fbpx

[ad_1]

Trastorno bipolar (BD) ha sido tradicionalmente fuertemente “biologizado”. Si uno fuera a una conferencia especializada en temas bipolares, vería numerosas conversaciones sobre marcadores genéticos y biológicos, deterioro cognitivo, estudios del sueño, neuroimagen y algoritmos para prescribir estabilizadores del estado de ánimo y antipsicóticos. Nadie hubiera oído tanto sobre cómo el adjuntivo psicoterapia puede mejorar la medicación para estabilizar los episodios del estado de ánimo o prevenir las recaídas. Sin embargo, cada vez hay más evidencia de la efectividad de los enfoques psicosociales estructurados en el tratamiento ambulatorio de BZ.

psicosocial adicional Las terapias de BD con evidencia de apoyo incluyen cognitivo-conductual terapia interpersonal y de ritmo social, terapia orientada a la familia y psicoeducación grupal. Normalmente, dicho tratamiento se inicia cuando el paciente está en recuperación o completamente recuperado de un episodio maníaco o depresivo, y se continúa semanal o quincenalmente durante períodos de cuatro a nueve meses.

Un metanálisis en red de 20 ensayos controlados aleatorios en pacientes con BB (tipos 1 y 2) encontró que la combinación de terapia psicosocial estructurada con medicamentos fue más eficaz que el tratamiento habitual (generalmente medicamentos solos, con o sin cuidados de apoyo) para reducir las recaídas tasas durante un año (Miklowitz et al., 2021).

Enfoque psicoeducativo

Prácticamente todos los enfoques psicosociales con apoyo empírico incluyen la psicoeducación. La psicoeducación implica familiarizar al paciente (ya veces a los miembros de la familia) con los síntomas, el curso, las causas, el tratamiento y la autoeducación.gestión BD, con práctica guiada de habilidades de manejo de enfermedades. Estas habilidades incluyen aprender a controlar los cambios de humor diarios, regular los ritmos diarios, como los ciclos de sueño/vigilia, y desafiar y reestructurar las emociones negativas (o excesivas). optimista) el pensamiento, la adherencia a la medicación, la comunicación eficaz con la familia y la resolución de problemas relacionados con el trastorno.

La psicoeducación pretende ser un complemento de la medicación, no un tratamiento independiente. Los médicos deben ser conscientes de que muchos pacientes con BB rechazan la medicación, especialmente si son adolescentes o adultos jóvenes que no están seguros de tener un trastorno o de que la medicación sea eficaz. Cooperación con un psiquiatra tratante es importante.

Asuntos familiares

En Family-Focused Therapy (FFT), un tratamiento que desarrollamos en UCLA y luego probamos en la Universidad de Colorado, Los pacientes y sus familiares (padres, cónyuges, hermanos o parientes lejanos) se reúnen con el médico y aprenden a reconocer los signos “prodrómicos” del paciente de episodios maníacos o depresivos (signos que aparecen antes del inicio de los síntomas principales) y las estrategias para prevenirlos. que se conviertan en una expresión en toda regla Las estrategias pueden ser simples, como ver al psiquiatra del paciente para revisar y ajustar los medicamentos, o más complejas, como ayudar al paciente a administrar el dinero, mantener hábitos regulares de sueño y vigilia, o desarrollar estrategias para reducir el consumo de sustancias.

Los familiares a menudo reconocen los signos prodrómicos mucho antes que el paciente. Al describir estos signos, utilizan observaciones como “ella se para demasiado cerca de mí y habla en voz alta” o “él está lleno de sí mismo”.

Cuando el paciente y la familia llegan a algún acuerdo sobre cómo son las primeras etapas de los episodios, el enfoque de la PFS cambia a estrategias para prevenir el empeoramiento de los síntomas. Algunas sesiones se enfocan en las creencias del paciente y de los miembros de la familia acerca de la medicación, y los padres o cónyuges generalmente defienden medicamento afecto y resentimiento de los pacientes debido a lo que perciben como una usurpación de su independencia.

Durante una sesión típica de FPT, los médicos reconocen que el paciente tiene cierto nivel de conocimiento sobre la enfermedad bipolar según su experiencia personal. Animan a los pacientes a explicar a sus familiares lo que sienten durante un episodio maníaco, hipomaníacoo episodios depresivos, cómo estas condiciones difieren de los cambios de humor normales, qué factores ambientales son relevantes para los nuevos episodios y, cuando corresponda, por qué rechazan la medicación.

Los terapeutas enseñan a los miembros de la familia a escuchar y validar la perspectiva del paciente mientras mantienen su propia perspectiva de que la continuidad de la atención es importante. Asimismo, se le enseña al paciente a escuchar y validar las perspectivas de los cuidadores, y el médico media estas discusiones. Los pacientes y los miembros de la familia hacen un juego de roles utilizando habilidades básicas de comunicación, como escuchar activamente o pedirse unos a otros que cambien su comportamiento.

Artículos básicos sobre el trastorno bipolar

Ejemplo de caso

Carla, una estudiante de último año de secundaria de 18 años, ingresó a FFT con sus dos hermanos mayores (un hermano de 27 años y una hermana de 30), así como con su madre y su padrastro. Estaba claramente deprimida y tenía antecedentes familiares de BZ. En una evaluación diagnóstica extensa, informó episodios hipomaníacos recurrentes breves (de dos a tres días) que alternaban con episodios más prolongados. depresión. Conoció DSM-5 criterio para “otro trastorno bipolar especificado.” Carla se sorprendió al enterarse de este diagnóstico y tenía muchas preguntas sobre el límite entre el BD de espectro completo y el BD.

El médico de FFT obtuvo el consentimiento de Carla para discutir su diagnóstico bipolar con los miembros de su familia. El médico comenzó animando a todos los participantes a compartir sus observaciones sobre los síntomas de Carla. Cada miembro de la familia tenía su propia explicación para la depresión de Carla: su hermana mayor creía que se debía a infancia traumasu madre pensó que lo había heredado, y su hermano simplemente se encogió de hombros y dijo: “hormonasprobablemente.” Aunque habían escuchado el término “bipolar” antes, nadie en la familia parecía pensar que los períodos cortos de aumento de energía, irritabilidad, comportamiento impulsivo, disminución del sueño y hipersexualidad estaban relacionados de alguna manera con sus episodios depresivos.

La familia estaba dividida por la necesidad de medicamentos de Carla. Carla estaba abierta a una psiquiátrico evaluación, pero expresó miedo que “hay algo mal en mi cerebro” y que tomar la píldora arruinará sus posibilidades de ingresar a una buena universidad. Su madre quería que probara Lexapro (escitalopram), pero no lo consideró una opción. antidepresivos puede no ser la primera recomendación para una persona con trastorno del espectro bipolar.

El médico aprovechó el hecho de que más de un miembro de la familia había sido tratado previamente por depresión y les pidió que le contaran a Carly sobre sus experiencias con la depresión. Esta intervención hizo que Carla se sintiera mucho menos estigmatizada dentro de su familia, un tema clave que impedía su deseo de acceder al tratamiento. La discusión fue especialmente esclarecedora para el padrastro de Carla, quien asumió que ella era perezosa y que realmente no quería ir a la universidad. Carla finalmente accedió a ver a un psiquiatra infantil en la misma clínica y comenzó una prueba con lamotrigina, que funcionó bien.

La mayoría de las FFT se centraron en las dificultades de la familia con la comunicación abierta: escuchar las expresiones de dolor emocional o confusión de los demás y poder solicitar cambios en el comportamiento de los demás y equilibrar la retroalimentación positiva y negativa. Estos intercambios involucraron la actuación de nuevas habilidades de comunicación entre Karla y sus hermanos, o su padrastro, o sus hermanos y su madre. Al final de cuatro meses de tratamiento, la depresión de Carla se estabilizó. Continuó tomando lamotrigina y aplicó activamente a las universidades.

Formato y escenarios de la psicoeducación

Aunque la estructura y la duración de la psicoeducación varían de un paciente a otro, los formatos familiares y grupales parecen ser más efectivos que los formatos individuales para prevenir nuevos episodios de depresión o depresión. manía (Miklovits et al., 2021). Cuando los pacientes experimentan síntomas prodrómicos, los familiares cercanos o amigos pueden proporcionar información inmediata al equipo de tratamiento para informar las medidas preventivas.

En un entorno grupal, otras personas con BB pueden ayudar al paciente a reconocer cuando están enfermos, la importancia del apoyo social y la evitación. abuso de sustancias psicoactivas, así como el papel de las drogas y otros “trucos de vida” para mantener la estabilidad y la calidad de vida. En las mejores circunstancias, otros miembros del grupo brindan compañía y esperanza, especialmente para los pacientes cuyas vidas son una serie interminable de visitas al médico, sesiones de terapia y viajes a la sala de emergencias. Para muchos pacientes, cuando escuchan que otras personas con BZ experimentan los mismos tipos de conflicto familiar, estigma y lástima puede abrir los ojos.

Para encontrar un terapeuta, visite Manual de terapia Psicología Psy.CO.

[ad_2]

Source link