fbpx


Mientras giro el globo antiguo frente a mí, me pregunto cómo toda la actividad humana en este planeta está impulsada por la emoción. Mirando algunas de las reseñas anuales de noticias mundiales, el año pasado muestra una vez más un rico tapiz de las más diversas muestras de emociones humanas.

Comienza con una guerra en el corazón de Europa que provoca un flujo de refugiados sin precedentes: las madres y sus hijos huyen; los padres tienen que luchar. El final del sufrimiento emocional está lejos de ser inevitable: miedo, enojo y pena siguen en rápida sucesión. En Medio Oriente, existe una desigualdad antinatural con respecto al derecho a la libre expresión Sexo explota emocionalmente, dando lugar a ejecuciones medievales y torturas bárbaras en Teherán. El final emocional aún no está a la vista: un flujo de ira, miedo y tristeza.

Pierre Monzón/Unsplash

Pierre Monzón/Unsplash

La lista de dramas emocionales es larga y profunda, como todos los años. Pero también pudimos presenciar una inolvidable celebración jubilosa en Buenos Aires cuando los campeones argentinos llegaron desde Qatar luego de uno de los partidos deportivos más caros del mundo: millones de expresiones de extrema alegría, conexión y orgullo.

¿Las emociones gobiernan este planeta más que nunca? ¿O siempre ha sido así? Pero, ¿qué ha aprendido la humanidad? Regulación emocional ¿En la ultima década? ¿Hemos progresado?

Las antiguas raíces del proceso profundamente encarnado conocido como emoción

Joseph Ledoux, investigador de la Universidad de Nueva York que ha dedicado su vida al estudio de las emociones, las define como La profunda historia de nosotros mismos cómo:

“La emoción es la sensación de que te está pasando algo valioso”. (2019, pág. 275)

Solo un verdadero maestro puede resumir la esencia de las emociones en una frase tan poderosa. Cada emoción es una experiencia profundamente encarnada. En esta experiencia, sientes el valor de lo que sucede a tu alrededor y lo que significa para ti. Las emociones expresan los valores humanos más profundos como estados de conciencia.

Algo extraordinario sucedió en la historia de la vida en el momento en que el proceso de comunicación entre las células se convirtió en un proceso mental, como llama Antonio Damasio a esos sentimientos primarios.:

“El tipo más simple de afecto comienza dentro de un organismo vivo. Surge vago y vago, dando lugar a sentimientos que no son fáciles de describir o ubicar” (2021, p. 73).

Probablemente nunca sabremos exactamente dónde y cuándo ocurrió el momento de transición de la comunicación celular al nacimiento de nuestra vida mental. Las raíces de la encarnación de los valores de la vida en uno mismo se remontan a varios cientos de millones de años.

Una profunda continuidad entre la vida y el conocimiento surgió en este planeta hace mucho tiempo, cuando los continentes aún formaban una gran masa de tierra, Pangea, que finalmente se separó a través de la lenta interacción de placas sólidas que se movían lentamente a través del manto subyacente: la tectónica de placas. Hace unos 210 millones de años, Pangea se dividió en el norte de Laurasia (América del Norte, Asia y Europa) y Gondwana (América del Sur, Antártida, Australia e India).

El cambio es una corriente subterránea de la naturaleza. El cambio es una secuencia de nuestras emociones.

Una profunda continuidad subyace a este profundo cambio.

John Liff, un neuropsiquiatra integrador, resume esta visión de la profunda continuidad entre la mente y la vida en su sitio web: La búsqueda de la mente:

“El surgimiento de una visión de la mente como parte integral de la naturaleza”.

Las últimas ciencias integradoras van más allá de la vieja dicotomía entre el mundo físico o material y el mundo mental o inmaterial. La famosa corriente de conciencia de William James comenzó hace mucho tiempo como una expresión muy simple, tangible y encarnada de los valores de nuestras vidas.

La profunda continuidad entre la vida y el conocimiento nunca se perdió. Solo la mente pensante creó la división y encarnó esta brecha conceptual entre la materia y lo mental como una realidad asumida.

La regulación de las emociones empieza desde dentro

Viktor Frankl, psiquiatra y sobreviviente del holocausto, nos dio el consejo más valioso para la regulación de las emociones:

Regulación de las emociones Lecturas básicas

“Hay un espacio entre el estímulo y la reacción. En este espacio reside nuestra libertad y nuestro poder para elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta está nuestro crecimiento y nuestra felicidad.” (Pakatos y Dundon, Prefacio, p. X)

La oportunidad de experimentar este espacio es fundamentalmente privada. Nadie puede experimentar este espacio por ti. La última tecnología de neuroimagen no puede darnos una idea de este espacio mental porque solo ofrece una perspectiva externa. La ciencia clásica se pierde esto.

Este espacio natural de regulación emocional es fácil de pasar por alto porque la conciencia cotidiana siempre tiende a ser absorbida por el contenido emocional de la mente. Permitir que este espacio interior crezca y se expanda es la base del arte de la regulación emocional. La experiencia inmediata del valor emocional es fundamentalmente privada. Tomarse el tiempo para experimentar y explorar conscientemente los verdaderos valores de su vida y lo que es verdaderamente importante para usted desencadenará un poder transformador que puede cambiar la forma en que piensa, siente, actúa y se convierte.

Fue este espacio mental personal que Viktor Frankl descubrió, exploró y vivió para sobrevivir al Holocausto, encontrando una nueva perspectiva de significado, durante lo que probablemente fue uno de los desafíos emocionales más profundos que un ser humano podría enfrentar en este planeta.

por qué Porque en este espacio natural yacen las cualidades indestructibles de nuestra humanidad más profunda. Estas cualidades no son construcciones conceptuales nuevas, sino algo que emerge solo como resultado de la experiencia directa.

Este espacio interior ofrece una nueva perspectiva sobre la creación de significado: cómo respondemos a los valores emocionales de nuestras vidas. Viktor Frankl sobrevivió gracias a este espacio – entre las manifestaciones más brutales de la humanidad.

La observación es el corazón de toda ciencia. Sin embargo, este tipo de observación interna requiere una preparación mental. Debemos aprender a entrar en el flujo de nuestra conciencia sin sumergirnos en su contenido y observar lo que está sucediendo. Una nueva posibilidad para la observación psicológica aparece desde el punto de vista de la mente como parte integral de la naturaleza: la regulación natural de las emociones desde dentro.



Source link