fbpx


Esta publicación es la parte 2 de una serie sobre experiencias infantiles adversas. Leer las otras partes aquí.

Hay una ley estricta… cuando estamos profundamente heridos, nunca nos recuperaremos hasta que perdonemos.

— Alan Peyton, escritor sudafricano

La investigación ha establecido que perdón nos libera de las cadenas dolorosas que nos atan al pasado. Se ha demostrado que aquellos que practican el perdón tienen menos inquietud, depresióny enfado– y más felicidad, autoestima, paz interior y esperanza. El perdón contribuye en gran medida a completar el proceso de curación y permite que las personas superen las dificultades. infancia. Al contrario, la falta de perdón es agotadora.

Aunque algunos dicen que no es necesario perdonar las heridas profundas de la infancia, la mayoría coincide en que es necesario para sanar. Sin embargo, no es fácil ni difícil perdonar los insultos graves. El simple consejo de “perdonar y olvidar” puede aliviar el dolor y minimizar la dificultad del perdón. Y el consejo de perdonar antes de que el dolor de las heridas internas profundas haya sido suficientemente procesado y sanado puede ser prematuro.

Hasta ahora en esta serie, hemos explorado muchas formas de sanar y reparar heridas internas de experiencias adversas en la infancia (ACE), que incluyen:

  • gestión no regulada estrés excitación, para que el cerebro pueda funcionar normalmente;
  • regulación de emociones fuertes y perturbadoras que favorecen la excitación no regulada;
  • optimizar la salud y el funcionamiento del cerebro para prepararlo para una reestructuración constructiva;
  • colocación constructiva nueva neural caminos en el cerebro ensayando imágenes que imitan experiencias que fueron necesarias para el desarrollo;
  • transformación de recuerdos perturbadores de la infancia y reacciones a eventos provocadores; y
  • procesamiento de residuos persistentes verguenza desde la niñez.

La aplicación de tales habilidades curativas ayuda a preparar a una persona para la difícil tarea de perdonar ofensas graves.

sobre el perdón

Perdonar significa elegir una respuesta diferente al pasado para que el pasado ya no nos controle y nos consuma. atención. Elegimos liberar la ira, el resentimiento y el deseo. venganzaindependientemente de que el ofensor pida o merezca el perdón. La forma más alta de perdón también expresa sentimientos de compasión por el ofensor y le desea lo mejor.

Un joven de Vietnam que fue brutalmente abusado por su hermano adoptivo lo dijo bien: “Perdonar es reemplazar la ira por amor. El perdón me permitió seguir viviendo”. Cuando tuvo la edad y la fuerza suficientes, le dijo a su hermano adoptivo: “Quiero que sepas que te amo y te perdono”. Esta posición nos conecta con nuestro yo superior. También puede ayudar al agresor, ya sea otra persona o usted mismo, a encontrar una mayor paz interior y tranquilidad. motivación cambiar, como sucedió con el hermano adoptivo.

El perdón reconoce el daño causado y no excusa el comportamiento abusivo. Esto no significa necesariamente que nos reconciliemos con el abusador o confiemos en él. La confianza puede o no restaurarse con el tiempo. Aunque el perdón significa que voluntariamente dejamos ir la mala voluntad y la ira, no significa que olvidemos. De hecho, la memoria puede protegernos en el futuro. Sin embargo, perdonar significa dejar ir la amargura pesada por el pasado perfecto que desearíamos tener. En la medida de lo posible, elegimos responder a las imágenes del pasado con compasión y esperanza en lugar de ira o juicio.

4 claves para el perdón

Hay cuatro elementos principales del perdón (ver Schiraldi, 2021 para guiones completos):

1. Siente el perdón. ¿Alguna vez has conocido a alguien que perdonó tus errores y todavía te amó? Si es así, tal vez tu experiencia te haya enseñado la profunda satisfacción del perdón y te haya motivado a desarrollar tu capacidad de perdonar, como los demás. y él mismo.

Si sus errores del pasado todavía le molestan, puede probar esto (Litz et al., 2016). Imagina que estás en presencia de una buena autoridad moral que te ama, te apoya, quiere que seas feliz y no quiere que sufras más por estos errores. Este ser puede ser un buen familiar o amigo, un espiritual guía, Dios/poder superior o figura imaginaria. A esta buena autoridad moral expresas tu dolor y pesar. Con una presencia cálida y plena, este ser bondadoso responde profundamente empatía y compasión Tal vez esta amable autoridad moral te está diciendo que sabe que has aprendido de esta experiencia y confía en que, como resultado, te convertirás en una persona más sabia y amorosa. Después de sentarse por un rato, observe cómo se siente emocionalmente y en su cuerpo la aceptación sin prejuicios.

2. Perdónate a ti mismo. Todos los mortales cometemos errores. Es posible que te hayas criticado duramente por tus errores porque sentías que sabías más. En lugar de juzgarte a ti mismo, imagina tratarte a ti mismo cuando eras más joven y menos experimentado con la misma bondad amorosa que le habrías mostrado a un amigo. Manteniendo el deseo de sabiduría y la excelencia, en lugar de una excusa para el comportamiento abusivo, considere estas preguntas sobre su comportamiento perturbador:

Artículos básicos sobre el perdón

  • ¿Conocía entonces todas las opciones, todas las respuestas perfectas y las mejores elecciones?
  • ¿Era entonces lo suficientemente hábil y sabio para responder de la manera perfecta?
  • ¿Estaba la compulsión o el dolor no resuelto nublando mi juicio o impulsando mi comportamiento?
  • ¿Puedo aceptar compasivamente mi imperfección en ese momento?
  • ¿No puedo elegir mejorar a medida que avanzo?

Como comentó un hombre sobre decisiones imperfectas, incluso tontas, en el pasado: “¿Qué sabíamos cuando teníamos 18 años?” ¿Qué sabíamos cuando teníamos 28, 48 o 68? Todos estamos tratando de encontrar mejores formas de vivir con conocimientos y habilidades imperfectos. ¿Qué es más motivador: la autocondena o la autocompasión? El perdón a uno mismo es una forma de autocompasión que tiene más probabilidades de conducir a un mejor comportamiento en el futuro que la crítica dura.

3. Perdona a los demás. Los padres/tutores criaron a los niños de acuerdo con lo que sabían. Probablemente harían un mejor trabajo si realmente entendieran y dominaran mejores formas de amar y guiar a los niños bajo su cuidado cuando ellos mismos están sufriendo o bajo presión. Para que puedas mirar a los adultos imperfectos que te lastiman con compasión y perdón. ¿Qué sabían cuando tenían 20, 30 o 40? Tal vez puedas perdonarlos para dejar atrás las heridas del pasado.

4. Busque el perdón de los demás. Todos hemos lastimado a otros, especialmente cuando nos lastimamos a nosotros mismos. Para limpiar nuestro lado de la calle, podemos confesar nuestros errores a aquellos a quienes hemos ofendido, pedir perdón y enmendarnos. corrige nos recuerda la palabra arreglar. Expresar tristeza por el dolor que hemos causado a otros y reconocer cómo los hemos lastimado puede ayudarlos a sanar, e incluso puede ayudar a reparar las relaciones rotas. Además de nuestras más sinceras disculpas, podemos hacer todo lo posible para enmendarnos. A veces, la única forma de enmendar los errores que hemos cometido es cambiar de rumbo, decidiendo no volver a lastimarnos a nosotros mismos ni a los demás con acciones imprudentes.

Conclusión

Como podemos ver, hay mucha complejidad en el perdón. Es aconsejable comenzar el proceso del perdón cuando esté listo, avanzando a su propio ritmo y esperando que el perdón requiera tiempo y esfuerzo. El perdón requiere un corazón abierto y habilidades que mejoran con la práctica. La próxima publicación describirá las habilidades de perdón que se construyen sobre los cimientos que se han establecido hasta ahora.



Source link