fbpx

[ad_1]

Cuidar a un niño con un desorden alimenticio esta es una de las cosas más difíciles de hacer. Como padres, no queremos nada más que ver a nuestros hijos prosperar. Ver a su hijo con una de estas enfermedades puede ser aterrador. Puede sentirse como si estuviera en una cinta sin fin dolor, miedoy desesperación. Aún así, debe ayudar a su hijo de alguna manera a emprender el camino hacia la recuperación; para no perder la esperanza. Realmente estás en el viaje de un héroe, y encontrar una manera de cuidarte es primordial para tu resistencia y estabilidad. Pero, ¿cómo priorizas el cuidado personal cuando ya tienes tantas cosas que hacer? Aquí hay algunos experimentos para probar.

1. Conectar

Cuando se trata del trastorno alimentario de su hijo, es común distanciarse de los amigos, la comunidad e incluso los miembros de la familia. lástima, la autoculpabilidad y el estigma que rodea a los problemas de salud mental pueden contribuir a una tendencia a “oscurecerse” o aislarse del mundo exterior. Sin embargo, la investigación apunta constantemente a las relaciones como uno de los predictores más fuertes de resiliencia y bienestar. Estos lazos no solo nos ayudan a sentirnos menos solos, sino que incluso pueden ayudarnos a protegernos de depresión y inquietud. Fisiológicamente, cuando nos comunicamos con los demás, nuestro parasimpático (o descanso y relajación) Sistema nervioso muchas veces activado. Además, la investigación ha demostrado que abrirse a un amigo o a un grupo de apoyo después de una experiencia trauma puede ayudar a aliviar algunos de sus efectos nocivos. Parece que estamos conectados naturalmente para consolarnos unos a otros.

Mantenlo simple si te sientes demasiado agotado o abrumado para levantar el teléfono o programar una cita. Cuando estaba luchando, dejaba mensajes de voz extensos para algunos de mis amigos más cercanos, quienes respondían de la misma manera. Este ritual me ayudó a sentir una red de seguridad debajo de mí; me hizo sentir como si estuviera siendo retenida. Puede comenzar con una sola persona o grupo donde se sienta seguro. No tienes que hacerlo solo.

2. Practica la autocompasión

No hay forma de evitar el dolor de este viaje o las otras emociones difíciles que surgen. Pero, ¿cómo tiendes a reaccionar? La investigación muestra que afrontar estos momentos con algo de autocompasión. Según la investigadora Christine Neff, la autocompasión es “una forma saludable de relacionarse con uno mismo cuando se sufre, ya sea que el sufrimiento sea causado por un fracaso, una insuficiencia percibida o dificultades generales de la vida”. En otras palabras, nos tratamos a nosotros mismos con el mismo cuidado y comprensión que a un amigo cercano. Para la mayoría de nosotros, este no es nuestro modus operandi. No solo sentimos dolor cuando suceden cosas malas, sino que a menudo agravamos nuestro sufrimiento con culpas, autocríticas, juicios y expectativas poco realistas de nosotros mismos. Rompemos este ciclo practicando la autocompasión.

Neff identificó tres componentes importantes de la autocompasión: atención, benevolencia y humanidad común. Reconoce tus sentimientos sin exagerar ni insistir en lo negativo (atención plena), responde con calidez y ternura a través de charla con uno mismo o comodidad física (bondad hacia uno mismo) y recuerda que los demás también están sufriendo; no estás solo (humanidad común). La quintaesencia de la autocompasión es: que necesito ahora No solo necesitamos escuchar nuestra respuesta, sino que la autocompasión también incluye estar dispuesto a actuar en nuestro propio nombre. De esta forma, la autocompasión nos ayuda a cultivar la autoaceptación incondicional. y practica un autocuidado radical.

Hay muchas maneras de cultivar la autocompasión. Un estudio encontró que escribir una carta diaria de autocompasión durante una semana redujo los síntomas depresivos por tres meses y condujo a un aumento en felicidad incluso después de seis meses. En pocas palabras, aprender habilidades de autocompasión puede ayudar a aliviar nuestra carga emocional y aumentar nuestra resiliencia, coraje, agencia y bienestar general.

3. Prueba la bondad

¿Cómo puedes concentrarte en disfrutar cuando cada día puede parecer una lucha? Según la investigadora Sonya Lubomyrsky, nuestra capacidad para disfrutar de las emociones positivas es uno de los componentes más importantes de la felicidad. Saborear incluye cualquier pensamiento o comportamiento que ayude a generar, mejorar o perpetuar emociones positivas. El disfrute no se limita a las experiencias modernas; podemos disfrutar del pasado y del futuro también. Centrarse en las emociones positivas, independientemente de la orientación temporal, nos ayuda a ampliar nuestra perspectiva y construir recursos emocionales y psicológicos como la resiliencia, optimismoy arte. En otras palabras, nuestra actividad cerebral es diferente cuando nos sentimos esperanzados o apreciación que cuando estamos sumidos en el dolor. Es probable que seamos más abiertos y creativos para resolver problemas.

Saborear no significa que rechacemos o neguemos el dolor en nuestras vidas. Disfrutamos de la coexistencia de lo bueno con lo malo, lo positivo con lo negativo. La práctica de saborear es una forma de traer un poco más de equilibrio a nuestra vida emocional.

Las ideas para divertirse incluyen: vivir en las buenas noticias, por pequeñas que sean, crear recuerdos con familiares y amigos (esto significa no evitar lo agridulce), saborear las sensaciones, permitirse soñar con el futuro deseado y disfrutar de una vida normal. . experiencia.

Como experimento, me concentré en disfrutar la sensación de la pequeña mano de mi hijo de cinco años en la mía en nuestro camino a la escuela. Esto me ayudó a tener una idea de lo fugaz que fue esta sección y de cómo no quería perdérmela. dulce en ella porque estaba muy concentrada en duro. Podemos disfrutar de microdosis con el mínimo esfuerzo, como una vitamina diaria para nuestra salud emocional.

Lecturas básicas sobre los trastornos alimentarios

4. Encuentra significado

Uno de los desafíos que enfrentamos como humanos es crear significado a partir de los eventos y experiencias de nuestras vidas. Como escribe la investigadora Emily Smith en su libro El poder del significado, “En lugar de renunciar al mundo, podemos enfrentarlo directa y apasionadamente, y crear significado para nosotros a partir del dolor, la pérdida y la lucha que soportamos”. La investigación respalda este punto de vista, ya que las personas que informan altos niveles de significado también tienen menos probabilidades de sufrir depresión, ansiedad, suicidio idea, abuso de sustancias psicoactivasy emociones negativas. El significado nos ayuda a integrar el presente con el pasado y el futuro. Puede ayudarnos a tener una metavisión de nuestras vidas y ver este capítulo actual en el contexto de un viaje mucho más largo.

El problema es que tendemos a bajar nuestro nivel de sentido en tiempos de crisis, enfocándonos más en resolver problemas o desafíos apremiantes. Encontrar significado requiere que adoptemos una visión más amplia o meta y consideremos cómo estos desafíos pueden ayudarnos a moldearnos o beneficiarnos. Puedes profundizar el tuyo empatía o aprende a confiar más en ti mismo. Al considerar esto, está participando en una reevaluación positiva, una estrategia de afrontamiento asociada con resultados de salud positivos. Esto no significa negar o minimizar su dolor. Más bien, es encontrar una manera de dar sentido a este difícil viaje y desarrollar su resiliencia en el camino.

Según los investigadores Tedeschi y Calhoun, la adversidad puede surgir en cinco áreas de crecimiento: relaciones; apreciación de la vida; mayor sentido de poder personal; nuevas oportunidades; y espiritual y cambio existencial. Una forma de explorar estas áreas es hacer ejercicios diarios de escritura durante varios días. Para hacer esto, escribe continuamente, sin editar ni censurar, sobre lo que pasó, cómo te sientes al respecto y por qué te sientes así. Vea lo que sugiere esta investigación y cómo puede comenzar a juntar las piezas de una manera significativa.

5. Concéntrate en tus fortalezas

Finalmente, como padre cuyo hijo tiene dificultades, puede reflexionar sobre sus errores, imperfecciones o debilidades. Si yo fuera… si tuviera… Si bien esto puede deberse a un loco deseo de proteger a su hijo, puede carcomerlo a usted. confianza Al poco tiempo. Centrarse conscientemente en sus puntos fuertes puede ayudar a contrarrestar esta tendencia. Si los valores viven en nuestros corazones y mentes, las fortalezas son valores que se ponen en práctica, según VIA Character Institute.1 que ofrece una autoevaluación gratuita de 10 minutos para descubrir sus principales fortalezas.

La investigación muestra que el simple hecho de ser consciente de sus fortalezas tiene un efecto positivo en su bienestar. Además, el uso de fortalezas se asoció con una mayor confianza, autenticidad, energía y emociones positivas. Puede pensar en las fortalezas como oportunidades que siempre están en su bolsillo trasero. Con un poco de intención, puedes aprovechar el poder y usarlo. Centrarse en nuestras fortalezas puede cambiar la forma en que nos vemos a nosotros mismos y ayudarnos a ganar confianza en nuestra capacidad para manejar lo que se nos presente.

Conclusión

Sea amable consigo mismo, lo que elija, ya sea dejando entrar a los demás, la autocompasión, saboreando, encontrando significado o enfocándose en sus fortalezas. Ya tienes suficiente en tu plato. Te animo a que explores por ti mismo qué te apoyará o te ayudará más. Los pequeños experimentos pueden parecer mucho más factibles que comprometerse con un cambio de comportamiento a largo plazo. Y recuerda, cada día tiene sus éxitos y fracasos. Puede perder los estribos, caer en un estado de desesperanza o decir algo claramente inútil. Pero lo más probable es que también mostraste amor, paciencia y compasión en momentos. Concéntrese en ellos. Y recuerda, estamos todos juntos en esto.

[ad_2]

Source link