fbpx


Armin Rimoldi/Pexels, usado con permiso

Crédito: Armin Rimoldi/Pexels, usado con autorización

Dado mi subtítulo, podrías pensar que soy un ludita o un pollo loco (“¡Skype se bloquea!”). Pero no soy un chiflado anti-tecnología (en realidad, no lo soy). Pero a lo largo de los años, asumí el papel de un Paul Revere moderno (“¡Vienen los tecnólogos!”), Queriendo advertir a la gente sobre el daño real que nos están causando los últimos 20 años de avances tecnológicos. personalmente y socialmente.

Me sentí obligado a escribir esta publicación porque tener auriculares parece ser la regla ahora y no la excepción cuando estoy en el mundo. Cuando veo a los niños caminando a casa desde la escuela, la mayoría de ellos usan audífonos. Cuando paseo a mi perro en nuestro vecindario o salgo a correr en nuestro carril bici local, la mayoría de los adultos también tienen estas pequeñas piezas de plástico blancas (seamos realistas, casi todos los AirPods de Apple) en sus oídos. Cuando los estudiantes están estudiando y los empleados están trabajando, es más probable que usen auriculares.

“El medio es el mensaje”

Quizás se pregunte cómo algo tan pequeño y ubicuo como los auriculares puede ser peligroso para nosotros y una amenaza para la sociedad civilizada. Tampoco estoy hablando de lo que escuchan los usuarios de auriculares (también con auriculares). Por supuesto, hay mucha música poco saludable (p. ej., misógina, racista) y podcasts tóxicos (p. ej., antagónicos, inflamatorios) que pueden envenenar nuestra psique y dañar a nuestra sociedad. Pero como dijo Marshall McLuhan, un visionario de mediados del siglo XX: “El medio es el mensaje.” Lo que quiere decir con este dicho un tanto críptico es que, si bien el contenido ciertamente nos afecta de manera fuerte y, por lo general, abiertamente, los medios por los cuales se comunica ese contenido pueden afectarnos de manera igual y más sutil, individual y colectivamente.

El simple hecho de usar audífonos y escuchar lo que sea que escuches (no importa el contenido) nos hace un daño potencialmente irreparable a nivel psicológico, emocional y social.

Quizás el aspecto más preocupante del uso constante de auriculares es el purgatorio en el que se encuentra nuestra mente. Nos encontramos en un estado de limbo entre conectarnos con el mundo exterior a través de alguna interacción social y conectarnos con nuestro mundo interior de pensamientos y emociones.

Prevención de la atención

Esta suspensión también nos impide experimentar plenamente nuestro mundo psicológico y emocional. Al concentrarnos en lo que estamos escuchando, nos distraemos de nuestros propios pensamientos y emociones. En otras palabras, los auriculares evitan que seamos recordando su experiencia interior.

Experimentar plenamente nuestra vida interior es vital para conocernos y comprendernos a nosotros mismos y para actuar de manera que apoye nuestra salud mental y nuestro bienestar. Con los auriculares colocados firmemente en nuestros oídos, no podemos saber fácilmente si nos sentimos felices, tristes, emocionados, enojados, contentos, decepcionados o enamorados porque es menos probable que nos demos cuenta o pensemos en nuestras emociones. Sin experimentar la gama completa de emociones, perdemos lo que hace que la vida sea significativa y rica, lo que nos hace sentir vivos. Para algunos, los auriculares son una forma de autodefensa contra un mundo que ven como hostil u hostil. automedicación les impide sentir cualquier dolor del que están tratando de adormecerse.

Perder la capacidad de aburrirse

Otro aspecto un tanto desagradable del entretenimiento constante con auriculares es que las personas pierden la capacidad de aburrirse. Ahora podrías pensar que eso es algo bueno porque aburrimiento es, bueno, aburrido. pero el aburrimiento es en realidad una función evolutiva vital que fomenta el pensamiento no estándar, estimula Artey cataliza la investigación. Cuando estamos aburridos, nos motiva buscar nuevas experiencias, salir de nuestra zona de confort y probar cosas nuevas. Gracias a la estimulación continua que crean los auriculares, la mente se centra en el contenido, evitando que nuestra mente divague y sueñe despierta. Son estos momentos de pensamiento no lineal los que generan nuevas ideas, innovaciones y descubrimientos.

Conexión social que bloquea la pared

Conexión social vital para nuestra salud y felicidady los auriculares evitan que se produzcan estas importantes conexiones. Porque nuestro atención Atrapados en esta zona de escuchar contenido de ni aquí ni allá, es menos probable que nos demos cuenta de los demás porque nuestro enfoque está firmemente anclado en este limbo que no está del todo dentro ni del todo fuera de nuestra conciencia.

Estoy seguro de que has estado en una situación en la que quieres hablar con alguien, pero no lo haces porque no quieres molestarlo. Cuando usa auriculares, también envía una señal a quienes lo rodean de que no desea que lo molesten. Y piensa en esos momentos espontáneos de tu vida cuando conociste a alguien que se volvió importante para ti (o no tuviste esos momentos porque siempre estás conectado). Ocurrieron porque estabas abierto al mundo que te rodea. Con la ayuda de los auriculares, creas un muro virtual que te rodea y mantiene a los demás fuera de tu mundo.

Me recuerda a un poderoso video de YouTube de hace ocho años llamado “Buscar”, que ilustra, de una manera muy inquietante, cómo la vida puede ir de dos maneras muy diferentes dependiendo de si miras hacia arriba para ver una oportunidad que se presenta, o no la ves porque estás mirando tu teléfono (o, en este caso, se absorbe en los auriculares).

Esta desconexión auditiva también tiene consecuencias de gran alcance más allá de nosotros mismos y del mundo inmediato. Nosotros como familias, comunidades, sociedades y países ya no aplicamos el pegamento que nos mantiene unidos, facilita la comunicación, resalta nuestras experiencias compartidas y construye relaciones profundas y duraderas. Es cierto que el distanciamiento individual no tendrá un impacto notable en nuestra sociedad en su conjunto, pero multiplica esta práctica común (y adictiva) por miles de millones, y no es difícil ver cómo podría contribuir a la ruptura gradual de los lazos que nos unen.

¿Que estamos haciendo?

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que, como ya he descrito, los auriculares pueden ser un problema real para nosotros individualmente y como equipo si se usan en exceso. La pregunta realmente difícil es, ¿qué hacemos al respecto? La realidad de nuestro panorama económico y político actual es que es poco probable que encontremos una solución de nuestro gobierno o del libre mercado.

Al final del día, cada uno de nosotros decide qué valoramos, cuáles son nuestras prioridades y qué tipo de vida queremos vivir. El único poder real que tenemos para influir en nuestras propias vidas es nuestra capacidad de tomar decisiones que creemos que son saludables y afirman la vida. Al mismo tiempo, extendemos este poder ejercitándolo con nuestras familias, amigos, colegas y otras personas en nuestras vidas y tratando de involucrarlos en la causa. Gracias a esto, el poder de uno se extiende al poder de muchos. Y así es como comienzan los movimientos y puede suceder el cambio colectivo. Entonces, ¿qué tal si te quitas los auriculares de los oídos y empiezas a escuchar?



Source link