fbpx

[ad_1]

Libro de Andrea Wolf Rebeldes maravillosos se trata de un grupo de románticos que vivieron, amaron y trabajaron alrededor de 1800 en Jena: hombres y mujeres que fueron filósofos, escritores, poetas, científicos e ingenieros. Woolf cita a uno de los románticos, el poeta Novalis, que acuñó el símbolo de la inspiración de la flor azul, con su definición de lo que es el romanticismo: “Dando a lo ordinario un significado superior, haciendo que lo ordinario parezca misterioso, dando a lo conocido la dignidad de lo desconocido, y dándole a lo finito el brillo de lo infinito, lo idealizo” (p. 164). Tenga en cuenta que el significado original de la palabra “romántico” proviene de el romano en francés y El romano en alemán, novela en inglés. Se trata de una vida sobre la que vale la pena escribir en una novela dramática.

El movimiento romántico, que combinó el trabajo sobre poesía y ciencia, argumentó en contra de la cosmovisión materialista de su época, donde el universo no era más que una máquina sin alma gobernada por leyes físicas precisas de la naturaleza. Cualquier forma de milagro o espiritualidad quedó al descubierto por las creencias físicas. Más de 220 años después, esta cosmovisión científica prevalece, quizás mejor expresada en las afirmaciones frecuentemente leídas por neurocientíficos y filósofos de que los pensamientos y sentimientos pueden explicarse únicamente o por nada más que: neural procesos.

Imagen de Mark Wittman

Actividad cerebral fMRI cuando el sujeto estima la duración del estímulo.

Fuente: Imagen de Mark Wittman

La percepción de la conciencia como una ilusión se reduce a la actividad en el cerebro. Si entendemos el cerebro, sabemos todo sobre lo que es ser humano. De hecho, esta posición ideológica extrañamente trata de deshacerse de lo que es primario e inmediato: la conciencia fenoménica. Porque la conciencia, que supuestamente existe también para los fisicalistas reduccionistas, aún no ha sido explicada por la ciencia, por lo que no existe o es solo una ilusión. El filósofo británico Galen Strawson, en su artículo Cien años de conciencia: un largo estudio del absurdo, se burla del “episodio más notable en la historia del pensamiento humano” porque tales pensadores niegan la existencia de lo que todos saben con certeza. : experiencia consciente. El problema de la conciencia es tan sorprendentemente diferente de todos los demás problemas científicos (relacionados con el mundo objetivo) que los negadores quieren negarlo: no existe. Una vez asistí a una charla de un filósofo que declaraba apasionadamente que era un fisicalista, como si estuviera diciendo que era un activista político por una causa o un partidario del Liverpool FC. Sonaba muy parecido a la creencia ideológica que se suponía que era. defendiéndose de los herejes que todavía creen que el estudio de la conciencia es una entidad real en el mundo.

¿Por qué debería mencionar a los románticos en relación con el problema de la conciencia y el cerebro del siglo XXI? La ciencia del cerebro actualmente no tiene una respuesta al complejo problema de la conciencia, es decir, cómo la actividad neuronal genera experiencia. Todavía existe un abismo insuperable entre el nivel de los procesos neuronales (perspectiva objetiva) y la conciencia fenoménica como una perspectiva en primera persona de lo que experimentas. Anil Seth en su libro Ser tú resume elocuentemente algunas teorías de la conciencia desarrolladas recientemente. Sin embargo, todos los intentos abordan el sencillo problema de la conciencia, es decir, cómo funcionan los sistemas neuronales cuando “de alguna manera” se relacionan con la experiencia consciente. Ver relacionado Psicología Hoy correo, “Por qué la mayoría de las teorías neurocientíficas de la conciencia son incorrectas”.

Nadie tiene idea de cómo las sensaciones subjetivas pueden derivarse de la materia. No importa lo que nos digan los físicos y los neurocientíficos, no pueden explicar cómo surge la conciencia, por qué los humanos la informan y, por lo tanto, debe existir en el universo. ¿Por qué no iniciar un nuevo movimiento romántico que le dé a “lo ordinario un significado más alto, haciendo que lo ordinario sea misterioso, dando a lo conocido la dignidad de lo desconocido y dando a lo finito el brillo de lo infinito”? Como nadie tiene que entender cómo surge la conciencia, y como es tan común, tan relevante para nosotros, tan misteriosa y digna como lo desconocido, todos deberíamos romantizar a Annaka Harris en su libro consciente, proporciona al lector algunas ideas desarrolladas recientemente por científicos sobre adónde podría conducir ese viaje. Debemos pensar fuera de la caja si queremos entender la conciencia.

Los románticos desde 1800, por cierto, estaban profundamente interesados ​​​​en la ciencia. Querían combinar ciencia y poesía. El filósofo F. V. Y. Schelling en 1801 creía que la luz interior consciente que experimentamos es parte de la naturaleza. Yo y la naturaleza somos uno, dos caras diferentes de la misma moneda. Hablando en lenguaje moderno, la conciencia es la actividad del cerebro desde el interior. De manera similar, como discutió Galen Strawson, si todo está gobernado por leyes físicas, la conciencia también será parte de la física, la física en primera persona. Schelling y los románticos y partidarios de algunas ideas muy recientes tienen mucho en común. El mundo sigue siendo misterioso. La ciencia progresará con la brisa del romanticismo.

Nota: El filósofo alemán y romántico F. W. Y. Schelling tenía algunas ideas intuitivas sobre la conciencia que parecen ser compartidas por los conceptos modernos de la psicología y la neurociencia, sin mencionar los míos. En mi Psicología Hoy Blog, “El misterio del tiempo subjetivo: un argumento a favor de la encarnación”, Abogo por una estrecha conexión entre el sentido del tiempo y el sentido del yo corporal basado en la fenomenología y la investigación funcional del cerebro. El sentido del yo y el tiempo están estrechamente relacionados. Esto es exactamente lo que escribió Schelling en 1800: “El tiempo no es algo que discurre independientemente del Yo, sino que el Yo es el tiempo entendido en actividad”.

[ad_2]

Source link