fbpx


    Kevin Tursios/Unsplash

Fuente: kevin turcios/Unsplash

Muchos de nosotros evitamos establecer límites porque nos sentimos culpables cuando establecemos límites o pedimos cosas. La culpa es comprensible. Sin embargo, no establecer límites puede conducir a problemas mayores.

Los límites son importantes por varias razones. Crean relaciones sanas y expectativas claras. Los límites nos protegen de ser lastimados y aprovechados. Y aseguran que gastemos nuestro tiempo, energía y dinero en lo que más nos importa.

Aprender a establecer límites sin culpa puede ser un desafío, pero es posible. Se trata de cambiar la forma en que piensas sobre ti mismo y tus límites. Tenemos que alejarnos de un pensamiento agradable a la gente lo que permite que otros dicten lo que es correcto para nosotros y comienza a priorizar nuestras necesidades.

Todo el mundo necesita límites

Los límites son los límites y las expectativas que establecemos para nosotros mismos y para los demás. Ayudan a ambas partes a comprender cómo comportarse: qué comportamiento es aceptable y cuál no.

Si no tienes límites, la gente puede tratarte como quiera; no hay reglas ni directrices. Pueden tocarte, hacerte preguntas intrusivas, gritarte o llamarte en medio de la noche. Probablemente te sientas abrumado y dejes que otros se aprovechen de tu amabilidad; eventualmente afectará su salud física y mental.

Puede sonar divertido, pero sin restricciones, un extraño puede entrar a tu casa, comer tu comida, usar tu ropa y tomar una siesta en tu sofá. La mayoría de nosotros no lo aceptaremos. Les dirías que se fueran, y no te sentirías culpable por ello. Entonces, ¿por qué nos resulta difícil decirles a nuestros amigos y familiares cómo podrían tratarnos o cómo podrían comportarse en nuestros hogares?

¿Por qué nos sentimos culpables cuando ponemos límites?

culpa es el sentimiento o la creencia de que has hecho algo mal. Cuando has hecho algo mal, la incomodidad de la culpa puede motivarte a cambiar y hacerlo mejor en el futuro.

Pero si se siente culpable cuando no ha hecho nada malo (como establecer un límite), la culpa crea problemas y puede obstaculizar las cosas que le convienen.

Nos sentimos culpables porque pensamos que los límites son malos, incorrectos o egoístas. ¿Quién te dijo que está mal o es egoísta poner límites? ¿Quién te ha demostrado que esto está mal por su respuesta a tus límites?

Es importante recordar que los demás pueden resistir sus limitaciones, pero eso no los convierte en personas equivocadas o egoístas. Esta es su opinión; esto no es un hecho. A menudo, la falta de limitaciones permite que otros se aprovechen de nosotros, y es comprensible que retrocedan cuando comenzamos a defendernos.

Los límites son una forma de autocuidado; todos deben cuidarse a sí mismos para estar saludables, felices, productivos y compasivos. Puedes desafiar tus sentimientos de culpa y ver si están justificados haciéndote las siguientes preguntas tomadas de mi libro los Mejor libro de trabajo de límites (Martín, 2021).

  • ¿________________ está realmente mal?
  • ¿Creo que esto está mal o es la creencia de otra persona?
  • ¿Le digo a mi amigo que está mal _______________?
  • ¿Mi culpa se basa en expectativas poco realistas de mí mismo?
  • ¿Sentirme culpable por __________ me ayuda a ser la versión más saludable y feliz de mí mismo?
  • ¿Puedo tolerar que alguien no esté contento conmigo si estoy haciendo lo mejor para mí?

Consejos para poner límites sin culpa

Establecer límites es más fácil y menos inductor de culpa si tiene en cuenta estos consejos.

  1. Los límites no son egoístas. Los límites son buenos para su salud y bienestar, y para quienes lo rodean.
  2. Los límites fortalecen las relaciones. Por ejemplo, los niños se sienten más seguros cuando sus padres establecen límites claros, y las relaciones íntimas y las amistades contienen menos conflictos cuando ambas partes tienen claras sus necesidades y expectativas. Ayuda de fronteras intimidad y conexión porque crean la seguridad emocional que nos permite ser vulnerables. Además, todos se benefician cuando tienes más energía y paciencia, eres menos reactivo y guardas menos resentimiento como resultado de establecer límites.
  3. Establecer límites es bueno para ti. Será menos probable que se sienta culpable si recuerda que todos tienen necesidades y que establecer límites es una forma saludable de satisfacer las suyas. Comer vegetales es una opción saludable; no te sentirías culpable por ello. Establecer límites para ayudarlo a mantenerse mental y físicamente saludable no es diferente. No hay motivo para sentirse culpable por hacer algo bueno por uno mismo.
  4. Ajuste a sus necesidades. Es casi imposible establecer límites y practicar el cuidado personal si no sabes lo que necesitas. Sintonizar tus pensamientos, sentimientos y sensaciones corporales te ayudará a hacer esto. Haga pausas deliberadas varias veces a lo largo del día para preguntarse: “¿Qué estoy sintiendo? ¿Qué necesito?” Cuando tenga una mejor comprensión de lo que siente y lo que necesita, le será más fácil establecer límites.
  5. Práctica práctica práctica. Establecer límites es una habilidad, y como cualquier otra habilidad, cuanto más practiques, más fácil se vuelve. Espere que sea incómodo al principio, pero manténgalo.
  6. Ser amable con usted mismo. Tratar de cuidarse mejor y aprender nuevas habilidades es un trabajo duro. Asegúrate de mostrarte mucha compasión y ánimo.

No esperes ser perfecto. Establecer límites y cuidar de ti mismo no es un esfuerzo de todo o nada. No te concentres en hacerlos a la perfección. Luchar por el progreso, no la perfección.



Source link