fbpx


A veces simplemente sabes cuando algo anda mal con tu cuerpo. Puede ser difícil identificar síntomas específicos, pero usted saber algo no está bien.

Visita a su médico de atención primaria con una lista vaga de síntomas que son tan inverosímiles que desafía a su médico a determinar qué pruebas de laboratorio debe realizar, y mucho menos imaginar un posible diagnóstico. Se ordenan laboratorios. Esperas pacientemente los resultados, que con suerte explicarán por qué te sientes tan mal. Pero los resultados son normales. Nada parece estar mal. Es posible que le hayan dicho que controle sus síntomas para ver si empeoran. Tal vez te digan que todo está en tu cabeza o simplemente así inquietud.

Keike Trautmann/Unsplash

El COVID prolongado a menudo conduce a la depresión, la ansiedad y los sentimientos de desesperanza.

Fuente: Keike Tratmann/Unsplash

Esta historia es compartida por muchas personas con experiencia a largo plazo de COVID. Con demasiada frecuencia, las personas con COVID a largo plazo se sienten descartadas por sus médicos, colegas y empleadores debido a una enfermedad invisible que el campo médico recién ahora comienza a reconocer. Es frustrante y deprimente y puede conducir a una profunda sensación de desesperanza e impotencia.

Desafortunadamente, cuando se trata de comprender el COVID persistente, la profesión médica todavía se tambalea en la oscuridad. Todavía no sabemos quién corre más riesgo de desarrollarlo, qué tan común es, cuánto tiempo puede durar o cómo tratarlo. Al momento de escribir este artículo, ni siquiera tenemos una definición acordada de COVID prolongado.

Lo que sí sabemos es que la enfermedad a menudo afecta a todo el cuerpo. Algunas de las quejas más comunes incluyen fatiga debilitante, confusión mental, deterioro cognitivo, palpitaciones, molestias en el pecho, malestar general después del ejercicio, dolor musculoesquelético, insomnio, dificultad para respirar y nuevos trastornos psiquiátricos. Con una gama tan amplia de síntomas, está claro que la COVID prolongada puede afectar a casi todos los sistemas del cuerpo.

La investigación está comenzando a señalar posibles causas de COVID prolongado. Algunos estudios han demostrado que después de la fase aguda COVID-19 infección, las proteínas virales pueden continuar permaneciendo en el cuerpo. Estas proteínas de adhesión persistentes pueden infectar una o más partes del cuerpo, contribuyendo potencialmente al regreso de los síntomas de COVID-19 o al desarrollo de nuevos síntomas más similares a los que se observan en las personas con enfermedad de COVID-19 a largo plazo. Sin embargo, otros estudios sugieren que la infección por COVID-19 puede causar alteraciones del sistema inmunitario o incluso microtrombos que provocan síntomas de COVID a largo plazo.

El COVID a largo plazo afecta a todos de manera diferente. Los médicos y las clínicas están trabajando cada vez más para encontrar opciones de tratamiento basadas en evidencia para pacientes con COVID-19. Aunque crear un protocolo de tratamiento reconocido todavía parece un sueño lejano, estamos aprendiendo que es más efectivo adaptar el tratamiento a las quejas individuales específicas. Es probable que esto requiera la participación de médicos de diversas especialidades, como psicología, neumología, rehabilitación cognitiva y medicina ocupacional. Por esta razón, se han abierto centros de atención post-covid en casi todos los estados de los EE. UU. y en todo el mundo.

Un paciente informado y comprometido es vital para el tratamiento eficaz de la COVID-19 prolongada. Como con cualquier otra condición médica, los pacientes deben desarrollar confianza ser sus propios defensores. Aunque es inútil recurrir a motores de búsqueda o foros para el autodiagnóstico, existen sitios web acreditados que pueden educar a las personas sobre la enfermedad. Dichos sitios web pueden ser un recurso para que los pacientes los ayuden a reconocer los síntomas o hacer preguntas a sus médicos.

Si está buscando tratamiento para el COVID-19 persistente, estos son algunos consejos importantes para prepararse para la visita a su médico. Primero, reúna la información que su médico necesitará para comprender mejor su situación. Esto incluye su historial médico, enfermedades conocidas, historial de diagnóstico y tratamiento de COVID y medicamentos.

Esté preparado con una lista escrita de síntomas. Esta lista debe incluir detalles como cuándo comenzaron los síntomas, cómo han progresado con el tiempo, cómo afectan el funcionamiento diario y qué los mejora o empeora. Informe a su médico si la actividad física o mental empeora sus síntomas, lo que ayudará a los médicos a determinar si usted puede ser un buen candidato para el tratamiento de rehabilitación. También puede ser útil identificar qué síntomas son los más problemáticos para que el equipo pueda priorizar el tratamiento.

Traiga una lista de preguntas. Es perfectamente normal hacerle preguntas a su médico y obtener respuestas claras. Si no entiende lo que le está diciendo su médico, pídale que se lo explique de otra manera o pídale que le dé la información por escrito. Tiene derecho a estar informado y comprender sus necesidades médicas.

Para algunos con COVID a largo plazo, la niebla mental y las dificultades cognitivas pueden hacer que ver a un médico sea especialmente difícil. Puede ser difícil recordar lo que le dice el médico, o incluso concentrarse en la conversación. Entonces, finalmente, puede encontrar un abogado que lo visite o lo escuche por teléfono. Debe ser alguien en quien confíe y con quien se sienta cómodo compartiendo su historial médico, como su cónyuge.

Al final del día, aunque puede llevar años desentrañar el misterio del COVID persistente, es importante entender que es una condición médica real que afecta a millones de personas en todo el mundo. Si usted o alguien que conoce tiene una enfermedad crónica con COVID, hay recursos disponibles para ayudarlo en su camino hacia la recuperación. Para obtener más información sobre grupos de apoyo o centros de atención post-Covid, visite Cuerpo de sobrevivientes.



Source link