fbpx

[ad_1]

Durante más de un siglo y medio, la neurociencia ha revelado no pocas maravillas sobre el cerebro. Por ejemplo, el cerebro promedio de un adulto contiene aproximadamente 86 mil millones multiespecializado, pequeño (0,1 milímetros en diámetro) neuronas que permiten a las personas experimentar muchos matices de la existencia. Nuestra misma capacidad de pensar, de amar, de disfrutar la puesta de sol surge de “orquestación espacio-temporal” de estas neuronas pesadas.

hay al menos 1000 veces más conexiones neuronales, las llamadas sinapsis en nuestro cerebro (100 billones) que estrellas hay en nuestra galaxia. Las señales pasan a través de las sinapsis a diferentes velocidades. A lo largo de la médula espinal, pueden alcanzar hasta 268 millas por horamientras que en los receptores sensoriales de la piel simplemente se estiran 1 mph. Si se suaviza, entonces cortezaque es la capa externa del cerebro (ladrar significa “corteza” en latín), se estira al tamaño de un pizza grande. Para ayudarnos a empaquetar nuestros cerebros sustanciales en nuestros diminutos cráneos, la corteza cerebral comienza a formar sus famosos pliegues y crestas ya en la semana 10 del desarrollo fetal. el embarazo.

Crédito: Amberrose Nelson/Pixabay

Crédito: Amberrose Nelson/Pixabay

Junto con los descubrimientos, hubo conceptos erróneos. Uno, según el neurocientífico Louis Pessoa, es que el cerebro se entiende mejor a través de una lente de divide y vencerás, es decir, dividiendo el cerebro en regiones y estudiando sus contribuciones únicas a diferentes procesos mentales (el mapeo más reciente describe la anatomía del cerebro 360 zonas con diferentes funciones y arquitectura).

En cambio, Pessoa sugiere que los fenómenos infinitamente complejos, incluida la forma en que el cerebro provoca la actividad mental, se beneficiarían del estudio de cómo las cosas se entrelazan y conectan en lugar de desconectarse; cómo encajan e interactúan en lugar de aislarse. En su nuevo libro Cerebro confundidoPessoa pide un estudio del cerebro como tal más orientado a los sistemas y sensible al contexto, invitándonos a descubrir toda la complejidad de lo que significa ser humano.

Aquí hay seis ideas sobre el cerebro del Dr. Pessoa:

1. Un gran número de conexiones

Según Pessoa, una de las propiedades más sorprendentes del cerebro es su “conectividad combinatoria masiva”. Como en cualquier comunidad bien conectada donde los rumores se propagan rápidamente entre sus miembros, las complejidades anatómicas altamente estructuradas del cerebro permiten que las señales viajen entre las neuronas en innumerables combinaciones, incluso a través de partes del cerebro que no están directamente conectadas. Esto “disponibilidad mundial» hace que nuestro cerebro sea altamente eficiente.

La rica conectividad del cerebro da lugar a una forma particular de pensarlo: más en términos de circuitos y redes, menos en términos de regiones aisladas; más en términos de un conjunto de sistemas que interactúan, menos en términos de cuadrados y flechas. “La red en sí es una unidad.,» escribe pessoa, no una región del cerebro. Por ejemplo, en lugar de referirse a atención Pessoa cree que se ubican en la corteza parietal atención como lo que surge como resultado de una actividad múltiple redes de departamentos cerebrales (corteza frontal, corteza parietal, corteza temporal).

Crédito: Gerd Altmann/Pixabay

Crédito: Gerd Altmann/Pixabay

Incluso a nivel de redes, las ramas densas de las neuronas no están completamente separadas, explica Pessoa. Se dividen en partes. Se comunican, a menudo de forma bidireccional, creando un sistema reverberante de influencias mutuas. Cada neurona afecta a varias células. La cadena de comunicación electroquímica entre neuronas comienza con la propagación de una señal eléctrica que pasa axón– una fibra nerviosa de una neurona. Habiendo alcanzado la sinapsis al final del axón, los químicos (neurotransmisores) son liberados. Hasta ahora, los científicos han identificado alrededor 100 varios neurotransmisores, incluyendo dopamina y serotonina. Estos neurotransmisores pasan a través de hendiduras sinápticas y se difunden al espacio extracelular, influyendo así en las neuronas cercanas. El consumo puede afectar el proceso de neurotransmisión alcoholdrogas y algunos medicamentos.

2. Un cerebro dinámico para nuestras necesidades dinámicas

“El cerebro no está congelado en su lugar, sino que es un objeto dinámico en constante movimiento”. escribe Pessoa. La estructura misma de nuestro cerebro cambia con la edad. Además, en diferentes momentos y horas, nuestras redes cambian y se ajustan según los cambios en nuestras necesidades cognitivas, emocionales y motivacionales. Las fluctuaciones en nuestros estados mentales repercuten en todo nuestro paisaje neuronal. Las conexiones funcionales entre regiones evolucionan a medida que coaliciones de redes neuronales “se forman y disuelven para cumplir con las demandas computacionales del cerebro, como una compañía de bailarines que se fusionan y disocian en acción” (Pessoa, 2022).

3. Cobertura de la complejidad

A la gente le gusta entender el mundo simplificando fenómenos complejos. Explicaciones como “Esta parte del cerebro se activa cuando sentimos amor, y esta parte se activa cuando sentimos miedo”, resuena con nosotros. Pero la biología no siempre se reduce a simples leyes y ecuaciones. Pessoa pone el ejemplo de una leona que deja a sus cachorros para cazar, y después de unos días regresa al mismo lugar donde los dejó. ¿Cómo genera su cerebro un comportamiento tan complejo? “La narrativa que preferimos es relativamente simple: el hipocampo del animal actúa como un GPS, lo que le permite volver a su cría”, dice. Pero esto es sólo una parte de la historia.

Es necesario prestar atención a la lectura.

Cuando se trata del cerebro, se trata de sistemas, explica Pessoa:

Incluso cuando dañamos una parte del cerebro, no podemos aislar su contribución específica porque es parte de un sistema interconectado y altamente interdependiente. Sí, hay ciertas áreas del cerebro que son cruciales para diversas funciones. Pero señalar un área determinada y decir: “Aquí es donde sucede el aprendizaje”, es como señalar una esquina de Nueva York y decir: “Aquí es donde vive la esencia de Nueva York”. Después de todo, la Nueva York de Nueva York no surge de sus monumentos famosos, sino de algo mucho más grande: la interacción de los contenidos y estilos de vida de todas las personas que viven allí.

4. Matices de la vida mental.

Saber que el cerebro está altamente interconectado puede beneficiar a sus usuarios de muchas maneras. Primero, puede ayudarnos a formar expectativas más realistas sobre lo que constituye la salud mental, dice Pessoa. Nuestra vida mental no puede reducirse a partes prolijamente construidas que pueden aislarse y manipularse fácilmente: “condición como depresión o preocupaciónpor ejemplo, afectará no solo la vida emocional de una persona, sino también muchas de sus funciones conocimiento y conducta”.

Como parte de nuestra evolución, el sistema inmunológico y Sistema nervioso son profundamente dependientes del contexto e interdependientes. “Por qué ciertas cosas causan ansiedad puede tener que ver con nuestras experiencias, recuerdos y otros factores que interactúan de manera compleja: estructuras conductuales y cerebrales”, explica Pessoa.

Asimismo, dado que el aprendizaje no está separado de memoriaque no está separado de la emoción que no está separado de motivación El hecho de que alguien tenga dificultades para hacer las tareas escolares no significa automáticamente que sea menos inteligente. Quizá no prestan atención a lo que no les motiva: “Las personas no son consumidores neutrales de la realidad objetiva externa. En cambio, interactuamos activamente con el mundo de manera que rastreamos cómo aprendemos, qué nos motiva, cómo recordamos las cosas, cómo nos sentimos”. Saber cómo está interconectado el cerebro puede aportar más matices a cómo somos en el mundo y cómo nos relacionamos entre nosotros. “Tal vez incluso podríamos resistir la tentación de tomar una instantánea particular de una interacción como evidencia de cómo es una persona”, dice Pessoa.

5. Borrando los límites entre las emociones y la cognición

¿Podría estar equivocado el deseo de encontrar la fuente de las emociones en el cerebro? Sí, según Pessoa, más que nada por nuestro incesante deseo de separar varias partes de un mismo sistema. “La emoción, como cualquier otro dominio mental, es una propiedad de red a gran escala del sistema nervioso”. escribe Pessoa. “No hay ninguna parte del cerebro que podamos señalar y decir: ‘Este es el hogar de las emociones’. “Las regiones que son importantes para la emoción también lo son para la atención, el aprendizaje y otros procesos que asociamos con la cognición”, dice Pessoa. La razón por la que la amígdala y el hipotálamo se consideran áreas clave para la emoción es que son “centros importantes de sistemas distribuidos funcionalmente integrados”.

Todos hemos experimentado una combinación de emoción y cognición en nuestra vida diaria. Piensa en un momento en el que regulaste con éxito tus emociones al cambiar la forma en que pensabas sobre tu situación. Un cambio en los pensamientos suele ir acompañado de un cambio en los sentimientos. Cómo interpretamos las cosas tiene que ver con lo que nos motiva, que tiene que ver con aquello a lo que prestamos atención. Para bien o para mal, emoción y cognición parecen convivir bajo el mismo techo, sin intención de ocupar su lugar.

6. Es ser humano

Somos quienes somos debido a cómo nuestros cerebros nos permiten interactuar con el mundo, explica Pessoa. “Si nuestra arquitectura cerebral fuera diferente o si cambiáramos nuestro entorno, afectaría nuestro repertorio conductual y mental”. La forma en que aprendemos y crecemos, la forma en que pensamos y sentimos, la forma en que recordamos, la forma en que interactuamos con los demás: todas estas propiedades y comportamientos complejos dependen inherentemente de cómo se construyen nuestros cerebros. Por lo tanto, con cada percepción que descubrimos del catálogo insondable de misterios del cerebro, nos acercamos un paso más a la comprensión de lo que significa ser humano.

Los prismas de la “comunicación abundante” ofrecen una imagen infinitamente más compleja de nuestra biología. Pero crear estados y comportamientos complejos es parte de nuestra herencia deseada como humanos. Entonces, qué apropiado que la riqueza de nuestros repertorios conductuales y mentales en el mundo sea paralela a la complejidad anatómica de nuestros cerebros.

Muchas gracias a Louis Pessoa por su generoso tiempo e ideas. El Dr. Pessoa es profesor de psicología en la Universidad de Maryland y director del Centro de Neuroimagen de Maryland.

[ad_2]

Source link