fbpx


Sería extraño pensar en encontrar terapeutas y ordenar atención de salud mental de la misma manera que puede navegar por los menús en Grubhub o llamar a un automóvil en Lyft.

Pero durante la última década, el acceso digital a la terapia se ha vuelto cada vez más común, en algunos casos reemplazando el modelo tradicional de sesiones semanales presenciales entre terapeuta y cliente.

Las aplicaciones de salud mental y bienestar van desde rastreadores de estado de ánimo, herramientas de meditación y diarios hasta programas de terapia que conectan a los usuarios con un profesional autorizado. La investigación de mi equipo se enfoca en programas terapéuticos que funcionan al vincular a los clientes con un profesional autorizado.

Como investigadora de trabajo social, estoy interesada en comprender cómo estos programas impactan a los clientes y profesionales. Mi grupo de investigación estudió la atención que recibían los usuarios del programa. Hablamos con terapeutas que usan aplicaciones para llegar a nuevos clientes. También analizamos los contratos de aplicación que firman los profesionales de la salud mental, así como los acuerdos que los clientes aceptan al usar las aplicaciones.

Quedan preguntas reales sobre cómo se regulan las aplicaciones, cómo garantizar la privacidad del usuario y la calidad del servicio, y cómo el seguro puede reembolsar la terapia remota. Mientras continúa este debate, las personas usan aplicaciones regularmente para conectarse con terapeutas y obtener ayuda con las dificultades emocionales y mentales. Y con estas aplicaciones, los terapeutas interactúan con personas que tal vez nunca antes hayan considerado la terapia.

Mercado listo:

En el primer año de la pandemia, las tasas de depresión y ansiedad aumentaron un 25 % en todo el mundo. En una encuesta de junio de 2020 realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 40,9 % de los encuestados informaron tener al menos una afección mental o conductual adversa, en comparación con solo el 19 % en 2018.

El viejo modelo de terapia, cuando los terapeutas y los pacientes se sentaban cara a cara, ya no estaba disponible para muchos. De hecho, los programas de salud mental son una respuesta a la demanda de los clientes que buscan servicios terapéuticos más asequibles.

La pandemia de COVID-19 ha exacerbado ambas tendencias: la creciente necesidad de atención de salud mental y el uso de la tecnología para acceder a ella. Para los clientes de salud mental existentes, el régimen de quedarse en casa significa clínicas cerradas y oficinas de terapeutas para visitas en persona, lo que lleva a un cambio sin precedentes hacia el acceso a la terapia en línea.

Cómo funcionan los programas relevantes:

Las plataformas de consumidores de salud mental como Better Help, Alma y TalkSpace conectan a los clientes con proveedores de terapia autorizados. A través de publicidad en televisión, redes sociales y vallas publicitarias en las carreteras, los programas promueven la flexibilidad, la comodidad y la posibilidad de recibir apoyo a través de lemas como “Mereces ser feliz” o “Sentirse mejor comienza con una llamada”.

Cuando los usuarios del programa inician sesión en el espacio en línea de la plataforma, su software patentado ofrece un tablero digital y herramientas de comunicación. Estas plataformas también prometen acceso instantáneo a un terapeuta profesional, respuesta inmediata de ellos y anonimato.

Los usuarios de la aplicación seleccionan un terapeuta examinando una lista de proveedores con miniaturas de fotos, biografías similares a currículums y reseñas de clientes. Los usuarios también eligen cómo se comunicarán con los terapeutas: por teléfono o videollamada, correo electrónico, mensaje de texto o alguna combinación. Las aplicaciones también permiten a los clientes cambiar de terapeuta en cualquier momento.

Cuando un cliente y su terapeuta elegido se conectan y comunican, detrás de escena la aplicación recopila y almacena registros, luego calcula el pago del terapeuta elegido y factura al usuario de la aplicación.

Programas y sus riesgos:

Curiosamente, aunque las plataformas de aplicaciones de salud mental se anuncian a sí mismas como proveedores de servicios de salud mental, en realidad no asumen la responsabilidad de los servicios de asesoramiento que brindan. Las Aplicaciones tratan a los terapeutas como contratistas independientes y la Plataforma actúa como un servicio relevante. Además, las aplicaciones pueden ayudar a los usuarios a encontrar una opción más adecuada si así lo desean.

Pero ninguna ley o precedente protege a los consumidores ni explica los derechos de los usuarios de aplicaciones. Esto difiere de la terapia cara a cara, donde los médicos trabajan bajo la supervisión de las juntas estatales de licencias y la ley federal. Algunas de las principales aplicaciones terapéuticas han sido acusadas de extraer datos de los clientes y ponerlos en riesgo de filtración.

Al igual que otros espacios virtuales, los dominios de los servicios de salud mental en línea operan de acuerdo con reglas locales y en constante cambio.

¿Quién se beneficia de estos programas?

Los trabajadores sociales entrevistados por nuestro equipo hablaron mucho sobre quién podría beneficiarse de dicha terapia asistida por aplicaciones y, lo que es más importante, quién podría no. Por ejemplo, las Plataformas no están destinadas a tratar a personas con enfermedades mentales graves o trastornos mentales que interfieren significativamente con la vida, las actividades y la capacidad de una persona para funcionar de manera independiente.

Del mismo modo, la psicoterapia basada en aplicaciones no es apropiada para personas con pensamientos suicidas. Las plataformas evalúan a los usuarios por el riesgo de autolesión durante el registro. Si un cliente se hace daño a sí mismo o a otra persona, el anonimato del usuario en las aplicaciones hace que sea casi imposible que un terapeuta envíe un equipo de respuesta a la crisis. Los profesionales de la aplicación le dijeron a nuestro equipo de investigación que a veces monitorean a sus clientes en busca de signos de crisis al contactarlos a través de la aplicación con más frecuencia. Esta es una de las razones por las que los terapeutas de aplicaciones que también evalúan a los usuarios a veces rechazan a los clientes potenciales que pueden necesitar un mayor nivel de atención.

Para aquellos que no tienen una enfermedad mental grave, la terapia basada en aplicaciones puede ser útil para conectar a los clientes con un profesional familiarizado con una variedad de problemas y factores estresantes. Esto hace que las aplicaciones sean atractivas para quienes sufren de ansiedad y depresión de leves a moderadas. También atraen a personas que normalmente no buscan terapia en el consultorio pero que necesitan ayuda con problemas de la vida, como problemas maritales y estrés relacionado con el trabajo.

Las aplicaciones también pueden ser prácticas y convenientes para aquellos que no pueden o no quieren recibir terapia formal, incluso de forma remota, en una clínica u oficina psiquiátrica. Por ejemplo, el anonimato de las aplicaciones puede atraer a personas con condiciones como ansiedad social o agorafobia, o personas que no pueden o no quieren aparecer en una videollamada.

Las aplicaciones terapéuticas han ayudado a normalizar la opinión de que es posible tratar la salud mental con métodos no tradicionales. Y con personas famosas como Michael Phelps y Ariana Grande colaborando con estas aplicaciones, incluso podrían hacer que el tratamiento de salud mental sea genial.

–Laurie Goldkind es profesor adjunto en la Fordham Graduate School of Social Service y editor en jefe del Journal of Technology in Human Services. Este artículo fue publicado originalmente en Conversación.

Aprender más:





Source link