fbpx


La era digital ha traído muchos nuevos medios de comunicación, pero también preocupaciones sobre la dirección de la sociedad y el impacto de la tecnología en los humanos. Estos temas ahora están en el centro de las discusiones sobre el impacto del mundo digital. Muchos estudios han analizado la relación entre el uso de la tecnología digital y los problemas de salud mental y física, pero ¿cuáles son las principales causas de la ansiedad por la tecnología digital? ¿Por qué tenemos miedo de esta tecnología y tenemos buenas razones para ello?

Las preocupaciones sobre el impacto de la tecnología están lejos de ser nuevas y ciertamente no surgieron en la era digital. La duración de la relación entre tecnología y inquietud apunta a un problema intratable, pero también nos permite usar pensamientos previos para aclarar la naturaleza y el origen de las ansiedades digitales. De hecho, un factor clave de la ansiedad relacionada con la tecnología se ha identificado durante mucho tiempo como un desajuste o discrepancia entre las estructuras sociales y los efectos de la tecnología, y muchas teorías psicosociales ayudan a explicar la naturaleza y las consecuencias de este desajuste.

Una de las pocas cosas en las que los psicólogos, los conductistas, los sociólogos, los psicólogos evolutivos e incluso los políticos están de acuerdo es que la evolución de la tecnología supera la evolución de la sociedad. Es decir, la tecnología se desarrolla más rápido que la sociedad a la que se le impone, y la sociedad aún debe “ponerse al día” para hacer frente a las consecuencias de la tecnología. los atractivo la inmediatez y rapidez de la tecnología atrae a las personas a su uso, y luego se encuentran en un nuevo mundo para el cual la sociedad no los ha preparado bien. Las discrepancias entre las demandas del mundo real y el digital, así como las inconsistencias causadas por querer usar la tecnología pero temer sus consecuencias poco conocidas, pueden ser la base del desarrollo de la ansiedad digital.

Esta suposición sobre los orígenes de la ansiedad digital resuena con muchas discusiones previas sobre nuevas tecnologías que surgen cuando el desarrollo tecnológico y la sociedad divergen entre sí. Una vívida analogía subraya esta preocupación de larga data. Platón estaba preocupado por los efectos nocivos de la escritura sobre la cognición y la tradición narrativa épica homérica (Fedro, 257c-259c): “Si los hombres aprendieran esto [writing and reading]infundirá el olvido en sus almas… Dejarán de hacer deporte memoria porque confían en lo que está escrito… por señales externas… Y esto no es cierto sabiduría … pero sólo una apariencia de sabiduría, porque al decirles muchas cosas sin enseñarles, les darás la impresión de que saben mucho, cuando en su mayor parte no saben nada.»

La misma preocupación se expresa 2000 años después sobre las tecnologías digitales en una revisión bien equilibrada de Marsh y Rajaram (2019): “… al confiar en Internet, puede transmitir un sentido de propiedad de la información externa y reducir la profundidad del procesamiento requerido para almacenar información, probablemente exacerbado por la velocidad con la que se devuelven los términos de búsqueda.»

Jacques Ellul analiza las razones por las que siempre surgen tales ansiedades acerca de la tecnología en los albores de la era digital en Sociedad tecnológica (1964). Ellul creía que el aspecto definitorio de la tecnología (y esto incluiría la tecnología digital) es la “técnica”, la suma de métodos reflexivos diseñados para brindar soluciones efectivas a un conjunto actual de problemas sociales. Sin embargo, en lugar de ayudar a los problemas, Ellul argumenta que la “técnica” comienza a dominar la sociedad de la que surgió, hasta que la técnica: “… elimina o subordina el mundo natural.»

Esto plantea la pregunta: ¿Por qué la tecnología está evolucionando más rápido que el mundo del que proviene, dejando a muchos en un estado de ansiedad por la inadecuación? Muchos comentaristas están de acuerdo en que esto se debe a que la tecnología (“técnica”) está diseñada específicamente para resolver problemas de manera eficiente y rápida. La tecnología digital hace que la comunicación sea más rápida, aunque es discutible si la calidad de la comunicación mejorará, como dice Sherry Turkle (Escapar de la conversación): “Vivimos en un universo tecnológico en el que nos comunicamos constantemente. Y, sin embargo, sacrificamos la conversación por una comunicación simple.La inmediatez y rapidez de la tecnología crean su propia popularidad y por lo tanto su uso.

BF Skinner informaron que tal inmediatez fue extremadamente empoderadora, mientras que otros señalaron que tal inmediatez proporcionaba una sensación de control y dominio. Una sensación de velocidad, inmediatez y dominio impulsa la aceptación de la tecnología por parte de las personas y permite que la tecnología avance más rápido que la sociedad (¡la legislación es un asunto extremadamente lento y tedioso!). Sin embargo, la tecnología da una sensación engañosa de dominio, no sobre lo que se debe dominar, sino solo sobre los medios percibidos de dominio. Vale la pena recordar que tal “falso dominio” puede ser una herramienta poderosa en marketing arsenal: tenga cuidado con las soluciones prometidas a los problemas cuando todo lo que se proporciona es un juguete de distracción, lo que significa que la tecnología pierde su propósito principal de resolver los problemas de la sociedad y se convierte en un fin en sí mismo.

Cuando el mundo tecnológico ya no refleja el mundo real, entonces las discrepancias e inconsistencias se hacen evidentes y las ansiedades se multiplican. La situación empeora cuando se superan las estructuras del mundo real diseñadas para combatir la influencia del universo tecnológico. Para explicar estos efectos, podemos utilizar la psicología de Carl Rogers, quien señaló que una discrepancia entre dos conjuntos de creencias, por ejemplo, sobre el mundo real y el digital, puede ser una fuente de estrés emocional y psicológico.

Rogers sugirió que la angustia resulta de las discrepancias entre las creencias sobre el yo real y el ideal, pero el concepto ampliado de incongruencia puede tener una aplicación dual para explicar los orígenes de las ansiedades digitales: sentimientos de incongruencia “sociales” e “individuales”. La sociedad a menudo ha evolucionado para permitir que las personas resuelvan conflictos entre conjuntos de valores o normas en competencia. Sin embargo, cuando estos conflictos están relacionados con fuerzas que van más allá de la experiencia social, como las causadas por el rápido desarrollo de las tecnologías digitales, las personas se quedan solas con menos reglas para guiar sus elecciones.

Cuando la “tecnología” ha suplantado y disminuido las mismas reglas sociales que podrían ayudar, deja a las personas con la posibilidad de elegir entre las normas del mundo real y el mundo digital, pero sin ayuda ni orientación para crearlas, vemos inconsistencias y esa ansiedad surgen fácilmente. Este conflicto se exacerba a nivel individual porque existe una incongruencia creada por el deseo de usar la tecnología digital cuando se sabe que la tecnología causa problemas: lo “real” está en desacuerdo con lo “ideal”, según Rogers. Nuevamente, esta discrepancia conducirá a la ansiedad.

Así, hay un doble desajuste: un choque entre la cultura real y la digital, y un choque entre los valores de querer usar tecnologías digitales y no. Como resultado, las fuentes de la ansiedad digital se encuentran no solo en el impacto directo de esta tecnología en la psicología de las personas, sino también en cómo una nueva tecnología de rápido desarrollo atraviesa las defensas sociales existentes.



Source link