fbpx

[ad_1]

Imagen de Sylvester Leon en Pixabay

Fuente: Imagen de Sylvester Leon de Pixabay

Podemos explorar muchas formas felicidad juntos. Pero hoy quiero hablar de lo que probablemente sea el componente clave de una vida feliz.

No se trata de grandes impresiones. Se trata de mezclarse maravillosamente con todo lo que trae la vida.

Repite estas dos oraciones.

Casi el 100% de nuestra energía se dedica a cambiar nuestro entorno externo y nuestro entorno para mejorar la dirección de nuestras vidas. Hay una tendencia real a pensar que si las cosas fueran diferentes, la vida sería mejor. Por ejemplo, si tienes una gran experiencia, toda tu atención se dirigirá a:

  1. Tratando de recrear esa experiencia.
  2. Él trata de permanecer en ellos todo el tiempo.

Las personas sacrifican mucho para continuar su vida en cierta dirección, creyendo que todo estará bien. Sin embargo, hay grandes problemas con este enfoque de la vida.

¿Por qué no funciona este sistema?

No podemos controlar todo en nuestra vida exterior. Es posible que podamos influir en ellos un poco, pero no podemos controlarlos por completo.

Por ejemplo, su objetivo puede ser conocer a su pareja y tener una experiencia feliz para siempre. Y puede funcionar por un tiempo. Puede tener una experiencia maravillosa con esta persona, enamorarse y luego casarse. Pero luego la vida sucede. Todo cambia, tenemos hijos, tenemos factores estresantes. Hay enfermedades, peleas y tal vez romances. Lo que era genial antes no es genial ahora. Como eso no funcionó, podemos intentar encontrar a alguien más.

Aquí hay otro ejemplo: en los Estados Unidos, existe la creencia de que si ganas suficiente dinero, todo estará bien. Puedes pensar que el dinero significa felicidad. Puedes viajar por el mundo, disfrutar de comida deliciosa y simplemente divertirte. Pero a veces es temporal.

Materialismo esto no es felicidad

Todos conocemos a cientos, incluso miles de personas que tienen muchas cosas materiales, pero la felicidad no es una de ellas. Cuando buscamos experiencias externas para hacernos felices, el problema es que muchos factores pueden cambiar. Este cambio puede hacer que esas grandes impresiones externas sean desagradables.

Tal vez podamos gastar $10,000 en un boleto de clase ejecutiva a Europa y eso será genial. Pero cuando llegamos al aeropuerto, nuestro vuelo puede retrasarse o incluso cancelarse. O, cuando lleguemos a nuestro destino, nuestro equipaje puede perderse. Nuestro equipaje puede acabar en otro país y puede que no lo tengamos durante los tres primeros días de nuestras vacaciones. De repente esta gran experiencia dejó de ser genial.

La felicidad no es lo que parece

En los últimos años, Hollywood ha hecho películas sobre músicos famosos, desde Elton John hasta Freddie Mercury y Aretha Franklin. Y recientemente hubo una película sobre Elvis. Elvis Presley es considerado el rey del rock and roll. ¿Te imaginas las maravillosas experiencias que tuvo en un entorno normal? No era rico, no era poderoso; simplemente pasó de ser un cantante a un ícono de clase mundial.

Y en la película, sí, tuvo algunas experiencias increíbles, pero su vida, en general, no fue genial. Hubo muchas tragedias, hubo mucho sufrimiento. Si muchas grandes experiencias fueran la clave de la felicidad, personas como Elvis serían algunas de las personas más felices que jamás hayan existido. Desafortunadamente, no lo fue.

Entonces, si las grandes experiencias no hacen que nuestras vidas sean geniales, ¿qué lo hará?

Respuesta: Es maravilloso desbordarse con todo lo que trae la vida.

El verdadero camino a la felicidad.

Es difícil de hacer, pero es realmente genial. Lo que tenemos que hacer es dejar de centrarnos en lo que está sucediendo afuera. En cambio, deberíamos poner más energía en cambiar nuestra respuesta y compromiso con la experiencia. Se trata de encontrar algo maravilloso en todas las experiencias.

Ahora, su primera respuesta podría ser: “¡Eso es una locura!” o “Eso no tiene sentido”. Debes controlar esta respuesta. La gente te hará daño o se aprovechará de ti, y tu instinto es hacer cambios para controlarlo. Esta es una respuesta común. Puedes influir en algunas cosas, pero hay tantas cosas que no puedes controlar.

Entonces, digamos que vas a un buen restaurante, tienes una reserva, pero estás sentado en una mesa que no te gusta. Y sí, puedes pedirles que te sugieran otro lugar para sentarte y es posible que te acepten, pero a veces no quieren o no pueden. Aquí es donde surge el problema. Cuando realmente no se puede cambiar, ahí es donde tienes que decidir. ¿Quieres ser infeliz o molesto?

Si el médico le dice que tiene cáncer de páncreas en etapa 4, es posible que se enoje, patalee y grite, pero el cáncer sigue ahí. Y ahora tienes que decidir qué vas a hacer.

Es posible que llegues a casa un día y tu esposo se te acerque y te diga: “Terminé. Voy. Se acabó”. Puedes gritar, enojarte, suplicar, suplicar o hacer promesas. Pero si tu pareja se acabó, se acabó. Eso es algo que no puedes controlar.

Felicidad: lo que podemos controlar

Lo que podemos controlar, como se dijo anteriormente, es nuestra respuesta. Se trata de nuestra respuesta al cáncer, nuestra respuesta a divorcio. Podemos controlar estas acciones. Tenemos cierto control sobre las circunstancias externas. A veces pueden curar el cáncer. A veces, por nuestro comportamiento y elecciones, podemos recuperar a nuestra pareja. Pero si un ser querido muere, no podemos resucitarlo de entre los muertos.

Aunque puede ser difícil, si alguien nos deja, podemos trabajar para encontrar a alguien más. podemos hacerlo Pero tal vez ahora mismo, en este momento, no hay nadie en nuestras vidas. Si no, tenemos que preguntarnos: “¿Quiero ser infeliz hasta que encuentre a alguien nuevo?” o “¿Quiero encontrar la felicidad en este momento como una persona soltera?”

El problema con esto es nuestra capacidad de influir en el futuro dirigiendo toda nuestra energía hacia lo que queremos. Podemos pensar: “Bueno, cuando eso cambie o cuando suceda, todo estará bien”. Deja una sensación de esperar la felicidad en el futuro, no ahora. ¿No es mejor invertir energías en ser feliz ahora que más tarde?

No podemos aceptar la derrota

Otra cosa que nos impide ser felices y tener una gran vida en este momento es que creemos que cuando suceden ciertas cosas, solo vamos a ser miserables y no hay salida. El problema con este enfoque es que independientemente de cualquier ejemplo que des, alguien en el planeta tierra, de siete mil millones de personas, está pasando por su mayor miedo. No solo están bien, sino también felices.

Puedes elegir ser feliz con lo que está pasando o luchar con lo que está pasando. Lo más importante en lo que puedes enfocar tu energía que cambiará todo es lo que está sucediendo con tus circunstancias actuales.

  • Incluso si acaba de perder su trabajo y no sabe qué hacer. Bueno, puedes concentrar tu energía en encontrar otro trabajo o cambiar de carrera.
  • Si tu pareja te acaba de pedir el divorcio y estás tan enamorada de él, ¿qué puedes hacer? Bueno, ahora eres libre. Tienes la oportunidad de conocer a alguien más, más tiempo libre y puedes pasar más tiempo con tus hijos o amigos.
  • Incluso con una enfermedad mortal, algunas personas comenzaron a vivir como nunca antes. Cuando llegó la pérdida, liberaron la belleza de la vida.
  • Y si solo está esperando una cita, ajuste su horario y medite mientras espera. Meditación es genial en tu tiempo libre, y cuando el cambio trae más tiempo libre, eso es todo.

La felicidad es una mentalidad

Las cosas pueden cambiar, pero usted puede adaptarse al cambio. Puedes encontrar cosas hermosas en nuevas circunstancias. Tienes que centrarte en aprovechar al máximo este momento, el momento presente. Sí, puedes gastar el 10% de tu energía tratando de cambiar algo, pero si al menos el 90% de tu energía se gasta en encontrar placer en la experiencia y no cambiar la experiencia, eso es felicidad.

La felicidad es satisfacción bajo cualquier circunstancia.

No se trata de grandes impresiones. Se trata de mezclarse maravillosamente con todo lo que trae la vida.

[ad_2]

Source link