fbpx

[ad_1]

“¿Quién inventó primero el trabajo y ató el espíritu libre de las vacaciones?” — Carlos Cordero

freud postuló que para ser verdaderamente saludable en la edad adulta, uno debe desarrollar competencia en las áreas de amor y trabajo, llegando incluso a decir que “el amor y el trabajo son las piedras angulares de nuestra humanidad”. Dado el hecho de que, según Mental Health America, el 70 por ciento de los empleados están buscando otro trabajo, esta piedra angular parece estar en terreno inestable.

Nuestra relación de amor/odio con el trabajo

Los trabajadores estadounidenses parecen tener una relación de amor/odio con el trabajo. Mientras que algunos encuentran realización personal, ganancias financieras y el apoyo de amigos en el trabajo, muchos otros consideran que “Take This Job and Shove It” es su himno nacional no oficial. A pesar de la ansiedad, muchas personas optan por quedarse en trabajos que desprecian abiertamente, y no solo por razones económicas. Parece que la letra pequeña de las declaraciones de misión de la mayoría de las empresas dice: “Si no estás descontento, no eres uno de nosotros”.

Las posibles explicaciones de por qué muchas personas hacen tanto ruido acerca de que no les gustan los trabajos a los que siguen presentándose incluyen:

  • La gente odia su trabajo pero le encanta quejarse.
  • La gente ama su trabajo, pero les encanta quejarse más.
  • La gente no sabe cómo odiar silenciosamente su trabajo.

Está claro que hay personas cuyo trabajo incluye deberes muy desagradables. Sin embargo, lo que la mayoría de la gente odia de su trabajo no son necesariamente las responsabilidades en sí mismas. Los factores más comunes son:

  1. Un aumento en el salario mínimo.
  2. Falta de oportunidades de ascenso.
  3. Horas extraordinarias excesivas.
  4. Un ambiente de trabajo que no es alentador. trabajo en equipo.
  5. Un jefe que no te permite trabajar con flexibilidad.

La infelicidad que provoca pasar gran parte del día rodeado de otras personas infelices es sin duda la razón por la que muchas personas señalan a sus compañeros como principal fuente estrés. Esto también puede explicar la estadística alarmante de que la mayoría de los ataques cardíacos ocurren los lunes por la mañana.

Desde una perspectiva sociológica, el trabajo, especialmente en la cultura estadounidense, ha sufrido muchas transformaciones. Hemos evolucionado del trabajo manual para satisfacer las necesidades básicas, el trabajo duro para ganar la gracia de Dios, el trabajo forzado para satisfacer las necesidades de la revolución industrial, los sindicatos para proteger los derechos de los trabajadores y, más recientemente, a un trabajo de amor donde uno encuentra el crecimiento personal. y cumplimiento.

El hecho de que tantos estadounidenses califiquen el trabajo como dañino para su salud psicológica y física sugiere que los dolores de parto no están creando un mayor bienestar, sino más bien una disminución de la sensación de bienestar. autoestima. Esta discrepancia entre las expectativas y la realidad, junto con la inestabilidad económica adicional, ha creado la sensación de que el trabajo en sí mismo es un riesgo laboral. Finalmente, el estrés y la tensión de la jornada laboral solo aumentan cuando nos unimos al coro de otras almas descontentas que, en lugar de liberar energía negativa, elevan su energía vibratoria a niveles tóxicos.

En una economía de servicios donde más personas trabajan con la cabeza que con las manos, odiar el trabajo de uno parece servir como una insignia cultural de honor, un reconocimiento de la ética del trabajo. El mal humor en el trabajo ha reemplazado la suciedad debajo de las uñas y las manos callosas como señal de trabajo duro. Si dudas de que exista una sociedad real pegado Con esta experiencia en mente, intente lo siguiente: camine con orgullo hacia su lugar de trabajo y declare en voz alta que ama su trabajo. No solo lo interrogarán, sino que también se le puede pedir que se someta a una prueba de detección de drogas.

Aprendamos a odiar en silencio nuestro trabajo

Si Freud tenía razón, tendremos que encontrar formas de estar felices, o al menos satisfechos, con nuestro trabajo. Esto no significa que nos rindamos al sufrimiento, sino que descubramos formas de encontrarle sentido al sufrimiento. Por el contrario, esto no significa que debamos saltar de nuestros trabajos, buscando desesperadamente el único trabajo que está destinado a nosotros, que nunca nos defraudará ni nos fallará. Esto significa que tenemos que bajar el tono de nuestra retórica anti-trabajo y aprender a odiar silenciosamente nuestros trabajos.

Odiar silenciosamente tu trabajo es, de hecho, una atención prácticas donde las hondas y flechas de nuestros escandalosos lugares de trabajo se convierten en un recordatorio común de las “4 nobles verdades” del sufrimiento en el trabajo (es importante entender que en la tradición budista el término sufrimiento o dukha, más claramente entendido como satisfacción o lo que solemos llamar estrés):

  1. La verdad del sufrimiento: No importa lo que hagamos para ganarnos la vida, el sufrimiento es parte del mundo laboral.
  2. La verdad del origen sufrimiento: el sufrimiento se produce cuando el trabajo entra en conflicto con nuestros valores, el valor principal, el no trabajo.
  3. La verdad sobre la terminación: No tenemos que esperar hasta Jubilación para aliviar nuestro sufrimiento en el trabajo.
  4. La verdad del Camino: Hay un camino para nosotros hacia un estado de menos sufrimiento que no pasa por la oficina de desempleo.

Odiar silenciosamente tu trabajo se puede reducir a unos simples pasos:

  1. Admitamos que hasta que ganemos la lotería, el trabajo es una parte tan importante de la ecuación de la edad adulta y es tan vital para esta etapa de la vida como lo son los binkies para la niñez.
  2. Deja de esperar que la gente reconozca nuestras cualidades redentoras si nos negamos a mostrarlas.
  3. Date cuenta de que vivir de cheque en cheque sigue siendo mejor que vivir sin cheque de pago.
  4. Acepte que el equilibrio entre el trabajo y la vida es una escala falsa: es la vida laboral y la vida no laboral, y cuanto más combina las dos, más infeliz se vuelve.
  5. Comprométase a encontrar mentores, entrenadores o consultores que puedan compartir sabiduría ¿Qué pasa si encuentras un carrera un camino sin obstáculos, probablemente no lleva a ninguna parte.

[ad_2]

Source link