fbpx

[ad_1]

Daniela Arcos, Elaine Zhou y Jessica Borelli

Piense en la última vez que comió su comida o golosina favorita. Cuando diste el último bocado, ¿intentaste que durara el mayor tiempo posible? ¿Puedes saborearlo incluso ahora? Si es así, usaste una técnica que los psicólogos consideran todos los días. felicidad y satisfacción: Disfrutaste la placentera experiencia de ese delicioso brownie de doble chocolate. Saboreo es la práctica deliberada de concentrarse, disfrutar y perpetuar las emociones positivas asociadas con una experiencia.

¿Sabía que puede aplicar la misma técnica a su relación para obtener beneficios adicionales no solo para su bienestar, sino también para la calidad de su relación? Por ejemplo, ¿con qué frecuencia trata de alargar los últimos segundos de un abrazo con un ser querido antes de tener que despedirse? Piensas en la calidez de un abrazo, tal vez en su familiaridad aroma, o el sonido de sus voces después de que se separaron? Disfrutar de momentos importantes de comunicación interpersonal se llama placer relacional. Esta práctica puede permitirle utilizar todo el potencial de su relación.

placer relacional implica reflexionar y apreciar los momentos en los que te sientes seguro y conectado con los demás. Basado en teoría de apegoque establece que las primeras experiencias en adjunto Las relaciones (como con nuestros padres u otros cuidadores) forman la base de nuestro bienestar socioemocional. Las formas en que los cuidadores responden a nuestras necesidades emocionales envían mensajes poderosos sobre las relaciones, el mundo y nuestra capacidad para satisfacer nuestras necesidades en el futuro. Por ejemplo, Marcus se siente satisfecho a la hora de acostarse cuando su abuela lo abraza y le explica que no hay monstruos debajo de la cama. Como resultado, Marcus aprende que las personas importantes en su vida pueden cumplir una función importante para ayudarlo a anclarse y apoyarlo en su vida emocional. En otra familia, Lana le grita a su madre, pero le dicen que deje de hacer ruido y se vaya a la cama. Lana recibe un mensaje muy diferente: que no se puede confiar en las personas importantes de su vida para que la consuelen y que no debe comunicar sus necesidades emocionales.

En la edad adulta, nuestras relaciones son complicadas. Tenemos interacciones positivas, que nos hacen sentir seguros, aceptados y protegidos, y tenemos otros momentos en los que nos sentimos ignorados, rechazados e inseguros. Nuestras vidas también están ocupadas y la mayoría de nosotros no nos tomamos el tiempo para reducir la velocidad y reflexionar. Cuando reflexionamos sobre nuestras experiencias, es fácil dejar que nuestras mentes se vuelvan locas. todas las interacciones negativas de nuestro día, aunque no tengamos la intención de hacerlo. Es posible que pasemos mucho tiempo pensando en los momentos en que nos lastimaron o preocupándonos por cómo podríamos ser rechazados en el futuro. Esto es importante porque cuanto más tiempo pasamos pensando en una experiencia, más valor le damos a esa experiencia.

Sin embargo, cuando hace un esfuerzo por disfrutar los momentos en los que se siente seguro, apoyado, protegido o aceptado (o cuando ayuda a otros a sentirse así), puede desempeñar un papel activo en la configuración positiva de cómo se siente y piensa sobre las relaciones. Al disfrutar de estos momentos juntos, también puede mejorar su capacidad para comprender sus propias emociones y las de los demás. Tal vez un amigo escuche atentamente sus inquietudes y se lo haga saber, un colega le brinde una sonrisa tranquilizadora y le dé un pulgar hacia arriba durante una gran presentación, o cargue a un niño que llora después de rasparse la rodilla en el patio de recreo. Iluminar estas experiencias refuerza la importancia que les concedes y el lugar que ocupan en tu conciencia. Reflexionar y apreciar estas interacciones puede mejorar su estado de ánimo, fortalecer sus relaciones y apoyar su bienestar general.

Los investigadores que estudian esta técnica han encontrado un vínculo entre disfrutar de las relaciones y aumentar las emociones positivas y la satisfacción de la relación, disminuir las emociones negativas e incluso mejorar la salud cardiovascular. La efectividad de saborear en las relaciones para mejorar estas áreas de bienestar ha sido probada en parejas en relaciones a distancia, adolescentes, ancianoy madres de niños pequeños. Aquí hay algunos pasos simples que puede tomar ahora mismo para cosechar estos beneficios de la felicidad de las relaciones para su salud individual e interpersonal.

5 pasos para sacarle el máximo partido a tu relación

Disfrutar de una relación implica pensar profundamente en el momento de estrecha conexión entre tú y otra persona. Aquí hay algunas instrucciones simples que puede seguir para aplicar esta técnica.

Primero elige un memoria que le gustaría disfrutar, uno en el que se sintió seguro, cercano o conectado con la otra persona. Puedes pensar en un momento en el que sentiste alegría al ayudar a otra persona, o en un momento en que alguien te necesitaba y estabas ahí para ellos. Este puede ser un momento en el que se sintió consolado, tranquilizado, protegido o apoyado por otra persona. También podría ser un momento en el que ayudaste a alguien más a experimentarlo. Siéntete libre de elegir algo que creas que fue un momento especial o algo que sucede todos los días.

Cuando tenga un recuerdo en el que quiera concentrarse, prepárese para el éxito eligiendo un momento tranquilo y un entorno donde pueda reflexionar profundamente sobre esa experiencia compartida. Puede ser útil usar algunos simples estrategias de atencion para entrar en el estado de ánimo adecuado antes de empezar.

Cuando esté listo, recupere la memoria y siga estos cinco pasos mientras reflexiona sobre su memoria:

  1. Reflexión sensorial: ¿A qué hora ocurrió el evento? ¿Dónde ocurrió? ¿Qué vestía la otra persona? ¿Qué había en ti? ¿Qué podías oír, oler, saborear, ver y tocar?
  2. Reflexión emocional: ¿Cómo te sentiste? ¿Feliz, seguro, tranquilo, cómodo, emocionado? ¿En qué parte de tu cuerpo sentiste estas emociones? Trate de concentrarse en las emociones positivas y trate de sentirlas en su cuerpo ahora.
  3. Reflexión cognitiva: ¿en qué estabas pensando? ¿”Mi amigo realmente me necesita en este momento”? ¿”Estoy feliz de estar con mi hermano”? ¿”Tengo suerte de tener una madre tan solidaria”?
  4. Pensamiento orientado al futuro: concéntrese en qué tan cerca se siente de esta persona en este momento. ¿Cómo afectará este momento a su relación en el futuro?
  5. Reflexión Abierta: Deje que su mente divague y vea qué pensamientos le vienen a la mente para este momento de conexión.

Relaciones Lecturas esenciales

Cuando aprende cómo funciona el saboreo relacional, tiene las herramientas para practicar intencionalmente el saboreo relacional en su vida cotidiana. Tienes que pagar para coleccionar nuevos recuerdos para disfrutar atención a los momentos de conexión a medida que surgen, y puede ser más frecuente de lo que piensas.

[ad_2]

Source link