fbpx

[ad_1]

Mike Campbell / Unsplash

Fuente: Mieke Campbell / Unsplash

Si alguna vez escuchó a su hijo decir: “Me siento tan gordo”, ya sabe que es desgarrador escucharlo criticar su apariencia. Pero incluso si su hijo nunca ha expresado su preocupación por el tamaño y la forma de su cuerpo, es posible que usted tenga sus propias preocupaciones.

¿Se les puede permitir comer tanto? ¿Están subiendo demasiado de peso? ¿O cómo enseñarles a comer sano sin hacerles pensar en cada bocado?

Estas son algunas de las preguntas que recibo de los padres todos los días.

La cultura de la dieta nos presiona para adaptar nuestros cuerpos a los ideales culturales de delgadez. Esta presión destruye nuestra relación con nuestros cuerpos y alimentos.

Nuestros hijos no están asegurados. Las niñas de cinco años informaron que restringían los alimentos debido a preocupaciones sobre su peso. Cada vez más hombres también son víctimas de la cultura de la dieta, expresando su preocupación de que no son lo suficientemente “musculosos”.

A pesar de estos hechos, se es puede ayudar a su hijo a sentirse bien con su cuerpo y con la comida. En primer lugar, debemos darnos cuenta del impacto al que nos enfrentamos. Entonces podemos tomar medidas para que nuestros hijos sean más inmunes a la presión negativa.

¿Qué es la cultura gastronómica?

En su forma más básica, la cultura de la dieta es la creencia compartida de que un cuerpo más delgado es un mejor cuerpo. La cultura de la dieta valora más los cuerpos más pequeños y los estilos de alimentación que lo ayudan a adelgazar y mantenerse delgado.

La cultura dietética puede ser muy obvia, sutil y mucho menos obvia. Por ejemplo, los anuncios de ropa para adelgazar o productos que ayudan a “combatir la grasa” son parte de la cultura dietética.

Sin siquiera darnos cuenta, la mayoría de nuestros puntos de vista y creencias sobre la comida y el consumo de alimentos giran en torno a la idea de que debemos estar delgados.

La cultura de la dieta envía el mensaje a nuestros hijos de que necesitan estar más delgados para ser valorados. Pero los padres deben ayudar a los niños a evitar siguiendo una dieta a cualquier costo. Los niños que hacen dieta tienen entre 5 y 18 veces más probabilidades de desarrollar un trastorno alimentario completo, que puede tener consecuencias devastadoras.

1. Nix mezcla la conversación sobre el peso con la comida.

Cuando se trata del peso corporal, el suyo o el de su hijo, evite hablar de ello por completo.

Si está criando a un niño más grande, hablar sobre el peso puede parecer necesario o incluso útil. Sin embargo, la investigación muestra que este no es el caso.

Cuando los padres hablan sobre el peso, incluyendo comer para perder o incluso mantener el peso, los niños tienen más nutrición desordenada hábitos, incluyendo comer en exceso, a continuación autoestimamás insatisfacción corporal y mayor riesgo depresión.

Si está buscando las cosas correctas para decir en la mesa, hable sobre el sabor de la comida o los beneficios para el cuerpo. Por ejemplo, decir: “¿No es genial que comer zanahorias pueda mejorar nuestra vista?” o “¿Sabías que comer yogur puede ayudar a fortalecer nuestros huesos?” mejor que “estos alimentos son bajos en calorías” o “aptos para mi dieta!”

2. Evita centrarte en las porciones.

Muchos padres sienten la necesidad de orientar a sus hijos a la hora de Cuanto necesitan comer Sin embargo, la investigación muestra que a los niños les va mejor cuando sus padres confían en ellos para que tomen estas decisiones por sí mismos.

Los niños nacen con la capacidad innata de regular la ingesta de alimentos en función de la sensación de hambre y saciedad. Como padres, es nuestro trabajo ayudar a nuestros hijos a mantenerse enfocados en ellos. sensaciones interoceptivas.

Cuando intervenimos y les decimos a nuestros hijos que se detengan antes de que estén listos o se sientan llenos o satisfechos, les estamos enseñando a ignorar las señales internas de su cuerpo y, en cambio, escucharnos a nosotros.

Creación de este tipo desconfianza el cuerpo y el hambre pueden tener consecuencias negativas para comer, provocando sentimientos de confusión, verguenzay culpa para el niño con respecto a la nutrición. Además, anima a los niños a comer aún más de los mismos alimentos que limitamos.

La investigación muestra que cuando los padres limitan ciertos alimentos, incluso con las mejores intenciones, es más probable que sus hijos coman en exceso o pierdan el control de esos alimentos cuando los consumen, creando una dinámica negativa que puede durar hasta la edad adulta.

¿Un mejor enfoque? Comprobar nuestra necesidad de controlar la cantidad y permitir que nuestros hijos autorregularse en lugar de mí mismo

3. No permita que los villanos entren en la cocina.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a sentirse bien comiendo evitando las palabras de quienes promueven las dietas y la cultura dietética.

Por ejemplo, llamar a ciertos alimentos “engordan” o “chatarra” puede desencadenar sentimientos de culpa y vergüenza. Esto es especialmente cierto si tiene en mente lo que le gusta comer a su hijo.

Elija un enfoque más neutral de la comida para ayudar a sus hijos a sentirse bien al comer.

Una forma de ayudar a los padres a hacer esto es reconociendo que TODOS los alimentos tienen valor y pueden proporcionar algo de nutrición. El azúcar es un carbohidrato que proporciona energía. La grasa es necesaria para la función cerebral. Incluso los refrigerios a menudo demonizados como las papas fritas contienen vitaminas B y fibra.

4. Definir claramente los valores.

La cultura dietética se basa en una parcialidad contra cuerpos más grandes. Proteja a su hijo de aprender esto. Deje en claro que el tamaño del cuerpo no tiene nada que ver con la salud, la personalidad o el valor de una persona.

Puede explicar que valora a las personas por su comportamiento y actitud, no por su apariencia.

Para reforzar esto, evite la tendencia a halagar o comentar sobre la apariencia. dibujar atención a los esfuerzos positivos de su hijo oa las cualidades que tiene a cambio.

Por ejemplo, también puedes decir “Me gusta la forma en que te concentraste en tu tarea a pesar de que hacíamos mucho ruido” o “Eres lo suficientemente valiente como para hacer un nuevo amigo”.

5. Esté preparado para ello.

Ya sea durante pubertad o más tarde, en algún momento, casi todos los niños expresan preocupación por la forma o el tamaño de su cuerpo, independientemente de su peso.

Si bien nuestro primer instinto puede ser asegurarles a nuestros hijos que “se ven geniales” o que “no están gordos”, es importante no restar importancia a sus preocupaciones.

En lugar de decirle a su hijo que no necesita preocuparse por eso, discuta la cultura alimentaria apropiada para su edad. Explique las razones por las que centrarse en su peso puede ser perjudicial. Enfatice la importancia de aceptar nuestro cuerpo por lo que puede hacer, no por lo que parece.

Finalmente, enfócate en aceptarte a ti mismo. Modelar la autoaceptación y la apreciación del cuerpo es un mensaje poderoso para que su hijo lo tome en cuenta.

[ad_2]

Source link