fbpx


De vez en cuando nos encontramos con datos realmente impactantes que hablan de una salud muy mala. La noticia de que la esperanza de vida de los nativos americanos rechazado de 72 años en 2019 a unos 65 años en 2021 es un indicador de este tipo. Tal caída, francamente hablando, es increíble. Una disminución de la esperanza de vida de más de 6 años refleja una verdadera crisis demográfica. Para verlo en perspectiva, visite esperanza de vida total en los EE.UU. en los últimos años, de aproximadamente 79 en 2019 a 76,1 en 2021, lo que provocó que algunos comentaristas nombralo un signo de decadencia nacional. Si la disminución general de la esperanza de vida en los EE. UU. fue suficiente para impulsar un análisis nacional de las causas fundamentales de tal mala salud, la pérdida aún más significativa de la esperanza de vida entre los nativos americanos debería provocar reflexiones similares. Sin embargo, esto aún no ha sucedido.

Esta semana, el país celebró el Día de los Pueblos Indígenas. Tal vez esto refleje una oportunidad importante para comprometerse con los determinantes subyacentes de la salud indígena para brindar atención se merecen, con el objetivo de una conversación informada que apoye un statu quo más saludable para estos grupos.

Nuestra primera pregunta en esta conversación debería ser: ¿Cuál es la causa de la mala salud entre los pueblos indígenas? Ciertamente, la reciente disminución de la esperanza de vida refleja el desafío del momento COVID, que ha golpeado a los pueblos indígenas con especial dureza. Pero el COVID no lo es todo. La salud está subordinada a poderosas fuerzas sociales, económicas, ambientales y políticas. Para comprender las tendencias de salud, es necesario observar cómo estas fuerzas dan forma a la vida de la población. Cuando se trata de la salud indígena, una fuerza se destaca como una influencia ineludible: la historia.

La salud es profunda formado por la historia. Los eventos del pasado resuenan en el presente, los avances logrados en siglos anteriores ayudan a garantizar un mundo más saludable ahora, las injusticias cometidas hace mucho tiempo socavan la salud en este momento. Hemos comenzado a reconocer esto, por ejemplo, en nuestra conversación nacional tardía pero necesaria sobre cómo el legado de la esclavitud ha dado forma a la salud en la actualidad. Menos discutido es el pecado capital de tratar a los pueblos indígenas de América del Norte (definidos más o menos como nativos de Alaska, indios americanos y nativos de Hawai). Los habitantes nativos de lo que una vez se llamó el Nuevo Mundo (era nuevo solo para los colonizadores europeos; había sido durante mucho tiempo el hogar de la población indígena) sufrieron lo que con razón se llama genocidio. La colonización de América del Norte fue para los pueblos indígenas una historia de robo, guerra, peste, Moviente, y la marginación social y política a medida que las sociedades indígenas fueron atacadas y socavadas por fuerzas invasoras y de ocupación que intentaban apoderarse de la mayor cantidad posible de recursos del continente. Esta historia es inseparable de la salud de la población indígena hoy.

Emergiendo de esta historia de marginación y opresión, la salud indígena hoy es una historia muy compleja. Indios americanos y nativos de Alaska sufrido consistentemente peor salud que otros estadounidenses. Las tasas de mortalidad son más altas para AI/AN que otros estadounidenses de una variedad de enfermedades y riesgos, que incluyen diabetes, enfermedad crónica de las vías respiratorias inferiores, enfermedad hepática crónica y cirrosis, lesiones no intencionales, suicidio y asesinato Número uno aquí compara las diferencias en las causas de muerte entre los indios americanos y los nativos de Alaska con las muertes de todas las razas en los Estados Unidos. Los indios americanos y los nativos de Alaska tienen tasas de mortalidad significativamente más altas que todas las razas en varias áreas, que incluyen alcohol– muertes causadas (50 muertes por 100.000 frente a 7,6 muertes por 100.000), muertes accidentales (93,7 muertes por 100.000 frente a 38 por 100.000) y diabetes (66 muertes por 100.000 frente a 20,8 por 100.000).

Estos malos resultados en materia de salud se deben en gran medida a una serie de factores socioeconómicos, como la pobreza, la desigualdad en la educación, la falta de una prestación eficaz de atención de la salud y las condiciones más amplias de marginación social y política en las que viven muchos pueblos indígenas. Durante la pandemia, vimos cómo los determinantes sociales de la salud dieron forma a las experiencias de los indios americanos y los nativos de Alaska, poniendo en riesgo su salud. Cuestiones como la pobreza, la falta de acceso a alimentos nutritivos y trauma relacionados con el pasado y el presente, que a menudo se caracterizan por el racismo y la discriminación todo lo cual contribuyó a conformar un contexto de vulnerabilidad que permitió COVID-19 afianzarse, generando una serie de comorbilidades que agravaron el daño causado por el virus cuando atacó.

Estos desafíos reflejan una sociedad nativa que realmente nunca tuvo la oportunidad de recuperarse por completo, ya que la marcha de la historia estadounidense desplazó, atacó y traicionó continuamente la capacidad de los pueblos nativos para acceder a los recursos que sustentan la salud. Si bien no podemos cambiar el pasado, no podemos borrar las injusticias históricas que llevaron a la mala salud, podemos reconocer esta historia como un primer paso para cerrar las brechas de salud que ayudó a crear. Podemos hacer esto guiándonos por nuestros mejores valores como comunidad de salud pública: nuestro compromiso de abordar las inequidades en salud y perseguir una visión de diversidad e inclusión que eleve a los grupos históricamente marginados. Como estado, por supuesto, deberíamos haber dado estos pasos hace mucho tiempo. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para comenzar el proceso de crear un mundo mejor, deshaciendo los errores del pasado para dar forma a un futuro más saludable. Esto significa reconocer el vínculo entre la salud y el acceso a los beneficios sociales y económicos que a los pueblos indígenas se les ha negado durante mucho tiempo. Esta relación es fundamental en el estudio de la salud de la población.

Por ejemplo, una población no puede estar saludable sin acceso a agua limpia y saneamiento básico, sin embargo, aproximadamente uno de cada 10 nativos americanos falta de acceso a estos recursos básicos. Educación es otro determinante importante de la salud que ayuda a dar forma a los resultados de salud a lo largo de la vida. Entonces, debería preocuparnos que solo el 74 por ciento de los estudiantes nativos graduado de preparatoria, que es el más bajo entre todos los grupos demográficos en los EE. UU. Distribución de recursos tales como saneamiento, agua limpia, etc. educación están conformados por el proceso político, el cual, a su vez, está conformado por quienes participan en él. Nosotros, como profesionales de la salud pública, debemos continuar este trabajo, trabajando con socios en las comunidades indígenas, guiados por las voces indígenas en nuestro campo, para aumentar el acceso a los recursos que pueden ayudar a mejorar la vida y la salud de los indígenas.



Source link