fbpx

[ad_1]

Los padres que experimentan altos niveles de tensión con sus hijos adultos se sienten tristes, alarmante, decepcionado y vacío por dentro. Cuando entreno a estos malos padres de niños adultos reactivos y abusivos, la pregunta que surge a menudo es ¿por qué me tratan como una mierda?

Hay muchas razones para las actitudes negativas y las relaciones tensas entre los hijos adultos y sus padres. Antes de ver tres razones por las que los hijos adultos luchan con sus padres, recordemos que ningún padre es perfecto. Quizás lo más frustrante para muchos padres es que, a pesar de la intensidad de la comunicación, como los comentarios intrusivos y las habilidades auditivas problemáticas, generalmente aman a sus hijos adultos y quieren lo mejor para ellos.

La buena noticia es que, independientemente de la edad de su hijo adulto, la madre mentalidad de crecimiento— la voluntad de aprender de tus fracasos y errores es la mejor manera de mejorar en tu relación. Ahora veamos los tres factores principales que influyen en por qué su hijo adulto lo trata mal.

1. Estrés emocional no resuelto

Las emociones tensas entre los padres y los hijos adultos pueden surgir por muchas razones, como las diferencias de valores, los conflictos sobre eventos pasados ​​o la dificultad para liberarse de viejos roles y dinámicas. Estas emociones intensas pueden conducir a estrésansiedad y problemas en la relación para ambas partes.

Algunas otras cuestiones importantes pueden generar emociones tensas entre los padres y los hijos adultos. A medida que los niños crecen y desarrollan sus propias identidades, pueden desarrollar valores o creencias que entren en conflicto con los valores o creencias de sus padres, lo que genera conflicto y tensión. Viejos conflictos o lesiones que nunca se han resuelto por completo pueden resurgir más adelante en la vida y causar tensión entre los padres y los hijos adultos. Otra fuente importante de tensión emocional no resuelta entre padres e hijos adultos es la mala comunicación, que puede dar lugar a malentendidos y discusiones abusivas.

Lo que usted como padre puede hacer: Para resolver emociones difíciles con su hijo adulto, es importante priorizar la comunicación positiva, la empatía y la comprensión. Trate de comunicarse abierta y honestamente, escuche atentamente los problemas de su hijo y haga un esfuerzo por comprender su punto de vista. Como describo en detalle en mi libro, 10 días para un bebé menos descaradoLos hijos adultos necesitan la calma, la firmeza y la incontrolabilidad de sus padres. La calma, la firmeza y la incontrolabilidad ayudan a evitar la reacción emocional tanto de los padres como de un hijo adulto. Un ejemplo de un padre calmado, asertivo y no controlador es: “Aprecio tu opinión, pero no estoy de acuerdo. Ambos parecemos sentir fuertemente que lo vemos de manera diferente. ¿Está de acuerdo en que es más probable que nuestra conversación tranquila y constructiva nos ayude a sentirnos mejor que seguir discutiendo?».

2. No reconocimiento de cambios en roles y responsabilidades

A medida que los niños se convierten en adultos, puede ser difícil para los padres pasar de ser un niño a ser un adulto independiente. Esto significa que a algunos padres les resulta difícil dejar de lado el papel de padres.

Puede haber varias razones por las que a los padres les resulta difícil ver a sus hijos adultos como adultos. Una de las razones es la nostalgia. A los padres les puede resultar difícil dejar atrás los recuerdos de sus hijos cuando eran personas jóvenes y dependientes y verlos como adultos independientes. Otra razón es que los padres pueden tener una tendencia natural a proteger y cuidar a sus hijos incluso cuando se vuelven adultos, y pueden tener dificultades para adaptarse a la nueva dinámica a medida que su hijo se vuelve más autosuficiente.

Algunos de mis padres-entrenamiento Los clientes creen erróneamente que necesitan sentirse en control de la vida de sus hijos adultos y pueden tratar de renunciar a ese control cuando sus hijos se conviertan en adultos. Otro problema que veo a menudo es cuando los padres tienen ciertas expectativas para la vida de sus hijos y tienen dificultad para adaptarse a los cambios que se desvían de esas expectativas. Además, es posible que los padres no sepan lo suficiente sobre la vida de sus hijos adultos y que no entiendan completamente el nivel de responsabilidad e independencia que han alcanzado.

Lo que usted como padre puede hacer: Usted y su hijo adulto deben comunicarse abierta y honestamente entre sí para generar comprensión y respeto mutuos. Recuerde que su hijo ya es un adulto, incluso si no está de acuerdo con algunas de sus elecciones. Anime a su hijo adulto a ser independiente y responsable en sus acciones, hable (primero escuche) sobre él objetivos y aspiraciones, y enséñeles a establecer límites respetuosos con usted cuando sea necesario.

3. Expresión de crítica y nulidad

Los padres que son muy críticos o desdeñosos con los sentimientos o logros de su hijo adulto pueden causar daño emocional. Esto puede hacer que un niño se sienta poco importante o como si nunca pudiera estar a la altura de los estándares de sus padres. Seguir tratando a su hijo adulto con desdén puede hacer que se sienta impotente e incompetente. Esto puede conducir a sentimientos de inadecuación y ausencia. confianza. Si ha sido emocionalmente distante o negligente, esto puede hacer que su hijo se sienta inútil o no deseado.

Fundamentos de la paternidad

Cuando los hijos adultos experimentan críticas e invalidaciones, pueden desarrollar sentimientos de abandono o rechazo. Usando culpa, lástima, u otras tácticas de manipulación para controlar el comportamiento de un niño adulto pueden causar un daño emocional significativo. Esto puede hacer que el niño sienta que no tiene el control de su propia vida y puede causar sentimientos de resentimiento y enojo. Finalmente, los padres que no respetan los límites y la independencia de sus hijos adultos pueden correr el riesgo de que sus hijos adultos los rechacen. Esto se debe a que su hijo adulto probablemente siente que no puede escapar de su influencia o control.

Lo que usted como padre puede hacer: Ponte en el lugar de tus hijos adultos y trata de entender su punto de vista. Puede ayudarte a ser más grande empático menos críticos con ellos. En lugar de señalar lo que tus hijos adultos están haciendo mal, concéntrate en lo que están haciendo bien. El refuerzo positivo puede ser un poderoso motivador. Reconozca que su hijo adulto es un individuo independiente capaz de tomar sus propias decisiones. Dales la oportunidad de cometer sus propios errores y aprender de ellos.

Pensamientos finales

Es importante señalar que tal comportamiento puede ocurrir en cualquier familia e incluso ser involuntario por parte de los padres. Sin embargo, el impacto en un hijo adulto puede ser significativo. Por lo tanto, tenga en cuenta su comportamiento y cómo puede afectar el bienestar emocional de su hijo. Si todavía tiene dificultades para establecer contacto con un hijo adulto, busque ayuda de un terapeuta o consejero. Pueden ayudarlo a resolver cualquier problema subyacente que pueda estar contribuyendo a sus luchas y conflictos.

[ad_2]

Source link