fbpx


Cristina I. Batcho

Fuente: Cristina I. Batcho

El procesamiento digital de datos y la realidad virtual se han apoderado de muchos aspectos de nuestras vidas. Las máquinas de escribir sustituyeron a los teclados, los álbumes de fotos -almacenamiento en dispositivos o en la nube, las reuniones personales -reuniones virtuales, etc. A medida que lo virtual se vuelve cada vez más dominante sobre la realidad concreta, nuestras vidas pueden simplificarse a medida que compramos y poseemos menos cosas. Tener menos cosas puede ser liberador. Ya no necesitamos llenar nuestros gabinetes con cajas de fotos o arrastrar pesadas pilas de libros de la biblioteca. Ya no necesitamos desempolvar estantes de libros y fotos o encontrar lugares para almacenar y organizar facturas, revistas, boletines, cupones o marketing catálogos Virtual ha ayudado a que nuestras vidas sean más cómodas, más eficientes e incluso más limpias.

Uno podría preguntarse si renunciar a los bienes materiales fue completamente beneficioso. ¿O ha habido consecuencias menos favorables para nuestro bienestar psicológico? Las cosas tienen diferentes valores: financieros, prácticos y psicológicos. Un artículo de colección puede valer mucho una vez, pero otras cosas parecen no tener un uso o valor obvio. Mucha gente guarda cosas que significan algo para ellos, pero algunas personas guardan cosas que no parecen importarles en absoluto. Excesivo archivo adjunto a las cosas puede considerarse insalubre. En 2013 tuvo lugar la quinta edición Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) introdujo criterios de diagnóstico para la acumulación como un trastorno separado. Las estimaciones de personas que cumplen los criterios para el trastorno de acumulación oscilan entre el 2,5 % y el 6 % de la población general. El acaparamiento se caracteriza por la dificultad para dejar ir las posesiones materiales, la adquisición excesiva o compulsiva de artículos nuevos y/o la desorganización con la incapacidad de evitar el desorden.

Por supuesto, la extrema propensión a guardar cosas afecta solo a una pequeña parte de la población. La mayoría de las personas eligen qué cosas conservar y cuáles desechar. Conservar cosas que no tienen un valor práctico evidente plantea interrogantes sobre el significado y la importancia psicológica de los objetos. En un nivel racional, el final antiguo de un boleto no es el buen momento que representa, el vestido de graduación no es la juventud que una vez disfrutó y la fotografía no es el ser amado que capturó hace mucho tiempo. Podemos tirar el souvenir sin destruirlo memoria relacionado con él. Pero mucha gente no quiere renunciar a ella. Las cosas que más significan para nosotros bien pueden obtener valor de la persona o personas asociadas con ellas. En un estudio reciente, un participante describió tener artículos caros que pertenecían a un hermano nativo que murió explicando que no le gustaba que la gente tocara un juguete especial que estaba con su hermano cuando murió. Otro participante explicó que cuando no quieren tirar algo, es porque sienten que están tirando la memoria asociada a ello.

Los objetos especiales tienen asignadas las cualidades y el valor de las personas o experiencias asociadas con ellos. De una forma u otra, una foto de alguien a quien amamos contiene algo de esa persona. Al descartar una fotografía, puede parecer que estamos descartando a la persona de la fotografía. Esto puede parecer irrespetuoso, desagradecido o desleal. La conexión emocional puede ser fuerte. Juguete suave con infancia puede ser reconfortante como lo fue una vez. Pero no es tan simple como mantener las cosas que conservan los buenos sentimientos que han adquirido. Las conexiones emocionales pueden ser complicadas porque las emociones no obedecen las mismas reglas que los principios lógicos. Los objetos que alguna vez brindaron alegría o consuelo pueden hacer que alguien se sienta triste, amargado o arrepentido en nuevas circunstancias. Relaciones fallidas, recibir información desfavorable sobre alguien o Sueños puede cambiar el impacto emocional de algo que alguna vez fue valorado. En algunos casos, alguien guarda algo relacionado con una experiencia dolorosa o algo que terminó mal. Un participante en un estudio reciente explicó que no pueden tirar los correos electrónicos de sus ex a pesar de que no los necesitan y ya ni siquiera los miran. Alguien puede guardar una parte negativa de su pasado como castigo cuando se sienten culpa, autoinculpación o autocrítica. También pueden querer aprender del pasado y creer que el recordatorio evitará errores futuros. Objetos relacionados con traumático los eventos se pueden guardar como un homenaje a aquellos que han sufrido o muerto por enfermedad, lesión o violencia, o como una forma de honrar su memoria. Los memoriales del horror pueden representar la esperanza de que el compromiso de nunca olvidar asegurará que el horror nunca vuelva a ocurrir.

Preservar los restos de nuestro pasado en cosas materiales es emocionalmente satisfactorio en formas que no se encuentran por completo en la realidad virtual. La realidad virtual psicológicamente distante no afecta nuestros sentidos de la misma manera que los objetos físicos y nos deja algo insatisfechos. Lo virtual puede permanecer intacto; no se empañará, arrugará ni rasgará. Paradójicamente, su naturaleza inmutable lo priva de la función psicológica primaria que realizan los objetos especiales. El cambio transmite el paso del tiempo. Es importante para nosotros ser capaces de dejar atrás el pasado, tanto bueno como malo. Cuando el final de un boleto o un sombrero viejo pierde su brillo, ayuda a liberar la influencia del pasado. Nos permite disfrutar de nuevas experiencias y crecer sin sentirnos culpables por dejar atrás el pasado que forma parte de nosotros. Poniendo un collar o una carta vieja en un cajón, cumplimos con nuestro deber. Con el tiempo, las cosas especiales sabiamente elegidas pueden ser liberadoras.



Source link