fbpx


Los médicos de hoy en día suelen decir que no alentarán a sus hijos a convertirse en médicos. Señalan que el agotamiento está en su punto más alto y la profesión carece del respeto que alguna vez tuvo. Aunque las solicitudes para la escuela de medicina aumentaron dramáticamente después COVID-19 Con el comienzo de la pandemia, una quinta parte de los trabajadores médicos abandonaron sus trabajos. Por lo tanto, nos enfrentamos a una tensión: médicos, enfermeras y otros están dejando la medicina en un momento en que los estudiantes están más ansiosos que nunca por convertirse en médicos. ¿Qué hacemos con eso?

En nuestro último artículo “Daño moral en el cuidado de la salud: detección y remediación en la era del COVID-19”, publicado este mes en Revista de Medicina Interna GeneralMis colegas y yo sostenemos que la mayoría de los médicos no se preocupan por el “agotamiento” per se, sino por un fenómeno más pernicioso conocido como “trauma moral”. Es importante distinguir el daño moral de los conceptos relacionados de “angustia moral” y “agotamiento” para evitar la renuncia masiva y la reducción de personal de los trabajadores de la salud. lesiones morales. Un diagnóstico preciso es crucial para un tratamiento efectivo.

Diagnóstico: Daño moral vs. Sufrimiento moral vs. Burnout

El término “daños morales” generalmente se refiere a los daños que resultan de la violación de creencias profundamente arraigadas en una situación de alto riesgo, ya sea porque un superior lo exige o porque las circunstancias lo exigen. El concepto de “daño moral” tiene su origen en la literatura veterana. Es posible que se requiera que los soldados disparen en un área que se sabe que contiene mujeres y niños porque se les ha ordenado que lo hagan o porque sienten que no tienen otra opción. En otros casos, pueden ser testigos de actos que encuentran moralmente repugnantes, pero son impotentes para intervenir. En todos los escenarios, el daño moral evoca sentimientos culpa, verguenzay aislamiento social.

¿En qué se diferencia el daño moral del sufrimiento moral? El último término está relacionado y no proviene de la literatura militar, sino de enfermería. La angustia moral quizás se entienda mejor como una forma más leve de daño moral. El médico escribe una orden para que la enfermera prescriba un tratamiento para el paciente que, en su opinión, no está indicado. Sin embargo, la enfermera se siente restringida para hacer lo que sabe que es correcto y sufre estrés psicológico. El sufrimiento suele pasar después de su cambio, pero a veces deja un residuo moral que puede acumularse y causar daño moral.

Como señalamos en nuestro artículo, el agotamiento se refiere clásicamente a “una combinación de agotamiento emocional, despersonalización o cinismo, y una sensación de disminución de los logros personales”. Sus síntomas incluyen entumecimiento, falta de atención y alienación. Esta es la consecuencia última del daño moral no mitigado que lleva a las personas a dependencia, terapiay/o carrera profesional cambio.

Poniendo estos tres juntos, podríamos decir que la angustia moral es la incomodidad aguda que siente una persona cuando se ve obligada a hacer lo correcto. Si la angustia moral es persistente y crónica, se convierte en trauma moral, que, si es permanente, se convierte en agotamiento. Afirmamos que

doctores que consumirse ya no están molestos por la violación de creencias morales profundamente arraigadas porque están más allá de los sentidos. El desapego y la despersonalización asociados con el agotamiento pueden verse como una falta total de angustia o inversión moral.

Por ello, es de suma importancia intervenir en los momentos de angustia moral, eliminando situaciones incitantes y educando moralmente. estabilidad— y, más críticamente, interviniendo a nivel de daño moral.

¿Qué debo hacer? individuales, estructurales, liderazgoe intervenciones a nivel comunitario

Para mitigar la progresión de la angustia moral al daño moral y del daño moral al agotamiento, necesitamos intervenciones a nivel personal, estructural, profesional y comunitario. El hecho de no reconocer la necesidad de un enfoque multifacético es la razón de la salida a largo plazo de personal en el campo de la atención de la salud.

Primero, aunque las personas no son una panacea, las personas pueden y deben desarrollar resiliencia moral para prepararlas para enfrentar situaciones moralmente desafiantes. Pero una resiliencia excepcional no puede resolver el problema de los sistemas no humanos. Recuerdo hace años estar sentado en una sala de médicos descontentos que pidieron una audiencia con un ejecutivo de atención médica de alto rango.

Los médicos sufrieron daños morales: se vieron obligados a exprimir la atención compleja de los pacientes en visitas cortas. Les preocupaba que fuera una mala práctica y odiaban la sensación de ser duros con los pacientes. Después de escuchar su preocupación, el VIP del sistema de salud respondió secamente: “Solo necesitas desarrollar más resiliencia”.

Contrariamente al comentario frívolo del VIP, las reformas estructurales también son necesarias para evitar daños morales. Los médicos necesitan tiempo y un entorno curativo para atender bien a los pacientes enfermos y moribundos. Lograr esto puede requerir más personal de apoyo, clínicas, comunicación con los pacientes y menores ingresos.

En tercer lugar, la gestión de la atención de la salud puede contribuir a la prevención del daño moral al comprometerse con una comunicación clara con los médicos y el personal. La comunicación es esencial para establecer la confianza, y los empleados que confían en la gerencia reportan menos trabajo estrésmás participación en actividades de salud y comportamientos más saludables.

Cuarto, las propias comunidades pueden eliminar las circunstancias que conducen al daño moral. Se han creado grupos de médicos durante COVID-19 para desarrollar apoyo para los profesionales de la salud en primer lugar. Así como el ejército de EE. UU. asigna a los combatientes “compañeros de combate” que han sufrido lesiones similares lesionesLos sistemas de salud han reunido a los médicos con los miembros de su unidad clínica para promover un sentido de propósito y esperanza.

Conclusión

La medicina es una profesión extraordinaria y la sociedad debe alentar a sus estudiantes compasivos y excelentes a convertirse en médicos. El entrenamiento médico en sí mismo es una prueba de resistencia y desarrolla la resiliencia. Pero enviar médicos jóvenes a organizaciones rotas no beneficia a nadie. Los líderes de atención médica deben reestructurar los sistemas, sin importar el costo, y las comunidades deben unirse para poner a los trabajadores primero para garantizar la recuperación y la prosperidad para todos.



Source link