fbpx

[ad_1]

Tamas Pap/Unsplash

Fuente: Tamas Pap/Unsplash

El trastorno por evitación/restricción de alimentos (ARFID) es desorden alimenticio con síntomas de restricción y evitación de alimentos. Es importante destacar que no es causada por problemas con la forma corporal y el peso, lo que la distingue de la anorexia nerviosa (AN).

Desafortunadamente, solo estamos comenzando a comprender qué factores biológicos contribuyen al desarrollo de ARFID. Sin embargo, es importante porque ARFID puede tener un impacto negativo en la salud física y mental de una persona, así como en su calidad de vida.1

La investigación hormonal es un área de estudio en la neurobiología de ARFID. Un objetivo específico de este estudio es comprender cómo la disfunción de las señales de hambre y saciedad puede desempeñar un papel en el inicio y mantenimiento de ARFID.

Colecistoquinina (CCK) y obesidad

Varias sustancias químicas corporales diferentes determinan la saciedad. Uno de estos químicos es la colecistoquinina (CCK), una hormona producida en el intestino delgado que regula la digestión y la saciedad.11 Cuando los alimentos ingresan al intestino delgado, las células intestinales liberan CCK; una vez liberada, la CCK actúa como clave para las proteínas llamadas receptores. Estos receptores CCK están diseñados específicamente para CCK y están ubicados en todo el sistema digestivo y el cerebro.

algodónbro/Pexels

Fuente: cottonbro/Pexels

Cuando la CCK se une a un receptor ubicado en el intestino, estimula la liberación de bilis y enzimas digestivas de la vesícula biliar y el páncreas; estos jugos digestivos ingresan al intestino delgado y descomponen los alimentos. Para garantizar que el intestino delgado no se interrumpa durante este proceso, CCK restringe la entrada de alimentos; también reduce nuestro apetito al enviar señales desde el intestino al centro de “alimento” del cerebro, el hipotálamo, a través de la sangre o una vía llamada nervio vago.2 Cuando estas señales llegan al cerebro, las células del hipotálamo liberan CCK, lo que nos hace sentir llenos.3

Grelina y hambre

La grelina tiene la función opuesta a la CCK. Cuando el estómago está vacío, se libera grelina como una forma de estimular la comida, provocando el hambre.5 Al igual que CCK, actúa como un interruptor para receptores de grelina específicos ubicados en el sistema digestivo y el cerebro. Al igual que CCK, la grelina en el intestino se comunica con el cerebro a través de la sangre y el nervio vago.6 En el tracto gastrointestinal o el cerebro, cuando la “clave” de grelina coincide con el receptor de grelina, se producen varios efectos, uno de los cuales es el hambre.12

CCK, Grelina y ARFID

Solo unos pocos estudios han examinado el papel de CCK y grelina en ARFID.

El Dr. Murray y sus colegas de la Escuela de Medicina de Harvard fueron los primeros en investigar CCK en ARFID.4 Para su estudio, reclutaron a 125 hombres y mujeres de entre 10 y 23 años. De estos participantes, 83 tenían un diagnóstico de ARFID o ARFID subclínica, mientras que 42 se consideraban “sanos”.

El estudio requería que los participantes ayunaran y luego proporcionaran una muestra de sangre en la que se midieron los niveles de CCK. Hicieron esto porque después del ayuno, los niveles de CCK suelen ser bajos porque no se lleva a cabo la digestión. Sin embargo, en este estudio, se encontró que los participantes con ARFID tenían, en promedio, niveles más de tres veces más altos de CCC circulante en comparación con los participantes sin ARFID.4 Esto sugiere que hay algo “único” en el proceso digestivo de las personas con ARFID, y es posible que no experimenten saciedad de la misma manera que las personas sin ARFID.

jarmoluk/Pixabay

Fuente: jarmoluk/Pixabay

En un estudio separado de 2021, el Dr. Becker y sus colegas investigaron el papel de la grelina en ARFID.7 Para su estudio, reclutaron mujeres de entre 10 y 22 años que habían sido diagnosticadas con ARFID o anorexia nerviosa (AN). También incluyeron participantes sin ningún trastorno a modo de comparación.

A los participantes en este estudio se les pidió que ayunaran y luego proporcionaran una muestra de sangre. Por lo general, los niveles de grelina serán altos después del ayuno porque la grelina estimula el hambre. Se ha demostrado que las personas con AN, que es otro trastorno por restricción de alimentos, tienen niveles muy altos de grelina después del ayuno.7 Por lo tanto, Becker et al. (2021) esperaban que las personas con ARFID mostraran niveles igualmente altos de grelina después del ayuno.

Sin embargo, lo que encontraron los sorprendió. En su estudio, los participantes con ARFID tenían niveles de grelina significativamente más bajos después del ayuno que los participantes con AN.7 En comparación con las personas sin ninguno de estos trastornos, los participantes con ARFID tenían niveles de CCK ligeramente más altos, aunque esto no fue significativo. Esto sugiere que la gravedad de las anomalías de la grelina puede ser un factor diferenciador entre ARFID y AN, donde las personas con ARFID tienen niveles de grelina ligeramente elevados después del ayuno, pero no en la misma medida que aquellos con AN.

Conclusiones

Kat Smith / Pexels

Crédito: Kat Smith/Pexels

Aunque es tentador concluir que estas anomalías hormonales son la causa de la restricción alimentaria en ARFID, no es tan sencillo. Esto se debe a que la CCK y la grelina están involucradas en otras funciones corporales, incluidas inquietud,8 pánico,8 otorgar,8; 9 y motivación.10 Este puede ser un nivel atípico de estos hormonas en ARFID no contribuyen al trastorno al alterar las señales de alimentación. Por ejemplo, en el estudio de Murray, CCK no se relacionó significativamente con las calificaciones subjetivas. apetito.4 Por lo tanto, la desregulación de CCK y grelina puede contribuir a ARFID a través del aumento de la ansiedad o la alteración de la motivación para comer. De hecho, se ha demostrado que la ansiedad juega un papel en la evitación de alimentos en ARFID.trece

Los estudios futuros deberían continuar midiendo las hormonas involucradas en el comportamiento alimentario para la investigación de ARFID. Sin embargo, se debe prestar más atención a la investigación del papel de estas hormonas en funciones más allá de la alimentación.

[ad_2]

Source link