forma en que hablan, se comportan y perciben las situaciones de relación. Serán menos críticos contigo y asumirán más responsabilidad por su contribución a la dinámica. Comenzarán a escucharlo de manera diferente y responderán a patrones familiares de una manera nueva.

Al principio, puede encontrar estos cambios lindos, refrescantes o positivos. Sin embargo, si continúan desestabilizando a la díada, el listón se elevará y su pareja no tolerará su comportamiento, actitudes, tácticas y travesuras históricas.

No sabrá qué hacer, así que hará lo que los sistemas hacen mejor: resistirse al cambio. Puede ridiculizar, burlarse, ofrecer ultimátums, ofenderse, incluso enfermarse – en inconsciente intenta que tu pareja vuelva a su antigua dinámica.

Si su pareja puede resistir esta presión sistémica, avanzará a su próxima evolución, lo que elevará el nivel y lo obligará a desafiarse a sí mismo y crecer para mantenerse relevante y digno de su pareja. Si no cambias, hay más posibilidades de que tu pareja quiera divorciarse.

Comprendido. Entonces, ¿cómo puedo seguir participando en el proceso de cambio?

Bueno, gran pregunta. Depende de lo que quieras: una mejor relación o salir de tu zona de confort.

  • Si no quieres crecer, cambiar, evolucionar o salir de tu zona de confort y luego no hacer nada. Sigue haciendo lo que siempre has hecho. No le preguntes a tu pareja sobre la terapia y lo que están aprendiendo sobre ellos mismos, sobre ti y tu relación.
  • Si quieres una mejor relación., te recomiendo que te unas a ellos en terapia. Si no puede o no quiere, al menos pregunte sobre su trayectoria clínica. Pídales que compartan sus puntos de vista, pensamientos y nuevos puntos de vista. Sea empático mientras comparten sus sombras y sus creencias básicas limitantes. Sea paciente y indulgente ya que asumen la responsabilidad de sus acciones. Tenga en cuenta cualquier pequeño cambio de relación que hagan. Agradéceles por salir de su zona de confort y atreverse a querer una vida y una relación mejores tanto para ellos como para ti. En resumen, involucrarse en el proceso.

Entonces qué vas a hacer?

Esta en tus manos.

No me digas después que no te lo advertí.



Source link