fbpx

[ad_1]

Cuanto más lejos esté la historia de la experiencia de los lectores, más difícil tendrá que trabajar el escritor para crear el mundo de su historia a su manera. imaginación. Los lectores difieren en su imaginación y en los recuerdos sensoriales que alimentan su imaginación, pero un buen escritor puede inspirar a lectores muy diferentes a crear mundos que no conocen. ¿Cómo lo hacen los escritores? ¿Qué describen sus narradores y qué ven y hacen sus personajes, lo que permite a los lectores experimentar mundos distantes con ellos? Los escritores “apelan a los sentidos”, como dijo Flannery O’Connor, generalmente a varios sentidos a la vez (O’Connor 67). Y cómo los personajes literarios perciben el mundo que los rodea, a menudo tales personajes hacer cosas en emocionantes historias como en el cerebro humano, la acción y la percepción se retroalimentan.

Fuente: Matrix Lauren Groff, Penguin-Random House, 2021

Fuente: Matrix Lauren Groff, Penguin-Random House, 2021

para ver como un dotado el escritor sumerge a los lectores en un mundo lejano, nada se puede hacer mejor que estudiar a Lauren Groff Matriz (2021), donde ayuda a los lectores a imaginar la vida 12mil– Santa monja. Desterrada de la corte de Leonor de Aquitania a la edad de 17 años, María debe hacerse cargo de una abadía pobre en Inglaterra. La novela de Groff cuenta la historia de cómo Marie transforma la abadía de un asqueroso infierno de hambre en un lugar donde las mujeres pueden nutrir sus cuerpos y mentes. Groff hizo una extensa investigación para escribir la novela y transmite su conocimiento a través de los olores, los sonidos y las imágenes que percibe Marie. En una escena, Marie disfruta de un albaricoque maduro de un árbol que creció de una semilla que ella plantó:

“Una noche, Marie se escapa para oler los albaricoques maduros. Toma el fruto inmaduro en su mano para sentir su peso, para maravillarse del gran árbol sano que Dios comprimió en semilla. Pero esta fruta se desprende fácilmente del tallo, y su carne es un poco blanda, como el muslo duro de una niña, y en la oscuridad, Marie frota la suave pelusa de la fruta contra su mejilla y siente excitación a lo largo de toda su piel. (Groff 80).

Fuente:

Fuente: “Albaricoques” de Fir0002/Con licencia de CC BY-SA 3.0, Wikimedia Commons

Para hacer que los sentimientos de Marie sean momentáneos, Groff usa el tiempo presente, como lo hace a lo largo de la novela. A lo largo de esta escena, Marie se está moviendo, colándose en el huerto, recogiendo una fruta y frotándosela contra su cara para que en un ciclo de retroalimentación se mueva y sienta los resultados de sus movimientos al mismo tiempo. Los académicos literarios Elaine Auyong, Anezka Kuzmichova y G. Gabrielle Starr han comentado sobre el papel clave del movimiento imaginativo para ayudar a los lectores a conectar los sentimientos. Auyoung señala cómo la representación de personajes que realizan acciones simples, como agarrar objetos redondos, puede hacer que las escenas sean reales para los lectores (Auyoung 24). Kuzmičová sugiere que describir visualmente un entorno y luego mostrar un personaje interactuando con él puede crear un “destello de unidad sensoriomotora” para los lectores (Kuzmičová 40). Starr argumenta que la representación del movimiento puede ayudar a los lectores a mezclar diferentes tipos de información sensorial relacionada con el movimiento (Starr 80). La descripción de Groff del albaricoque se centra en el olfato y el tacto, tanto el tacto superficial como la retroalimentación propioceptiva que revela los movimientos y posiciones del cuerpo de Marie. Marie ama a las mujeres y siente albaricoque en términos de otros placeres que imaginó. Juntos, sus sentimientos y movimientos dan testimonio del nuevo mundo que ella crea en la abadía, donde no es pecado disfrutar de los frutos del árbol que tú mismo plantaste.

A lo largo de Matriz, cuyo título se refiere al dominio materno de Marie (no hay pastillas rojas o azules aquí), Groff mantiene a los lectores anclados en el cuerpo grande y fuerte de Marie. Los cambios en las experiencias corporales de Marie permiten imaginar sus cambios de valores y su crecimiento en sabiduría. Cuando Marie llega a la menopausia, se siente mareas que será familiar 21S tlos lectores del siglo tienen más de 50 años, pero Marie los entiende y reacciona ante ellos de una manera medieval. Cuando se sumerge en el estanque:

“Su cuerpo está lleno de calor, su piel arde con fuego, el calor es insoportable, ahora corre hacia la tenue luz del agua. La noche pasa en montones de oscuridad. Habiéndose quitado los zuecos y las medias, están mojados por el rocío de la noche, y el barro le refresca los dedos de los pies, el agua le llega hasta los tobillos, tirando con fuerza en el dobladillo, en las rodillas. verguenza sobre su estómago tan fresco en su pecho y brazos, la piel mojada tirando de su cuerpo hacia abajo” (Groff 88).

Un cambio progresivo marca este pasaje cuando Marie corre hacia el agua. Se imagina poseída por el calor; ella llama a su entrepierna una “desgracia”; y se quita las medias de lana y los zuecos. Aunque piensa como una mujer medieval, la secuencia de sus sensaciones hace que su inmersión sea imaginable para cualquier mujer sexy que alguna vez haya luchado por quitarse una chaqueta en el asiento de un avión. En lugar de decir que Marie se mete al agua, Groff informa qué parte del cuerpo de Marie se siente, sucesivamente desde los dedos de los pies hasta las manos, como si el lector fuera un cerebro que recibe retroalimentación de esas áreas. Cuando Marie se sumerge en el agua, su movimiento evoca sensaciones que se pueden imaginar.

Debido a la forma en que Groff ayuda a los lectores a sentir lo que siente Marie, las escenas de 21 son difíciles.S tLos lectores del siglo pueden imaginar que se convirtieron en algunos de los más brillantes de la novela. Ella misma es una luchadora, Marie enseña a sus monjas a pelear, y cuando hay dos docenas de hombres locales celoso la prosperidad de la abadía y para atacarla, Marie lleva a sus monjas a la batalla:

“En la cima de la colina, la Abadía de Marie ha colocado monjas que pueden montar diez caballos. Seis fueron cazadores en sus vidas anteriores y pueden usar el arco y las flechas que sostienen; aquellos que pueden montar pero no disparar empuñan guadañas. … Marie mira hacia atrás mientras cabalga hacia el bosque y ve, con la luna brillando detrás de ellas, las monjas en sus caballos son enormes y de silueta negra, sus sombras pintan la colina con formas horribles” (Groff 139).

En esta imagen en movimiento de 10 monjas guerreras, Groff invita a los lectores a imaginar la vista y el tacto juntos: no solo para ver a las monjas montadas, sino, repitiendo la palabra “sostener”, para imaginarlas sosteniendo un arco o una guadaña en sus manos. las manos Visualmente, Groff utiliza dos técnicas que la erudita literaria Elaine Scarry ha identificado como clave para atraer la imaginación visual de los lectores: describir patrones de luz reflejada y representar sombras moviéndose a través de superficies de fondo para hacer que esas superficies parezcan comparativamente sólidas (Scarry 12, 22). Para enfrentar lo moderno prejuicio que las monjas no se pelean, Groff explota la identificación del lector con Marie, que puede ser fuerte en este punto de la novela. Para Mari, las mujeres guerreras se ven enormes y poderosas a la luz de la luna. Si los lectores pueden imaginarlas como las ve Marie, sus monjas se convierten en una fuerza formidable.

En las tres escenas y en la narración de Groff, Marie y sus monjas están activas en tiempo presente. Recolectan grano, ayudan a nacer ovejas, construyen un laberinto y una puerta de entrada. Los muchos años de investigación de Groff, que subyacen en la historia de Marie, se manifiestan en los sentimientos de la vida cotidiana de las mujeres y las emociones que estos sentimientos permiten imaginar. La imagen de cuerpos en movimiento interactuando con un entorno extraño pero tangible puede revelar al lector un mundo del pasado.

[ad_2]

Source link