fbpx


David Spiegel, MD, con Sarah Sherwood, MA

Los terribles tiroteos recientes en Filadelfia, Buffalo y en la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, ilustran algunas de las razones por las que muchos niños y sus padres tienen problemas graves de salud mental. Viven en un mundo muy aterrador que parece estar fuera de control. Estamos viendo a Rusia invadir a la vecina Ucrania. Sars-Co-V-2 infecta, mata y muta en todo el mundo. Los incendios forestales se están extendiendo junto con el calentamiento global. Y para los padres que quieren modelar la respuesta correcta para sus hijos, es igual miedo y inquietud también más alto que nunca registrado.

A principios de esta primavera, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS, por sus siglas en inglés) publicó un estudio en el Journal of the American Medical Association. JAMA Pediatría que reporta un aumento significativo en el número de niños diagnosticados con trastornos mentales. Un estudio realizado por la Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA, por sus siglas en inglés) encontró que entre 2016 y 2020, la cantidad de niños de 3 a 17 años diagnosticados con ansiedad aumentó en un 29 por ciento, y los niños con depresión en un 27 por ciento. Según la Asociación Estadounidense de Psicología (APA), los adultos y los padres también experimentan ansiedad.1 En la investigación sobre salud mental que realizamos al comienzo de la pandemia, encontramos que los jóvenes y las mujeres eran los más afectados.1

enfermedad mental vs. solo violencia

Nuestro país paga un alto precio por cada acto de violencia masiva. No son solo las víctimas inmediatas, los sobrevivientes, sus familias y amigos los que sufren, sino también nuestras comunidades, niños y familias. ¿Cómo explicar la violencia cometida por el criminal? Se ha vuelto popular afirmar que la enfermedad mental es la causa. ¿Pero es así?

APA establece que el diagnóstico por sí solo no puede determinar quién es probable que cometa actos de violencia.2 De hecho, la gran mayoría de los delincuentes violentos no son enfermos mentales, como lo han demostrado años de investigación. Según un estudio publicado por la APA, de todos los delitos cometidos por personas con trastornos mentales graves, solo el 7,5 por ciento estuvo directamente relacionado con síntomas de enfermedad mental.3 Además, el estudio no encontró una relación entre los síntomas de la enfermedad mental y criminalidad. Sin embargo, seguimos vinculando la enfermedad mental y el crimen, a menudo con un intenso debate.4

De hecho, la mayoría de las veces culpamos a las víctimas. Sabemos que las personas con enfermedades mentales en realidad tienen más probabilidades de ser víctimas de delitos violentos que perpetradores.5 Muchos síntomas psiquiátrico Las condiciones son conductas que se consideran antisociales o delictivas.6 Como resultado, tenemos una idea equivocada sobre la relación de causa y efecto entre la enfermedad psiquiátrica y el crimen.

La gente, naturalmente, quiere sentirse segura y ha recurrido a la posesión de armas como una solución a su estrés y ansiedad por el aumento de la violencia en el país. En un estudio de Stanford de 26,3 millones de residentes de California, publicado en Revista de medicina de Nueva Inglaterra (NEJM), entre quienes compraron pistolas, el riesgo suicidio la posesión de armas de fuego fue 7,8 veces mayor para los hombres y 35 veces mayor para las mujeres en comparación con los no propietarios de armas.2 Las tasas de suicidio por otros medios no fueron más altas entre los propietarios de armas. Este estudio confirmó un estudio previo de casos y controles también publicado en Revista de medicina de Nueva Inglaterraque mostró que los hogares con armas de fuego tenían de tres a cinco veces más probabilidades de morir por suicidio que aquellos sin armas.7

En un estudio reciente, un equipo de Stanford analizó si tener un arma de fuego en el hogar protege contra el homicidio.3 En este estudio de 17,6 millones de residentes de California, los investigadores encontraron que la tasa de mortalidad por homicidio era más del doble entre quienes vivían en hogares con armas, y el riesgo de ser asesinado por un cónyuge o pareja era siete veces mayor. más alto; El 84 por ciento de estas víctimas eran mujeres. Por lo tanto, tener un arma de fuego en el hogar brindaba más riesgo que protección.

Esto es especialmente importante porque uno de cada tres hogares estadounidenses contiene al menos un arma de fuego, y la evidencia de estudios ecológicos y controlados sugiere que el acceso a las armas tiene el efecto contrario. Está claro que la violencia armada es una causa de enfermedad mental, no un resultado de ella. El fácil acceso a las armas aumenta el riesgo de suicidio, homicidio y lesiones graves. La amenaza de tales tragedias y su ocurrencia provoca un estrés mental significativo, por lo que siempre es mejor prevenir. Los efectos directos e indirectos de tales peligros tienen un efecto perjudicial sobre nuestra salud mental.

Cómo podemos responder al estrés de la violencia en nuestra sociedad

Sin embargo, quienes son testigos de la violencia pueden verse profundamente afectados por lo que ven, incluso en las noticias de la noche. Todos necesitamos al menos un medicamento para el miedo y la ansiedad que realmente funcione. Estas decisiones deben incluir un plan diario de apoyo a la salud mental. Una práctica diaria de desempacar después de ver las noticias o en cualquier momento enfatizado el malestar social es de primordial importancia. Esto es sabio limitar la cantidad diaria traumático iniciar sesión desde las redes sociales y otros medios. El conflicto verbal y físico es ahora una realidad constante en nuestra cultura con personajes icónicos que nos sorprenden casi a diario. Debemos cuidarnos.

Como investigador y psiquiatra, pasé mi carrera profesional hablar sobre el estrés y sus beneficios hipnosis y autohipnosis para aliviar el estrés. A través de años de cuidadosa investigación y estudio, sabemos que la hipnosis es la forma más antigua conocida terapia, ayuda a sobrellevar el estrés y la ansiedad que sentimos. Piense en la hipnosis como un calmante natural para el estrés. Probado por años de ciencia, proporciona la relajación profunda y el estado de flujo necesarios para restablecer nuestros cerebros ocupados y ansiosos. Amo meditación En la práctica, muchas personas pueden realizar la hipnosis por su cuenta.

Otros agentes terapéuticos que pueden ayudar con el uso regular incluyen:

  • La autohipnosis con tecnología puede ser más conveniente y privada que una sesión de hipnosis
  • La música relajante también puede crear un estado hipnótico.
  • Terapia cognitiva o hablar sobre cómo te sientes
  • Hablando con un amigo cercano en quien puedes confiar
  • Trabajo voluntario significativo

Necesitamos este reinicio porque el estrés y la ansiedad se han vuelto demasiado comunes. Puede crear una práctica diaria de manejo del estrés saludable y científicamente probada. Mejor aún, desea un hogar que sea más resistente al estrés y la ansiedad en los años venideros.

La colaboradora Sarah Sherwood es escritora científica y socióloga con sede en San Mateo, California.



Source link