fbpx


En nuestra búsqueda de autodescubrimiento, probablemente todos hemos tomado uno (o más) personalidad pruebas El objetivo es conocernos a nosotros mismos: por qué somos como somos. Pero, ¿son buenas estas pruebas? ¿Miden con precisión la personalidad? ¿Son realmente útiles para la autocomprensión? Las respuestas son complicadas.

Permítanme centrarme en las tres pruebas de personalidad más populares: Indicador Myers-Briggs (MBTI), Eneagrama y Gran Cinco.

Myers-Briggs es la prueba psicológica más común. Se basa en la teoría de los tipos psicológicos de Carl Jung. Fue construido por el equipo de madre e hija de Catherine Cook Briggs e Isabelle Briggs Myers. Katherine Briggs usó conceptos junguianos de personalidad para analizar personajes en la literatura. Aunque el MBTI se basa en la teoría de Jung, en realidad bajo la construcción de la prueba se encuentra la interpretación de esta teoría por parte de Isabelle Myers. El MBTI tiene cuatro dimensiones (clausuraExtraversión; INTUICIÓN– Sensorial; Pensamiento-Sentimiento; Juicio-Percepción). Las combinaciones producen 16 tipos de personalidad y los usuarios aprenden su “tipo” de cuatro letras (p. ej., ESTJ; INFP).

El Eneagrama tiene raíces antiguas, provenientes de las tradiciones babilónica y sufí. Da nueve tipos representados numéricamente. Los tipos tienen etiquetas descriptivas (como “Reformador”, “Logro”, “Conciliador”). A diferencia del MBTI, cuya prueba “oficial” es publicada por Myers-Briggs Corporation, existen varias pruebas para evaluar el Eneagrama.

The Big Five se desarrolló principalmente como una herramienta de investigación para ayudar a comprender cómo la personalidad se relaciona con una variedad de resultados, desde el bienestar hasta el éxito académico y el potencial como trabajador. Consta de cinco dimensiones: neuroticismoextroversión, Abierto a la experiencia, Escrupulosidady Hospitalidad. Aunque existen diversas medidas para evaluar los Big Five, la más común es la “NEO”, denominada así por las 3 primeras dimensiones.

¿Es buena esta prueba?

La primera preocupación es la teoría detrás de la prueba. Como se mencionó, el MBTI se basó parcialmente en la teoría junguiana. La teoría del Eneagrama surgió incluso antes del desarrollo de la psicología y es una interpretación de las tradiciones antiguas con respecto a los tipos de personalidad. Los “Cinco Grandes” se desarrollaron después de décadas de investigación sobre varios rasgos de personalidad y fueron el resultado de reducir docenas de rasgos propuestos a cinco rasgos básicos y estables de “orden superior”.

Cualquier buena prueba debe demostrar validez, medir lo que se supone que debe medir y confiabilidad (es decir, estabilidad para que no obtenga puntajes diferentes para la misma persona en diferentes momentos).

Tanto el MBTI como el Eneagrama han sido criticados por psicólogos de la personalidad por carecer de pruebas convincentes de validez y fiabilidad. Por ejemplo, el formato de elección forzada del autoinforme MBTI puede resultar en un cambio de extrovertido a introvertido porque el examinado cambió sus respuestas a varias preguntas, lo que indica problemas con la confiabilidad de la prueba. Además, las tipologías se ven afectadas por la categorización del probador. Por ejemplo, es posible que te llamen extrovertido (“E”) o “introvertido” (I), y ese es tu tipo. De hecho, las dimensiones de la personalidad son continuas, siendo las personas más o menos introvertidas o extrovertidas, y la tipología no distingue entre introvertidos fuertes e introvertidos relativamente débiles.

Por otro lado, las medidas de los Cinco Grandes, como NEO, han sido ampliamente validadas. Ofrecen puntajes continuos para cada uno de los cinco rasgos de personalidad, por lo que el usuario puede determinar si es fuerte o débil en cada rasgo. Sin embargo, los cinco grandes se utilizan principalmente con fines de investigación y, por lo general, no ofrecen las interpretaciones detalladas típicas de los otros dos indicadores.

Además de estos conocidos indicadores de personalidad, existen muchos de los llamados tests de personalidad en Internet. Se debe cuidar especialmente la interpretación de los resultados de las pruebas de personalidad.

El efecto Barnum

Nombrado en honor a P.T. Barnum, quien dijo: “Cada minuto nace un tonto”, el efecto Barnum ocurre cuando a las personas se les dan interpretaciones vagas de los resultados de las pruebas de personalidad que podrían funcionar para cualquiera. Este es el efecto creado por los horóscopos, adivinos y charlatanes cuando asumen que la información que brindan es específica para un individuo, cuando en realidad puede aplicarse a casi cualquier persona (por ejemplo, “A veces puedes ser ruidoso, extrovertido, y humano, pero otras veces te puedes callar tímido, y discretamente”). Tenga cuidado. Muchas “pruebas de personalidad” en línea dan estas vagas interpretaciones que pueden aplicarse a casi cualquier persona (y algunas de las descripciones de tipo MBTI y Eneagrama me parecen un poco “Barnuma”).

Tests de personalidad: ¿para qué sirven?

Las pruebas de personalidad se desarrollaron originalmente como herramientas de investigación para comprender mejor las diferencias individuales en las personas. Más tarde se utilizaron para muchos propósitos. Algunas pruebas de personalidad, como el MMPI (Minnesota Multiphasic Personality Inventory), se utilizan para diagnosticar diversos trastornos psicológicos. Otras pruebas de personalidad, como las evaluaciones de Hogan, se utilizan para la selección de personal y para el desarrollo de empleados y gerentes.

La información personal es importante

¿Qué pasa con las pruebas que la gente toma para el autodescubrimiento: el MBTI, el Eneagrama y los Cinco Grandes? En pocas palabras, deben “tomarse con un grano de sal”. Por favor, comprenda que estos solo le dan una indicación de los rasgos de personalidad que puede poseer, pero no son precisos y pueden estar completamente equivocados. Cualquier resultado de la prueba puede verse influenciado por el examinado que puede intentar “volver a adivinar” la prueba o responder de una manera socialmente deseable.

Recuerda también que la personalidad no es el destino. Poseer ciertos rasgos deseables (o indeseables) no significa que esté encerrado en ciertos patrones de comportamiento. Los rasgos representan tendencias, patrones de comportamiento, y podemos deshacernos de las tendencias. Además, la situación también entra en juego. Por ejemplo, un introvertido puede comportarse más como un extrovertido en ciertas situaciones y viceversa.

En resumen, no se obsesione con los puntajes de las pruebas de personalidad.



Source link