fbpx


Es bien sabido por lo que está pasando. eventos adversos en la infancia (por ejemplo, mala conducta, Violencia domésticao paterno abuso de sustancias psicoactivas) asociados con problemas de salud mental. Pero a pesar de décadas de investigación, todavía no sabemos hasta qué punto experiencias infantiles adversas (ACE) causan problemas de salud mental.

Esta confusión surge del hecho de que es probable que los niños expuestos a los inhibidores de la ECA experimenten otros factores de riesgo de problemas de salud mental, incluidos factores sociales como la pobreza, así como factores genéticos. Por lo tanto, no está claro si los niveles más altos de problemas de salud mental en personas que han experimentado ACE están relacionados con la adversidad como tal o con otros riesgos.

Está claro que es probable que los niños expuestos a los inhibidores de la ECA estén expuestos a otros factores de riesgo social, como la pobreza. Pero, ¿por qué los niños desfavorecidos podrían tener una mayor predisposición genética a los problemas de salud mental?

pexels

Fuente: Pexels

Primero, sabemos que ACE es más común en familias donde los padres tienen problemas de salud mental, y los problemas graves de salud mental en los padres también se consideran ACE. Esto significa que los niños que viven en esas familias tienen más probabilidades de heredar una predisposición genética a los problemas de salud mental de sus padres, así como de experimentar un entorno adverso.

En segundo lugar, también es posible que los padres tengan actitudes negativas hacia los niños que han heredado problemas de salud mental. Por ejemplo, los padres pueden fallar más a menudo hiperactivo niños, lo que hace más probable que a esos niños les griten o los disciplinen físicamente.

estos son ejemplos correlación gen-ambiente, mientras que la influencia del medio ambiente depende del genotipo humano. Tales correlaciones gen-ambiente pueden implicar que la asociación entre ACE y la salud mental puede explicarse, al menos parcialmente, por factores genéticos.

En el reciente investigarnos propusimos considerar genética para comprender mejor los efectos ambientales de los inhibidores de la ECA en la salud mental. Para ello, estudiamos a más de 11.000 niños genotipados que participaron en UK Estudio Longitudinal Avon de Padres e Hijos o con sede en EE. UU. Estudio del cerebro y desarrollo cognitivo de los adolescentes. Para evaluar las ACE (maltrato, violencia doméstica, problemas de salud mental de los padres, abuso de sustancias de los padres, delincuencia de los padres y divorcio de los padres), utilizamos información de entrevistas entre padres e hijos. Evaluamos los problemas de internalización de los niños (p. ej., inquietud y depresión) y externalización de problemas (p. ej., TDAH y conducta disruptiva) a través de informes de los padres cuando los niños tenían 9 o 10 años.

Para evaluar la predisposición genética del niño a los trastornos mentales, calculamos evaluaciones de riesgos poligénicos. Los puntajes de riesgo poligénico indexan la predisposición genética de una persona a un trastorno (como la depresión) según la cantidad de variantes genéticas de riesgo que tienen para ese trastorno. Calculamos las puntuaciones de riesgo poligénico de los niños para una variedad de problemas de salud mental, que incluyen depresión, ansiedad, esquizofrenia, trastorno bipolarTDAH, autismoconducta antisocial y abuso de alcohol.

Primero, probamos si los niños con una mayor predisposición genética a los problemas de salud mental tenían más probabilidades de experimentar ACE. Descubrimos que este era el caso: los niños con puntajes de riesgo poligénico más altos para problemas de salud mental (como depresión, TDAH y esquizofrenia) tenían, en promedio, un poco más de probabilidades de experimentar ACE.

Es importante tener en cuenta que esto no significa que la exposición a la ACE sea genética, que sea culpa del niño o que no se pueda prevenir. Por el contrario, los datos obtenidos indican que los niños con una mayor predisposición genética a los problemas de salud mental experimentan ACE algo más a menudo en promedio.

Este hallazgo probablemente refleja, al menos en parte, una correlación pasiva entre genes y ambiente en la que los padres con problemas de salud mental transmiten esta predisposición genética a sus hijos y crean un ambiente adverso. Por ejemplo, un padre deprimido puede transmitir variantes genéticas de riesgo de depresión a su hijo y tener más dificultades para interactuar con él.

Pero a pesar de estas influencias genéticas, es importante enfatizar que las ACE también están influenciadas por factores sociales y ambientales modificados. factores de riesgo y esto se puede prevenir de manera efectiva a través del medio ambiente intervenciónme encanta paternidad programas de apoyo.

Luego, probamos hasta qué punto cualquier asociación entre ACE y la salud mental podría explicarse por la predisposición genética de los niños a los problemas de salud mental. Después de controlar los factores de riesgo poligénicos para problemas de salud mental, encontramos que las ACE permanecieron asociadas con problemas de salud mental.

Experiencia infantil adversa. Lectura importante

Sin embargo, los puntajes de riesgo poligénico no son la mejor manera de explicar los factores genéticos, ya que solo capturan parcialmente la predisposición genética de una persona a los problemas de salud mental. Para superar esta limitación, utilizamos un un nuevo método estadístico que evalúa las asociaciones entre los factores ambientales y los resultados en un escenario en el que los factores de riesgo poligénicos pueden explicar una mayor susceptibilidad genética a los problemas de salud mental.

Usando este método, encontramos que los factores genéticos explican al menos parte de la asociación entre ACE y la salud mental. Es de destacar que el abuso infantil y los problemas de salud mental de los padres todavía estaban asociados con problemas de salud mental infantil, independientemente de los factores genéticos. Esto sugiere que experimentar abuso ambiental y vivir con un padre con problemas de salud mental puede afectar la salud mental de los niños.

Nuestro estudio no está exento de limitaciones. Primero, observamos un conjunto limitado de ACE, pero muchas otras adversidades afectan a los niños, p. burla o la muerte de un familiar. En segundo lugar, nuestro estudio se basó en participantes de ascendencia europea, por lo que es importante investigar si los resultados se generalizan a poblaciones de diferentes orígenes. Finalmente, aunque examinamos el papel de los factores de riesgo individuales (p. ej., predisposición genética y ACE), las desigualdades estructurales más amplias (p. ej., la pobreza) pueden desempeñar un papel importante al influir tanto en la ACE como en la salud mental.

En general, sin embargo, nuestros hallazgos pueden informar la formulación de intervenciones para prevenir que los niños desarrollen problemas de salud mental. Debido a que el maltrato de los padres y los problemas de salud mental se han relacionado con los problemas de salud mental de los niños a través de vías ambientales, la prevención de tales experiencias puede ayudar a prevenir problemas de salud mental en la población. Por lo tanto, la inversión en programas de apoyo a los padres y la atención eficaz de la salud mental de los padres no solo podría mejorar el funcionamiento familiar, sino también prevenir problemas de salud mental costosos en el futuro.

El apoyo de salud mental asequible es esencial para prevenir el desarrollo de problemas de salud mental en los niños expuestos a los inhibidores de la ECA. Debido a que los niños expuestos a los inhibidores de la ECA eran más propensos a tener una predisposición genética a los problemas de salud mental, los métodos terapéuticos destinados a tratar la enfermedad hereditaria psiquiátrico vulnerabilidades (por ejemplo, a través del desarrollo de habilidades) puede reducir el riesgo de desarrollar problemas de salud mental.

Esta publicación fue escrita por Jesse Baldwin, Ph.D., Megan Briggs y Jean-Baptiste Pingo, Ph.D.



Source link