fbpx


La razón es la capacidad de aplicar la lógica en la búsqueda de la verdad. Para aplicar adecuadamente la lógica, necesitamos conocimiento; tanto el conocimiento como la lógica son necesarios para encontrar la verdad. Usamos datos y herramientas para estimar la probabilidad de que algo sea “real”.

Fuente: Armin Zadeh

Fuente: Armin Zadeh

¿Cómo sabemos si algo es realmente cierto? Bueno, en su mayoría no lo hacemos. Gran parte de la información que recibimos de fuentes de terceros está más allá de nuestra capacidad de verificación. En algunos casos, tenemos experiencia que puede ayudar a evaluar la precisión de los informes.

En primer lugar, usamos razón estimar la probabilidad de que algo sea cierto. En el proceso, tomamos en cuenta la confiabilidad de las fuentes, la consistencia de la información de todas las fuentes y la plausibilidad. Evaluar el sesgo, nuestro propio sesgo, así como el sesgo de las fuentes, es muy importante.

Nuestra suposición inicial puede resultar incorrecta, y admitir un error es crucial en la búsqueda de la verdad, aunque sea una fuente común de fracaso. Admitir un error puede verse como debilidad, cuando, irónicamente, en realidad es una señal confianza y fuerza

En el ejemplo de la controversia de las elecciones presidenciales de 2020, pocas personas conocen de primera mano los datos subyacentes. Para entender si el reclamo de fraude es cierto, creemos que muchas personas han revisado el caso, incluidos funcionarios gubernamentales de ambos lados, jueces, abogados y reporteros de todo el mundo. Se han publicado numerosos informes y el consenso es que no hubo irregularidades significativas que pudieran haber alterado los resultados oficiales de la elección.

Los informes tanto en los EE. UU. como en el extranjero fueron en gran medida consistentes. La plausibilidad de esta conclusión se fortalece aún más por los fuertes incentivos para que los periodistas reporten violaciones. Dada la fuerte evidencia en contra de la hipótesis de las “elecciones robadas”, es razonable concluir que los resultados de las elecciones fueron legítimos.

Además, la hipótesis alternativa, propuesta por algunos, de que un gigantesco encubrimiento que involucra al gobierno, la mayoría de los periodistas, jueces y expertos legales está impidiendo que la verdad salga a la luz, no es plausible ni está respaldada por evidencia adecuada. Incluso si descartamos toda la evidencia, es muy poco probable que un encubrimiento que involucre a tantas personas pueda ocultarse en un mundo donde casi cada palabra está registrada en alguna parte. Sin embargo, millones de personas se aferran a teorías conspirativas y rechazan el consenso de abogados, expertos, científicos y periodistas.

Las teorías de la conspiración, por supuesto, siempre han encontrado partidarios a lo largo de la historia. Hay quienes creen que nunca aterrizamos en la luna, que la tierra es plana, que el virus del SIDA nunca existió, que el Titanic nunca se hundió y mucho más.

Sin embargo, en su mayoría, las personas que expresan opiniones tan irracionales son marginadas y no ocupan posiciones influyentes. Todos los sistemas sociales y el desarrollo de la vida humana se basan en la razón. Los conceptos de tiempo, ubicación, distancia y, de hecho, todos los aspectos de la vida cotidiana se basan en la evidencia, la lógica y el conocimiento. Por el contrario, la irracionalidad se debe a deseos y creencias carentes de evidencia confiable.

El sistema de frenos y contrapesos en la sociedad por lo general expone individuos ilógicos. Las personas francamente irracionales rara vez tenían herramientas efectivas para difundir sus ideas y encontrar personas de ideas afines. Los editores, académicos e intelectuales sirvieron como guardianes para la difusión de información y probablemente desacreditaron las afirmaciones sin respaldo probatorio.

Esto cambió drásticamente con la llegada de Internet, especialmente de las redes sociales. De repente, personas de todo el mundo encontraron a otros que compartían sus oscuras ideas, lo que no solo permitió que se propagaran las tonterías, sino que también inspiró a muchos seguidores silenciosos a unirse. El resultado es una pandemia de engaño donde las ideas mutan y se vuelven cada vez más hostiles a los científicos y las “élites” que buscan exponer y desacreditar pensamientos y teorías ilógicas.

Desafortunadamente, ahora encontramos nuestras sociedades profundamente divididas entre aquellos que creen en la razón y aquellos que quieren moldear su realidad a su gusto, ignorando cualquier evidencia en contrario. Con estas premisas, no hay un terreno común para el discurso constructivo. Un aspecto crítico de la división de nuestra nación es que el intercambio inteligente parece cada vez más imposible ya que una gran parte de la gente rechaza la lógica y el conocimiento como base de la comunicación humana. Sin una vía común de comunicación, la convivencia pacífica está en riesgo.

La negación de la razón a menudo coexiste con xenofobia, racismo y misoginia, y desprecio por los intelectuales, las élites y el gobierno, en gran parte porque muchas veces es más fácil culpar a otros que enfrentar la dura realidad. La irracionalidad promueve la búsqueda de chivos expiatorios y mensajes simplistas en lugar de delinear dinámicas sociales complejas.

Relaciones Lecturas esenciales

armin zade

Fuente: Armin Zadeh

La capacidad de superar estos prejuicios puede adquirirse a través de educación, la experiencia y la razón, a menudo un proceso lento y difícil. Desafiar nuestro sistema intelectual es incómodo. Por otro lado, los estereotipos a menudo se implementan durante infancia y se propaga a través de generaciones.

Nuestro progreso con la superación prejuicio fue muy lento, a pesar de los influyentes líderes religiosos e intelectuales que enseñaron a aceptar y altruismo por siglos. Aunque miles de millones practican religiones, muchos de ellos luchan por aplicar sus enseñanzas en su vida diaria. Nunca deja de sorprenderme cómo las personas que dicen ser fieles a su fe la traicionan en su misma esencia a través de su hostilidad e incluso violencia hacia otras personas.

Sin embargo, el progreso es innegable. En generaciones, hemos visto la abolición de la esclavitud y la segregación, y hemos avanzado en la lucha contra la intolerancia contra las mujeres y las minorías. El progreso no fue el mismo en diferentes sociedades e incluso dentro de ellas. También es claro que con cualquier progreso hay resistencia a la adopción de nuevas normas o reglas.

Desafortunadamente, el fracaso es parte de la historia humana. Aunque el progreso puede detenerse de vez en cuando, no puede detenerse por completo, porque el deseo de igualdad está profundamente entretejido en el tejido de la naturaleza humana. La historia demuestra que vamos por el camino de cosas mejores, pero también es claro que el camino es largo, duro y sinuoso.

¿Qué podemos hacer para combatir el rechazo global de la razón en nuestro tiempo? En primer lugar, argumento que las personas racionales deberían unirse y permanecer juntas. No podemos permitir que el engaño masivo carcoma nuestras sociedades y ponga en peligro décadas de progreso.

Hay mucha gente de diferentes partidos políticos que siguen las reglas de la razón. Necesitamos encontrarlos y formar una coalición de racionalidad, promoviendo un diálogo respetuoso e inteligente y una recopilación de conocimientos imparcial. Se están creando coaliciones contra la irracionalidad en muchos países democráticos del mundo. Estados Unidos no puede quedarse atrás en estos esfuerzos.

Debemos participar activamente en todas las elecciones para apoyar la democracia y proteger los derechos civiles. Yo diría que nadie debería creer que un voto personal no importa. Las elecciones se hacen por un estrecho margen y el impacto en nuestra vida diaria no puede exagerarse.

armin zade

Fuente: Armin Zadeh

Necesitamos trabajar en todas las plataformas disponibles y hacer frente a las tonterías, la desinformación y la intimidación. Inquebrantables en nuestros principios básicos de respeto por todos, debemos continuar acercándonos a aquellos que están dispuestos a escuchar. El amor siempre tiene razón, y sostengo que esto es cierto tanto para el amor como para la razón.

La xenofobia, el racismo y el desprecio por cualquiera son contrarios al amor. Cerrar nuestras mentes a la verdad y la razón socava los cimientos de nuestras comunidades, lo que también es antitético al amor. El amor requiere respeto, humildad y empatía– a cualquiera.

No podemos olvidar eso. No podemos quedarnos en silencio. Aunque el amor siempre tiene la razón, también es frágil y puede ser reprimido por la ideología. No todas las personas en la Alemania nazi eran monstruos sin amor, pero muchos se dejaron engañar por historias irracionales o no tuvieron el coraje de resistir. Si no defendemos el amor y la razón todos los días, podemos pagar un precio terrible, como lo ha demostrado la historia una y otra vez.



Source link