fbpx

[ad_1]

Jessica Da Rosa/Unsplash

Crédito: Jessica Da Rosa/Unsplash

Muchos de nosotros tenemos la suerte de tener amigos y familiares con cónyuges y parejas maravillosas. Sin embargo, los conflictos entre amigos y familiares sobre las parejas elegidas son comunes. A continuación, analizamos algunas de las razones por las que podemos sentirnos en conflicto con la relación romántica de nuestro ser querido.

Teoría del equilibrio

La teoría básica de la psicología social es la teoría del equilibrio de Heider (1946). Heider sugirió que las relaciones equilibradas son cómodas y tienen más probabilidades de durar a largo plazo. Las relaciones son equilibradas cuando hay reciprocidad de sentimientos tanto positivos como negativos. Por ejemplo, si me gusta Dave y yo le gusto a Dave, la relación es equilibrada. Además, si amo a Dave y Dave me ama, y ​​Dave y yo no amamos a Roger, entonces la relación entre los tres también es equilibrada. Puede ocurrir un desequilibrio cuando me gusta Dave y yo le gusto a Dave, pero me gusta Shelby y a Dave no le gusta Shelby. Aunque Dave y yo nos gustamos, no tenemos los mismos sentimientos por Shelby, y eso podría poner a prueba mi relación con Dave y la de Shelby.

A menudo tenemos relaciones positivas con nuestros amigos y familiares, por lo que cuando un amigo o familiar se enamora de una pareja romántica que no nos gusta, hace que cualquier relación afectada sea más incómoda y menos probable que dure. Por ejemplo, mi amiga Lisa* estaba saliendo con un hombre llamado Jake. La amiga de Lisa, Sharon, no podía soportar a Jake. Sharon sabía que Jake había engañado a su anterior pareja y no creía que él fuera fiel a Lisa. Sharon descubrió que Jake le había sido infiel a Lisa al principio de su relación y le advirtió a Lisa que continuara su relación con Jake. Lisa no solo continuó conocido Jake, pero terminó casándose con él. Sharon se negó a asistir a la boda y rompió con ella. amistad con lisa La relación entre Lisa, Sharon y Jake era desequilibrada e incómoda. En los casos en que las personas no pueden superar estos sentimientos negativos, una de las relaciones a menudo termina, como sucedió con la amistad de Lisa y Sharon.

Componentes actitudinales

Muchos investigadores creen que nuestras actitudes tienen tres componentes (ver Kassin et al., 2011): un componente cognitivo (nuestros pensamientos), un componente afectivo (nuestros sentimientos) y un componente conductual (nuestras acciones). Idealmente, estos tres componentes se corresponden entre sí, pero a veces podemos tener sentimientos encontrados sobre ciertas personas.

Considere el ejemplo anterior de mi amiga Lisa. Lisa puede tener sentimientos positivos hacia Jake (“Amo a Jake”) y actitudes positivas hacia Jake (Lisa se casó con Jake), pero aún puede tener algunos pensamientos negativos sobre él (“Jake hizo trampa antes y creo que puede estar equivocado otra vez”). . En este ejemplo, es probable que los sentimientos de Lisa sean un componente de actitud más fuerte que sus creencias. Sin embargo, si observamos la actitud de Sharon hacia Jake, lo más probable es que tenga pensamientos negativos (“Creo que Jake para engañar Lisa”) y sentimientos (“No me siento satisfecho con la relación de Jake y Lisa”) hacia Jake. Cuando nuestros seres queridos eligen parejas románticas que no nos gustan, pueden estar motivados más por sus sentimientos por sus parejas que por sus creencias sobre si sus parejas podrían ser personas significativas adecuadas. Al tomar decisiones de relación, a menudo confiamos en las emociones en lugar del pensamiento racional (Rego et al., 2016).

Reactividad psicológica

Cuando nuestros amigos o familiares expresan su disgusto por nuestras parejas románticas, podemos experimentar una reacción psicológica, es decir, un cambio de actitud en la dirección opuesta a la que se está promoviendo (ver Kassin et al., 2011). Por ejemplo, si Sharon expresó su disgusto por Jake y trató de convencer a Lisa de que no le agradaba Jake, Lisa podría llegar a amar o amar a Jake aún más. Un estudio de Wright et al. (1992) sugieren que cuando otros tratan de influir en nuestras decisiones de relación, podemos cambiar nuestras actitudes en la dirección opuesta a la que ellos defienden debido a nuestro deseo de mantener nuestra independencia. Especialmente en culturas individualistas como la estadounidense, no nos gusta que los demás nos digan cómo pensar o qué sentir. Entonces, cuando amigos o familiares intentan influir en nuestras decisiones de relación, puede resultar contraproducente. Podemos ponernos a la defensiva sobre nuestro propio comportamiento o relación y, por lo tanto, comprometernos más con él. Relaciones románticas nuestros amigos o familiares en contra.

ilusiones positivas

Es posible que a nuestros amigos y familiares no les gusten nuestras parejas románticas porque vemos a nuestras parejas románticas a través de lentes color de rosa. Las relaciones románticas generalmente implican lo que los investigadores llaman “mejora de la pareja” o “ilusiones positivas”. Ambos términos se refieren al hecho de que tendemos a percibir a nuestras parejas románticas de una manera positiva y, a veces, poco realista (Morry et al., 2010; Conley et al., 2009). La mejora de la pareja es común a ambos mismo sexo y las relaciones heterosexuales, y se asocia con una mayor satisfacción en la relación (Conley et al., 2009). Además, la investigación muestra que valoramos los rasgos positivos exhibidos por nuestros socios más que otras características (Fletcher et al., 2000). Por ejemplo, si Lisa siente que Jake es cariñoso y solidario, puede valorar esas cualidades más que la lealtad. De manera similar, cuando reconocemos que nuestras parejas tienen características negativas, podemos minimizar la importancia de esas características y aumentar la importancia de los rasgos positivos que poseen nuestros seres queridos.

Inevitabilidad de quedarse

Incluso si reconocemos que estamos en una relación insatisfactoria, la decisión de dejar la relación puede ser mucho más difícil que la decisión de permanecer en la relación. Cuando hemos invertido mucho tiempo o recursos en nuestras relaciones, como cuando compartimos vivienda o hijos con nuestra pareja, estas inversiones hacen que sea mucho más difícil salir de la relación (Adams, 1965; Copp et al., 2015). Estamos fuertemente sesgados hacia las relaciones continuas, incluso las relaciones infelices, cuando hemos invertido en ellas (Rego et al., 2016). Además, la investigación sugiere que la decisión de permanecer en una relación es una “opción predeterminada”, mientras que terminar una relación requiere cambios de comportamiento importantes. “Las personas que no hacen nada, que se despiertan y continúan con su día como de costumbre, permanecerán en su relación al final del día… mientras que quedarse es inercial, irse requiere mucho esfuerzo… Las razones para ‘abandonar’ una relación pueden tienen que ser mucho más fuertes o más intensas que las razones para “quedarse” (Machia & Ogolsky, 2020).

Tu opinion importa

Aunque la insistencia excesiva puede provocar una reacción psicológica, también se da el caso de que cuando los amigos y familiares comparten sus preocupaciones sobre nuestras parejas o relaciones menos que ideales, es más probable que las personas terminen la relación (Copp et al., 2015). . . Además, es más probable que nuestras relaciones románticas sean más felices y exitosas si nuestros amigos y familiares apoyan esas relaciones (Sinclair et al., 2014). Puede requerir paciencia y puede ser incómodo, pero no se dé por vencido con sus seres queridos que están en relaciones con personas que no le agradan. Su amistad y apoyo serán fundamentales si deciden terminar esta relación en el futuro.

*Todos los nombres han sido cambiados por privacidad.

[ad_2]

Source link