fbpx


rafaelsilva/Pixabay

Fuente: raphaelsilva/Pixabay

Ya sea una palmadita en la espalda, un pulgar hacia arriba, un aplauso o incluso una simple sonrisa o un asentimiento con la cabeza, todos anhelamos aprobación. El principal motivador del comportamiento humano es la necesidad de aprobación. nuestro autoestima se construye sobre la base de las valoraciones reflejadas de los demás.

Los humanos somos criaturas sociales programadas para responder a la aprobación social. Los factores evolutivos pueden estar en el trabajo. Los antepasados ​​humanos cazaban y vivían juntos en grupos y dependían unos de otros para su supervivencia, creando una fuerte necesidad de aceptación, aprobación y pertenencia basada en los lazos de parentesco, tribu y comunidad.

La necesidad de aprobación social afecta casi todos los aspectos de nuestras vidas, desde la sonrisa de aprobación de nuestros padres hasta las calificaciones en la escuela y las evaluaciones de los supervisores, hasta los me gusta, los clics y los comentarios en publicaciones en Internet y Psicología Hoy bloggers, páginas vistas (así que, querido lector, muchas gracias por ver esta publicación).

Nos amamos a nosotros mismos cuando somos amados y apreciados por los demás. Pero cuando no nos sentimos valorados o aceptados por los demás, o cuando su aprobación depende de cumplir con expectativas siempre cambiantes, lograr y mantener la autoestima puede convertirse en una lucha cuesta arriba plagada de incertidumbre. Podemos internalizar los juicios negativos de los demás en forma de voces internas de duda y autocrítica. Palabras duras dichas en silencio crítico interno en nuestra cabeza pueden sonar como palabras dichas por otros, especialmente voces que escuchamos infancia. Pero incluso si tu autoestima es más fuerte, puede flaquear ante las críticas de los demás.

Una dosis de sabiduría ancestral

¿Por qué debería importarnos tanto lo que los demás piensen de nosotros? Estas preguntas no son nuevas. Hace casi 2.000 años, el emperador romano y filósofo estoico Marco Aurelio señaló el absurdo de dar más importancia a lo que los demás piensan de nosotros que a nuestras propias opiniones: “A menudo me he preguntado cómo es que, aunque cada hombre se ama más a sí mismo en en general, da menos peso a la opinión que tenemos de nosotros mismos que a la opinión de los demás… Obviamente, respetamos la opinión que tienen los vecinos de nosotros más que la nuestra”.

En otra parte de su meditacionesMarcus dijo esto sobre lo que consideras correcto y justo: “Siempre que cualquier palabra o acción esté de acuerdo con la naturaleza, considérala digna de ti y no te distraigas con los comentarios o críticas de los demás. Si es lo correcto para decir o hacer, no te castigues por decirlo o hacerlo”. Yo diría que dado que ninguno de nosotros somos emperadores romanos, deberíamos tener en cuenta las reacciones de otras personas, pero entiendo su punto.

La visión de un terapeuta

Como terapeuta cognitivo-conductual, ayudo a los pacientes a identificar los patrones de pensamiento que conducen a problemas emocionales como depresión y inquietud. Esto implica definir exagerado, desastroso, o pensamientos y creencias distorsionadas que causan estados emocionales negativos. Por ejemplo, las personas propensas a la depresión a menudo tienen dificultades para aceptarse a sí mismas, indulgente mismos, rechazando las decepciones, encontrando explicaciones alternativas para las decepciones y los fracasos, y siguiendo adelante con la vida. Para terapiaexploramos los orígenes de estos pensamientos y las formas de reemplazar el pensamiento defectuoso con alternativas más saludables.

La máxima principal de la TCC es que para cambiar tu vida, necesitas cambiar tus pensamientos. El terapeuta es un guía que ayuda a los pacientes a reconocer y corregir fallas en su pensamiento. Uno de los clave propósitos La TCC se trata de ayudar a los pacientes a separar su autoestima de la aprobación de los demás, y por una muy buena razón: no puede controlar lo que otras personas hacen o dicen. Solo puedes controlar lo que haces, lo que dices y lo que piensas.

El regreso del “yo” a la autoestima

Aquí hay algunos consejos para anclar su autoestima en cosas que puede controlar:

  • Busca la aprobación en ti mismo, no en las opiniones de los demás. Basa tu autoestima en ti mismo, no en lo que otras personas puedan decir o pensar. Lo que digan y hagan los demás no depende de ti. Lo único que puedes hacer es ser la mejor versión de ti mismo. Puede ser mejor ser querido y aprobado por los demás, pero no lo conviertas en una necesidad.
  • Deja de preocuparte por lo que piensen los demás. Empieza a pensar en lo que puedes controlar. Cuando dejas que tu autoestima dependa de lo que piensan los demás, puede fluctuar como el viento. Dale Carnegie, autor de un artículo sobre superación personal, dijo: “Un hombre que busca aplausos externos tiene su felicidad dependiente de otra persona”. Al dejar ir las cosas que no puedes controlar, como lo que piensan los demás, cambias tu enfoque a lo que puedes controlar: lo que haces, dices y piensas.
  • Aborda las voces negativas en tu cabeza. Es posible que no puedas deshacerte de tu mente del diálogo interno negativo, pero no tienes que pagar atención a ellos o aceptar lo que dicen como la verdad del evangelio. No desperdicies energía mental tratando de combatir los pensamientos negativos. Solo déjalos pasar viviendo tu vida. Es posible que descubra que las voces comienzan a retroceder al fondo de su mente a medida que las priva del oxígeno (atención) que necesitan.
  • Toma las críticas como retroalimentación. Una vez más, podemos confiar en la antigüedad. sabiduría. Los filósofos estoicos del mundo clásico creían que cuando la crítica está justificada, debemos verla como retroalimentación y usarla para mejorarnos a nosotros mismos. Pero cuando es injusto, debemos considerar que la fuente está equivocada o engañada, y responder a la crítica con compasión y empatía pero no enfado o insultar También debemos reconocer que las críticas ásperas o las humillaciones dicen más sobre la otra persona que sobre uno mismo. Las personas que critican duramente y menosprecian a los demás pueden sentirse engreídas y superiores porque albergan una falta de autoestima. No te lo tomes a pecho.
  • Para lograr algo. Diariamente. Formule sus metas en términos de tareas alcanzables. Deja que cada día signifique algo. No estoy hablando de acabar con el hambre en el mundo o curar el cáncer, estoy hablando de lo que realmente puedes lograr todos los días. Establezca dos o tres pequeñas metas diarias que estén orientadas a tareas, que sean alcanzables y específicas. En otras palabras, no establezca una meta para “sentirse bien” o “ser feliz”. A pesar de lo deseables que son estos objetivos, no se reducen a comportamientos específicos que usted pueda controlar directamente. En su lugar, planee escribir un correo electrónico a un viejo amigo que no haya visto en mucho tiempo o vaya a dar un paseo en bicicleta. Al final de cada día, haga un balance de lo que logró y establezca nuevas metas para el día siguiente. Con el tiempo, el logro de las metas diarias puede tener un impacto medible en su autoestima.

© 2022 Jeffrey S. Nevid



Source link