fbpx


Gustavo Fring / Pexels

Crédito: Gustavo Fring/Pexels

Se desempacaron cajas y maletas. Una habitación compartida decorada. Se hicieron solicitudes de llamadas telefónicas semanales o al menos mensajes de texto de afirmación de vida varias veces a la semana (¡y todas las mañanas de fin de semana!). Decir adiós fue duro. El camino a casa es amargo. A medida que regresa a su nido ahora vacío, comienzan las preguntas:¿Quién soy ahora?? Lo que hago todo mi tiempo? Lo que nosotros (mi esposo) nos diremos y haremos el uno al otro?

Después de décadas de enfocarse en sus hijos, orbitar sus horarios y estar allí física y emocionalmente, de repente tener un nuevo hogar sin hijos puede ser discordante. Para algunos, los hijos que se van de casa subrayan la distancia que ha crecido con el tiempo. paternidad años y termina con ambos cónyuges comenzando un nuevo viaje por separado.

Para otros, es un momento de renovación y re-priorización para ellos y sus relaciones. El estudio, realizado por las profesoras Mary Nagy y Jennifer Theiss, encontró varios cambios positivos experimentados por las parejas durante la transición al anidamiento vacío, incluido un mayor tiempo en pareja, comunicación y privacidad.

A pesar de los aspectos positivos, la transición a un nido vacío también ha sido un desafío. Los padres enfrentaron la incertidumbre a su alrededor. identidad y papel en relación con uno mismo y el cónyuge. Una madre, por ejemplo, preguntó quién era ella ahora que no era madre a tiempo completo, y los esposos a menudo se preguntaban si serían “suficientes” para sus esposas ahora que no tenían hijos. Los nidos vacíos también se preocupan por ser “aburrido y solitaria” sin hijos en el hogar, pero al mismo tiempo luchaban con la sensación de que tenían que pasar tiempo con su cónyuge y se sentían culpables si querían realizar actividades independientes.

Finalmente, los nidos vacíos estaban preocupados por sus relaciones. Las parejas se preguntaban si volverían a su relación “original” o si permanecerían juntos, y un cónyuge señaló: “Me preguntaba si permaneceríamos juntos o si la relación se fortalecería”.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a usted y a su cónyuge a navegar la transición a un nido vacío:

1) Comunicar: Esto puede parecer obvio, pero muchas parejas a menudo evitan hablar directamente sobre temas difíciles o incertidumbres para proteger su relación, evitar conflictos o herir los sentimientos de su pareja. Por ejemplo, puede pensar que está insinuando que no disfruta estar con su cónyuge si dice que extraña a su hijo. Entonces, en lugar de decir algo que pueda ser hiriente, te lo guardas para ti. En lugar de callarte cuando extrañas a tu hijo o te sientes mal cuando no hay un partido de fútbol el sábado por la mañana, házselo saber a tu pareja. Recuerda que tu pareja también está pasando por esta transición y está experimentando pensamientos y emociones sobre este cambio. Hablar entre ellos puede crear un entendimiento compartido y ayudar a validar sus sentimientos, sabiendo que no está solo.

2) Dar apoyo: Cuando recibe una divulgación de su pareja, es importante verificar y preguntar qué tipo de apoyo quiere. ¿Quieren una solución? ¿O comodidad? Solo digo: “Muchas gracias por compartir conmigo, cariño. ¿Quieres que siga escuchando o necesitas mi consejo? puede recorrer un largo camino.

Además, no se apresure e intente hacer desaparecer el sentimiento de tristeza o distraerlo. Descartar los sentimientos de tu pareja a través de la distracción puede hacer que sienta que no está siendo escuchado o que sus sentimientos no importan. Tú tampoco quieres mojar a tu marido. positividad toxica, “¡No estés triste porque se han ido, alégrate de que hayan estado en nuestra casa durante 18 años!” Al permitir que su pareja se queje o comparta emociones negativas sin darle un giro positivo, ayuda a validar su experiencia y brinda apoyo.

3) Aceptar ambos/y-ness: La transición a un nido vacío es a la vez inspiradora y frustrante. Enciende nuevas posibilidades y preguntas. Crea libertad y una sensación de pérdida. Este momento de transición está lleno de ambos/y, y es importante reconocerlo y aceptarlo. Si bien es posible que esté entusiasmado por ver a su pareja con regularidad, es posible que también se esté perdiendo las noches de mudanza familiar.

Cuanto más pueda abrazar las características de ambos/y de esta etapa de la vida, más comprensión podrá aportar a usted mismo y a su pareja cuando experimente emociones aparentemente opuestas a medida que atraviesa esta transición.

4) Conocete a ti mismo: Para muchos padres, sus propios intereses, deseos, relaciones e incluso su identidad pueden pasar a un segundo plano cuando son padres. Como resultado, puede perder el contacto consigo mismo y con su cónyuge. ¿Quién soy? ¿Qué me gusta hacer? Es hora de aprender sobre ti mismo como persona, no como padre. Tómese un tiempo para reflexionar sobre qué tipo de actividades encuentra apasionantes, relajantes o intelectualmente desafiantes. Investigue las clases y conferencias locales en el área para ver qué le atrae. También es una oportunidad para conocer nuevos amigos o reconectarse con los viejos invitándolos contigo.

5) Valida y rediseña el tuyo matrimonio: A pesar de que ha pasado años compartiendo la paternidad con su cónyuge, cuando el nido está vacío, puede mirar al otro lado de la mesa y pensar: “¿Quién es esta persona?” y “¿Cuál es nuestro matrimonio?” Estas incertidumbres son normales y le brindan la oportunidad de redescubrir, reafirmar y replantear su matrimonio.

Así como te has convertido en tu pareja, vuelve a conocerla como persona, no como padre. No van a conocerse simplemente sentándose en el sofá, hojeando sus teléfonos o mirando televisión, tienen que esforzarse. Ten una cita, sea lo que sea que eso signifique para ti: cenar, dar un paseo, jugar juegos de mesa. De hecho, los juegos pueden ser una excelente manera de conocer a tu pareja de nuevo, especialmente los juegos que se enfocan en preguntas o historias. Juegos como We’re Not Really Strangers (Couples Edition) o juegos creados por terapeutas de relaciones como Gottmans o Esther Perel brindan excelentes indicaciones que pueden ayudarlo a usted y a su cónyuge a contar historias, expresar sus pensamientos y deseos, y volver a conocerse.

Aunque la incertidumbre puede hacer que tú (y tu pareja) se sientan alarmante, esta es también una oportunidad para confirmar su relación. Las declaraciones simples que le hacen saber a tu pareja que disfrutas pasar este tiempo con ellos ahora, o que no hay nadie más con quien preferirías pasar este período de transición, pueden ayudar a que las cosas sean más fáciles. miedo que “no son suficientes” ahora que los niños se han ido y te acercan.

Mientras se conocen de nuevo y reafirman su relación, ahora es un buen momento para repensar su futuro. El matrimonio que comenzaste el día que tomaste tus votos no es el mismo matrimonio hoy. Ahora que está entrando en una nueva fase de la vida, es hora de reflexionar sobre dónde ha estado y reevaluar hacia dónde quiere ir. Tal vez ambos siempre soñaron con una casa en el lago Jubilación, ¿sigue siendo así o a ambos les gustaría viajar más? ¿Ha decidido tratar de jubilarse antes de lo previsto originalmente? Ahora es el momento de crear y mantener el matrimonio que deseas para las personas que eres ahora, no para la persona que eras hace 20 años.



Source link