fbpx


Alex verde/Pexels

Crédito: Alex Green/Pexels

Contrariamente a la creencia popular, no es 100 por ciento necesario perdonar a otras personas para sanar profundamente y cambiar tu vida.

La idea de que primero debemos perdonar para seguir adelante es una tontería. Sentirse presionado para hacer algo generalmente indica que es mejor no hacer lo que cree que es necesario. En su lugar, da un paso atrás, respira hondo y explora tu verdad. motivación por perdón.

En lugar de comprender las fallas de los demás, a veces existe un valor protector al elegir no perdonar y olvidar. Cuando las personas excusan o justifican un acto, en cierto sentido están minimizando, excusando o incluso negando el papel de la otra persona en causar la ofensa. Tal práctica en realidad tiene un mayor impacto negativo en la salud mental de una persona que la falta de perdón.

Líderes, maestros, padres, mentores, autoayuda los gurús y las religiones de todo el mundo lo hacen proselitismo para liberar tu energía y permitirte avanzar. Debes perdonar. No estoy de acuerdo.

Bajo presión

Todo lo que se hace desde un lugar de presión no se siente en el corazón. Hacer cosas como ejercicio, comer sano dieta, renunciar al azúcar, dejar de beber, etc., cuando es forzado, tiene más que ver con la autopreservación emocional que con el deseo genuino. La presión es siempre una señal de que algo puede estar mal.

Sentir que necesitas perdonar a alguien, incluso si aún no estás en esa etapa, nunca se trata de la otra persona o de un intento genuino de reconciliación. Más bien, se trata de la necesidad de protegerse emocionalmente de lo que experimentará si no perdona. Perdonar a otra persona antes de que te sientas listo puede dañar tu salud mental y dificultar tu capacidad para seguir adelante.

investigar realizado en 2016 por Myung-Sun Chung encontró que la falta de perdón estaba asociada con síntomas de depresión. Sin embargo, Chung no pudo establecer una relación causal. Descubrió que la compasión por la propia experiencia y los sentimientos asociados con ella eran determinantes más importantes de si negarse a perdonar conduciría a resultados negativos para la salud mental.

Según la investigación psicológica, no se puede demostrar que la falta de perdón siempre conduzca a un desajuste psicológico. Sin embargo, obligar a alguien a perdonar antes de que sienta que está listo es una forma profunda de garantizar que ocurran estos síntomas depresivos. Desafortunadamente, muchas comunidades religiosas y culturales son culpables de imponer este tipo de presión oculta sobre las personas. En cambio, una de las experiencias más poderosas que ayudan a alguien a seguir adelante es cuando el delincuente asume la responsabilidad por el daño que ha causado.

La idea del perdón transmite la noción de que uno puede simplemente dejar de pensar en algo y tomar la decisión consciente de dejarlo ir, como si nuestro bienestar emocional y nuestra existencia energética estuvieran determinados por elección. Este enfoque ve el perdón como un proceso cognitivo y racional que no podría estar más lejos de la verdad sobre cómo funcionan los sentimientos y las emociones.

El perdón implica la energía de los sentimientos y las emociones, no de los pensamientos, y si se hace con sinceridad, la energía del corazón. Esto ocurre naturalmente cuando alguien revela y reflexiona sobre sus sentimientos acerca de lo que sucedió. Se necesita mucha resiliencia emocional, coraje y apoyo, y también requiere que las personas atraviesen sentimientos difíciles para descubrir qué sigue.

Muchas personas creen que son incapaces de soportar este proceso y tímido de la idea de confrontar sus sentimientos difíciles. La incapacidad de una persona para perdonar es una señal de que todavía necesita apoyo emocional con la navegación emocional y el procesamiento de sus sentimientos. Esto no es culpa de su carácter.

Artículos básicos sobre el perdón

Algunas personas se quedan aquí, en algunos casos durante horas, días, meses, años, décadas o incluso toda la vida. Sin embargo, la incapacidad de sentir tus sentimientos será lo que realmente te frene, no la incapacidad de perdonar.

Impecable reputación

Principal investigadores en el campo de la psicología, se cree que a veces es adaptativo recordar eventos importantes de la vida, tanto positivos como negativos, para que puedas aprender de esta experiencia. Dicen que conocer situaciones potencialmente dañinas o dañinas puede ayudar a las personas a protegerse de futuras dificultades y daños.

Sin embargo, en el proceso de perdonar a alguien, existe la consecuencia de querer hacer borrón y cuenta nueva, y ahí radica el mayor problema de todos. Al no responsabilizar a las personas por sus acciones, el mundo continúa lleno de la energía de la irresponsabilidad emocional y la idea de que no hay un impacto duradero en otra persona porque todo lo que se necesita es “simplemente perdonarlos” o “pedirlos”. perdón”. ¿Qué te motiva a vivir emocionalmente conscientemente, desarrollar autoconciencia y, lo más importante, asumir la responsabilidad de las consecuencias de tus acciones?

Al trabajar arduamente para ser lo más consciente posible de su impacto en los demás, desarrolla una responsabilidad emocional sobre cómo impacta a quienes lo rodean. Esto es lo que lleva a lo orgánico, al corazón, a lo espontáneo. empatía por la persona perjudicada. Y no solo es mejor que el perdón, sino que con el tiempo se convierte en una “cosa sencilla de hacer”.

Pensamientos finales

A menudo, cuanto más trabaja una persona en su crecimiento personal y sanación, más capaz es de desarrollar más corazón y compasión por los demás que le han hecho daño. A medida que se lleva a cabo este profundo proceso de transformación, hay un desarrollo natural de estos sentimientos y una comprensión más compasiva de por qué podrían haber actuado en primer lugar.

Aunque es fundamental para la salud mental y el bienestar emocional, la compasión no significa absolver a alguien de lo que ha hecho. Desarrollar la salud emocional significa tener la capacidad de responsabilizar a los demás por sus acciones. Y cuando sienta una inclinación natural a hacerlo, puede hacer todo lo posible por reconectarse, entendiendo que esto no significa que tenga que perdonar para experimentar el crecimiento.

Necesitamos preguntarnos cómo sería si, en lugar de apresurarnos a perdonar, construyéramos un puente para nuestros sentimientos, permitiéndoles ser los principios rectores de lo que debería suceder a continuación. Después de todo, solo podemos seguir adelante cuando sea el momento de hacerlo, no porque nos lo digan.



Source link