fbpx


“Sólo buen humor”. “Todo sucede por una razón.” “Piensa sólo positivamente”. Y no olvidemos el notorio: “¡Vive, ríe, ama!”

Desplácese por su cuenta de Instagram o vea las bolsas, almohadas o tazas de café en su tienda de regalos local y verá una ráfaga de mensajes positivos como este.

Rawpixel/Shutterstock

Fuente: Rawpixel/Shutterstock

Parecen divertidos, pero ¿te están ayudando o perjudicando estos mensajes? ¿Demasiada positividad puede ser realmente tóxica? ¿Y qué significa el término “positividad toxica¿Incluso decir?

Profundicemos en la ciencia de la positividad y desacreditemos algunos mitos.

¿Qué es la positividad tóxica?

La positividad tóxica no es un término clínico, pero se ha convertido en parte de nuestro vocabulario compartido. Es una palabra de moda en este momento. Psicología Hoy ofrece una explicación útil para la positividad tóxica y la define de la siguiente manera:

“La positividad tóxica es la evitación, supresión o rechazo de emociones o experiencias negativas. Esto puede tomar la forma de negar sus propias emociones o hacer que otra persona niegue sus emociones insistiendo en pensamiento positivo en cambio.”

Ejemplo: le envías un mensaje de texto a tu amigo y le dices que ha sido un día muy difícil. Se te pasó por alto para el ascenso que por derecho debería ser tuyo. Ellos responden: “Mira el lado positivo, ¡al menos tienes un trabajo!” *Enlace de emoji de beso*. O: “¡Mañana es un nuevo día!” *Emoji de amanecer*. Fin del mensaje. ¿Alegre? Quizás. ¿Apoya o ayuda? No. Este amigo bien intencionado realmente no quiere escucharte ni estar contigo en tu momento de necesidad.

Como psicóloga del desarrollo con amplia formación en psicología positiva, quiero aclarar que la positividad tóxica no es un nivel tóxico de positividad. De hecho, esto no es nada positivo. Es simplemente evitación emocional a la antigua, invalidación y negación. Ofrece banalidad a la hora de conectar y empatía necesario porque es más fácil permanecer en la superficie emocional que experimentar plenamente los sentimientos difíciles.

Es hora de arrojar colectivamente el término “positividad tóxica” al basurero lingüístico, porque es engañoso. La banalidad no es una expresión de emociones positivas genuinas, como tampoco “comer una buena comida” es como “comer veinticinco donas”.

¿Qué es la verdadera positividad?

La verdadera positividad es tu capacidad para encontrar significado, propósito, alegría, entretenimiento, inspiración, apreciaciónplacer, interés, asombro, amor y esperanza, mientras que al mismo tiempo nos dedicamos a las realidades de la vida: lo bueno, lo malo y lo terrible.

La verdadera positividad no es decir: “¡Todo está perfectamente bien!” bebiendo un café con leche con especias de calabaza mientras el mundo se desmorona a tu alrededor. No es evasión, negación, engaño, ingenuidad o ignorancia. Esto tampoco es complacencia.

El verdadero positivo suena más así: “No todo es bueno. Todo es difícil ahora. A pesar de esto, todavía estoy a cargo de mi vida. Puedo elegir cómo quiero pensar sobre esta situación y cómo quiero reaccionar”. esto es un hallazgo estabilidadcoraje y responsabilidad personal en momentos en que las condiciones no son las ideales.

Positividad en los tiempos más oscuros

Uno de los ejemplos más poderosos de positividad es Viktor Frankl, un famoso psiquiatra judío que sobrevivió a los nazis. concentración campamentos y el asesinato de su esposa, madre, padre y hermano durante el Holocausto. en su libro Hombre en busca de sentido, Frankl argumenta que nuestro deseo humano más profundo es encontrar sentido a la vida, y si podemos encontrarle sentido, podemos sobrevivir a casi cualquier cosa (Frankl, 1985). Para Frankl, el significado proviene de tres fuentes: trabajo con propósito, amor pleno por algo o alguien, y encontrar coraje frente a las dificultades y el sufrimiento.

Frankl afirma que puedes elegir tu actitud ante la vida independientemente de las circunstancias externas. Incluso cuando te quitan todo, incluso cuando estás sufriendo en la peor situación imaginable, incluso cuando estás viviendo en un infierno absoluto, eres libre de elegir tu perspectiva. Puedes elegir la desesperanza, la impotencia, pesimismoatascado, o desesperado, o puedes elegir otra cosa.

Frankl lo llama “trágico”. optimismo”, que él define como “optimismo ante la tragedia y ante el potencial humano, que en su mejor momento siempre permite: (1) transformar el sufrimiento en realización y realización humana; (2) venir de culpa la oportunidad de cambiar uno mismo para mejor; y (3) recibir de la fugacidad de la vida un incentivo para la acción responsable”. (Frankl, 1985). El optimismo trágico es otra forma de decir “positividad”. Puedes reconocer tu verdadero dolor y al mismo tiempo sentir emociones positivas como la esperanza. Puede ser ambos/y no uno o el otro.

La ciencia de la positividad

Un estudio de 2008 encontró que las personas con “altos niveles de bienestar psicológico” son más propensas a participar en altruista conducta, como ofrecerse como voluntario o dar dinero a organizaciones benéficas (Konow & Earley, 2008). El buen trabajo crea bienestar y viceversa, con fuerte evidencia de que el camino desde felicidad a la donación es más dominante (Boenigk & Mayr, 2016). Ayudar a los demás nos hace sentir mejor, y es más probable que las personas que se sienten mejor ayuden a los demás.

Además, la felicidad también conduce a un mayor éxito y logros en la vida. Un metanálisis de 2005 (Lyubomirsky, King y Diener, 2005) encontró que el afecto positivo (también conocido como positividad) precede al éxito en muchas áreas de la vida. Resulta que la felicidad engendra el éxito. Como escriben Lyubomirsky, King y Diener, “los estados de ánimo y las emociones con valencia positiva llevan a las personas a pensar, sentir y actuar de manera que promuevan la acumulación de recursos y se acerquen al compromiso. propósitos(Lyubomirsky, King y Diener, 2005, p. 804).

¡La verdadera positividad cuenta! Las emociones positivas amplían nuestra perspectiva, fertilizan los lazos sociales y reducen nuestra propia raza parcialidadayudarnos a adquirir nuevos conocimientos y habilidades, aumentar Arte e innovación, desarrollar resiliencia y mejorar la salud física (Fredrickson, 2013). Las emociones positivas, como dice Barbara Fredrickson, Ph.D., “expanden nuestro pensamiento y construyen nuestros recursos” (Fredrickson, 2013, p.17).

En resumen, la positividad nos permite prosperar incluso cuando la vida es difícil, como siempre lo es.

Cómo desarrollar la positividad

Si la palabra “positividad” te molesta y parece demasiado optimista y optimista, llámalo de otra manera. Llámalo “pensamiento efectivo” o, como hizo Frankl, “optimismo trágico”. Aunque no siempre es fácil de hacer, puedes cultivar emociones positivas sin importar lo que esté pasando en tu vida.

Cuando estás pasando por algo difícil…

  • Recuerda que no puedes elegir tus circunstancias externas, pero siempre puedes elegir tu actitud y tu respuesta. (“No puedo controlar lo que sucedió, pero puedo controlar lo que elijo hacer con eso”).
  • Crea significado incluso cuando parece no haber ninguno. (“Este evento sucedió por una razón. Fue aleatorio, caótico y sin sentido. Sin embargo, puedo encontrar una manera de convertir este desastre en algo valioso, ayudando a otros, retribuyendo o mejorando personalmente. Puedo convertir mi dolor en un propósito”).

Cuando alguien a quien amas está pasando por un mal momento…

  • Evite tópicos vacíos como “¡Mira el lado positivo!” o “¡No es gran cosa, considerando todas las cosas!” Al hacer esto, descartas su dolor. En su lugar, ofrezca más madurez emocional e intente decir: “Eso suena muy difícil. ¿Qué puedo hacer para apoyarte en este momento?” O: “Estoy libre el domingo por la tarde. Déjame ir a ti y ayudarte. [specific thing]?” O: “No tienes que resolverlo tú mismo. Saldremos de esto juntos”.

La positividad es el mejor acto de coraje.

Al cultivar una perspectiva positiva, elige prosperar en un mundo donde, seamos realistas, la única certeza es que usted y todos los que ama morirán. La positividad no es ingenua o ingenua. es valiente Esta es la más alta manifestación de coraje. No existe tal cosa como una “cantidad tóxica” de verdadera positividad. En mi opinión profesional, corremos mucho menos riesgo de dañarnos con la positividad que de no priorizarla lo suficiente.



Source link